Echeveria gigantea

Echeveria gigantea.

La Echeveria gigantea, es una planta hermosa y vistosa, que llega  a desarrollar sus hojas, de forma que se retuercen y se giran siendo muy carnosas, al punto de que se parecen a una oreja de cerdo.

Echeveria gigantea

Origen y entorno de crecimiento.

El origen de la Echeveria gigantea es Méjico, concretamente los estados de Puebla y Oaxaca.

Crece y se desarrolla en un hábitat de áreas de paredes secas y zonas de piedra caliza.  La Echeveria gigantea es un gran planta ornamental, una gran y bella planta suculenta.

Como es la Echeveria gigantea.

La gigantea, es una de la echeverias que forman las rosetas más grandes de este género.

Quda impresionante en maceta o rocalla, en áreas donde se puede plantar, conviertiendose un foco de nuestro jardín.

Tallo, roseta y hojas.

El tallo, es grueso y como fornido, de unos 20 a 30 cm de largo y generalmente sin ramificar.

Genera una roseta de hasta unos 15 a 30 cm de diámetro.

Se levanta en tallos no ramificados de hasta 45 cm y tiene rosetas abiertas de hasta 60 cm de ancho de hojas grandes, anchas, en forma de cuchara.

Las hojas son de color verde a gris verdoso, que tienen un ápice ligeramente ondulado y un margen rojizo. Tamaño de 15 a 25cm de largo,  de 8 a 15 cm de ancho, ampliamente obovadas-espatuladas, anchas en el punto más ancho.

La hojas se retuercen y giran con un aspecto carnoso, que realmente se parece a las orejas del cerdo, estrechandose en la base en un pecíolo grueso y carnoso, de color verde a gris verdoso, ceroso con brillantes márgenes rojo púrpura.

Las hojas más viejas se tiñen de color púrpura a color rosado.

Echeveria gigantea

Inflorescencia y flores.

La inflorescencia se da por lo general, no ramificada, erecta, de 1 a 2 m de altura, con aproximadamente de 7 a 16 flores.

La flor es de color rosa rojizo, sépalos extendidos a recurvados, muy desiguales, hasta 15 mm de largo.

La temporada de floración es desde finales de otoño, hasta principios de invierno.

Observaciones: Esta especie ha sido ampliamente hibridada.

Iluminación y sustrato.

Prospera mejor la gigantea, a pleno sol a sombra ligera. En interiores, en zonas de ventana orientadas al este u oeste, donde reciben de cuatro a seis horas de luz solar, idealmente.

En cuanto al sustrato, crece y se desarrolla bien en una mezcla específica para suculentas bien drenada.

Lo ideal es que tenga un pH de alrededor 6.0, ligeramente ácido o sino mantener una mezcla de arena a partes iguales, con una mezcla para todo tipo de macetas.

Echeveria gigantea
Echeveria gigantea en flor

En cuanto a la temperatura, temperatura prefiere una temperatura media en el verano de unos 18ºC a 21ºC. En invierno, no bajar de 10ºC.

Riego y fertilizado.

Para el riego, la Echeveria gigantea necesita ser regada regularmente durante el verano y la primavera.

Mantenga el suelo uniformemente húmedo, pero no empapado. Puede permitir que la capa superior del sustrato se seque un poco, entre cada riego.

Reducir la cantidad de agua en el invierno.

Fertilice con un fertilizante de liberación controlada al comienzo de la temporada o semanalmente con una solución líquida débil.

Use un fertilizante comercial equilibrado, 20% p-20% n-20% k , con una concentración de 1/4 en plantas maduras y un fertilizante con menos % de nitrógeno en plantas jóvenes.

Trasplante.

Para el trasplante, acomode la planta a la nueva maceta, según sea necesario y hágalo preferiblemente durante la estación cálida.

Para volver a plantar, eliminar la tierra vieja de las raíces, asegurándose de eliminar las raíces podridas o muertas en el proceso.

Trate cualquier corte de las raíces con un fungicida comercial o casero.

Coloque la planta en su nueva maceta y rellene con tierra para macetas, extendiendo las raíces a medida que vuelve a enterrar.

Deje la planta seca, sin riego, durante aproximadamente una semana, luego comience a regar ligeramente para reducir el riesgo de pudrición de las raíces.

Echeveria gigantea

Reproducción.

Para reproducir la gigantea, cortar los tallos enteros y colocarlos en horizontal hacia abajo en un plano con una mezcla suculenta, se producirán pequeños bebés en cada axila de la hoja.

Para propagar por medio de un corte de hoja, coloque la hoja individual en una mezcla de cactus o suculenta y cubra el plato hasta que brote la nueva planta.

También se puede propagar fácilmente por semillas, compensaciones o esquejes de hojas en primavera.

Plagas y enfermedades.

No suele tener problemas graves de plagas o enfermedades.

Tan solo las cochinillas pueden ser un problema y si las hojas muertas no son eliminadas del sustrato de la planta, pueden atraer otras plagas de insectos o tener problemas con los hongos.

Echeveria gigantea
Echeveria gigantea floreciendo

 

Crássula Gollum

Crássula ovata – Gollum

La Crássula ovata – Gollum, es una planta crasa, muy compacta que es considerada un híbrido de la crassula ovata, comunmente llamada Portulácea. Comúnmente es llamada “Oreja de Shrek” por su parecido a las orejas del personaje de dibujos animados.

Crássula ovata - Gollum

Es originaria esta especie de el cabo oriental en Sudáfrica  y Mozambique. La familia de las crasuláceas, tiene más de 600 especies de plantas suculentas.

Tiene muchos acepciones vulgares, como Orejas de Shrek, Dedos de ET, Herradura, Dedos de Shrek, Hobbit, Cuchara de Jade, Gollum Jade, Trompeta de Jade u Ovata monstruosa.

Como es la Crássula ovata – Gollum.

La Crássula ovata -Gollum,  es una suculenta arbustiva muy compacta, perenne, de hasta 60-90 cm de altura y unos 40-60 cm de anchura.

Sus hojas son muy carnosas y forma como de arbolito enano. Muy resistente a la sequía y requiere pocos cuidados, lo que la hace atractiva para principiantes.

Tiene una hojas tubulares de coloración rojizo. Las coloraciones varían según la época del año, desde verde brillante a verde oscuro con puntas rojas, en invierno.

Crássula ovata - Gollum

Esta  planta, es considerada un híbrido de Crassula ovata, portulácea, aunque otros dicen que puede ser un cruce entre Crassula argentea y Crassula láctea.

Son plantas interesantes, con troncos que se vuelven gruesos con la edad y que desarrollan interesantes patrones de tallo.

Son de crecimiento muy lento. De joven, no tiene un tallo evidente por la disposición en roseta de sus hojas. Según crece, se irá viendo el tallo, como arbóreo.

El tallo tiende a ramificarse algo con el tiempo y así podremos obtener una planta, con bastante follaje y forma de arbolito.

Cómo son las flores de la crássula gollum

La infloración en esta planta, es difícil de ver.  Se da en plantas sanas y maduras.

Crássula ovata - Gollum
Crássula ovata – Gollum en flor.

La flores, se presentan en racimos, pequeños, en forma de estrella, blancos o rosáceos, con estambres rosados.

La temporada de floración es a finales del otoño y hasta principios de invierno.

Cómo cultivar la Crássula ovata – Gollum.

Estas son plantas arbustivas o rastreras con hojas carnosas de color verde, azulado o rojizo y con forma redondeada o triangular.

El tallo, tiene un tronco robusto, segmentado y ramificado, que se puede moldear para crear formas bonsáis espectaculares.

Las hojas son tubulares, en forma de trompeta.

La Crássula ovata – Gollum, es ideal para el cultivo en contenedores y el cultivo de bonsáis. El tallo o tronco, se vuelve muy grueso con la edad y desarrolla patrones interesantes.

Las plantas jóvenes se cuadruplicarán en tamaño solo en un año.

Iluminación y Temperatura correcta para su crecimiento

Se necesita sol indirecto o semisombra.

La temperatura que puede soportar es, hasta los 0ºC. Pueden pasar el invierno en zonas de interior, siempre con muy buena iluminación.

Crássula ovata - Gollum

En invierno, estará al sol unas 5 o 6 horas, para que el ápice, sus hojas se pigmenten de color rojizo-púrpura.

En verano debemos mantenerla en semisombra, ya que sol directo puede llegar a quemar sus hojas.

Las temperaturas ideales para su crecimiento, serán unos 15-30°C, mantenidos de forma estable.

Cómo regar una Crássula Gollum.

Estas plantas se deben regar bien y luego dejarse secar completamente, antes de regar de nuevo.

Lo mejor es regarla a primeras horas de la mañana o la tarde, para así evitar el sol del mediodía y que se puedan llegar a quemar las raíces, con el agua recalentada por la alta temperatura del sustrato al sol.

La Crássula ovata – Gollum, nos avisará de que necesita un riego, cuando se empiezan a arrugar las hojas.

Qué sustrato utilizar para la oreja de Shrek o Gollum.

El sustrato ideal para esta planta, en primer lugar debe tener un drenaje perfecto, para posteriormente incorporar una mezcla de gravilla, tierra y arena gruesa.

Crássula ovata - Gollum

A este respecto, un sustrato que podemos preparar estará formado por una base del 20% de tierra de jardín, 40% de mantillo y 40% de arena gruesa.

Intentar que el pH del suelo, sea neutro o ligeramente ácido.

Fertilización o abonado para la Crássula Gollum

Si el sustrato que utilizamos es un compost o humus de lombriz, fertilizaremos una o dos veces al año.

Si utilizas un fertilizante diluido, específico para cactus o suculentas, asegúrate de usarlo en la temporada o meses de crecimiento, diluido a la mitad de la cantidad recomendada.

Multiplicación y trasplante de nuestro ejemplar

La Crássula ovata – Gollum, es muy fácil de multiplicar a partir de semillas o  de hojas o esquejes y en primavera o verano.

Semillas.-

Si propagamos con semillas, sembrarlas en semilleros con sustrato arenoso y húmedo.

Las cubriremos con una fina capa del mismo sustrato, de forma que no ahogen a la semilla. Regar con cuidado.

Al cabo de 20 a 30 días, germinarán sin mayor problema.

Esquejes.-

Esta es la forma más rápida de conseguir una nueva planta y pueden ser de dos tipos;

Crássula ovata - Gollum
Brotes de Crássula ovata y de Gollum

Esquejes de tallo: Cortar con cuidado y navaja afilada, una rama que nos guste, dejando secar la herida una semana.  Plantarla en maceta con sustrato húmedo y esperar 15 dias, a que enraize.

Esquejes de hoja: Retirar cuidadosamente la hoja de la planta y la colocaremos en un sustrato arenoso húmedo. Al cabo de una semana, aparecerán raíces.

Plagas y enfermedades que podrían afectar a nuestra Gollum

La Crássula ovata – Gollum, raramente tiene alguna enfermedad y pocos tratamientos.

Debe tenerse muy en cuenta, como en todas las suculentas, que el exceso de riego es su principal enemigo, ya que puede llevar a la pudrición de las raíces.

La principal plaga a considerar es la de los insectos, a saber;

Araña roja:

Este ácaro, es infrecuente, pero puede atacar a nuestra Gollum. Se suele alimentar  de las hojas y si lo hace la podemos detectar, debido a las telarañas que deja a la vista.

La eliminaremos con un insecticida comercial, acaricida,  apropiado a esta plaga.

Crássula ovata - Gollum
Araña roja. Plaga en las cactáceas.

Cochinilla:

Se pueden presentar los dos tipos más representativos de esta frecuente plaga, la cochinilla algodonosa y la cochinilla lapa.

En ambos casos, podemos actuar rápidamente contra ellas, por medio de un pincel impregnado en alcohol o con tierra de diatomeas.

Se recomienda usar una dósis, de 30 gramos por litro de agua. Luego elimina los restos de alcohol, una vez no quede ninguna cochinilla, con un paño mojado en agua.

Puede presentar alguna enfermedad como, manchas parduzcas en las hojas y de textura rugosa. Serán quemaduras solares, por lo que tendremos que proteger a la planta del sol intenso.

También, si se presentan las hojas arrugadas, es un síntoma de escasez de agua, regar urgentemente.

Atención.

Esta planta puede llegar a ser venenosa¡¡¡¡¡

Ojo a los niños, en la manipulación de la misma.

Las plantas de jade (Crassula ovata o Crassula argentea) pueden ser tóxicas. Los niños y en general los humanos, el comer o tocar estas plantas puede provocarnos efectos nocivos y en nuestras mascotas, perros, gatos, caballos, etc.  también pueden verse afectados, por lo que deben mantenerse a una distancia segura.

Si se ingiere esta planta, puede causar problemas de salud menores, como diarrea y vómitos.

Tocar la planta, savia, jugo o espinas, puede provocar picazón y ardor en la piel en las personas. Los perros y gatos que ingieren la planta de jade,  también sufren de vómitos y depresión.

 

Echeverias

Echeverias.

Las plantas Echeverias, son un gran género de plantas con flores,  de la familia de las Crasuláceas.

Nativa de las zonas semidesérticas de América Central, Méjico y el noroeste de América del Sur.

Este género de plantas, recoge a casi 400 especies de plantas, denominadas crasas o suculentas.

Echeverias

Su nombre es debido al botánico mejicano, Atanasio Echeverría, en el siglo XVIII.

Las especies más reconocidas y principales son entre muchas, E. elegans, E. agavoides, E. laui, E. lilacina, E. pulvinata, E. runyonii, E. pilosa, E. glauca, E. gibbiflora, E. pelucida.

Tipos de Echeverias

Los nombre vulgares más extendidos son, Echeverio, Rosa de Alabastro y Orejas de burro.

Son plantas crasas o suculentas, o sea que pueden contener depósitos de agua en las hojas.

Presentan formaciones de rosetas de hojas carnosas, que pueden no tener tallo o bien ser éste muy corto.

Las Echeverias tienen la capacidad de retener agua en sus hojas, en forma de jugos mucilaginosos (sustacias viscosas generalmente transparentes), sobre todo en períodos de humedad ambiente y de ahí su nombre de suculentas.

Existen Echeverias desde centímetros, hasta arbustivas de 1 a 2 metros de altura.

Sus raíces pueden ser, fibrosas o fusiformes.

Las fibrosas, no distinguen entre raíces principal y el resto de raices y son fácilmente desprendibles del sustrato.

Las raíces fusiformes, solo presentes en algunas especies, disponen de una raíz central suculenta, de donde salen raíces fibrosas delgadas.

Los tallos, pueden ser cortos, perennes, gruesos y suterráneos, hasta largos de casi dos metros y gruesos de hasta ocho centímetros.

Características de las Echeverias

Hojas.

Las hojas de las Echeverias pueden estar cubiertas de un fino vello y suelen tener  forma de espátula y  redondeada.

Las hojas son suculentas, simples y forman rosetas.

Los colores van del verde claro al rojo, morado oscuro. Pueden variar de grosor, de un centímetro en su zona media a tan solo décimas de milímetro.

Presentan formas diferentes, obovadas (forma de huevo), oblongas (más largas que anchas) triangulares, subrotundas o más comúnmente abovadas cuneadas.

Echeverias

Los tamaños van de 1,5 cm hasta los 30 cm de la Echeveria gigantea.

Flores.

Las dos inflorescencias que se suelen presentar son, el cincino y el racimo. El cincino, presenta flores colocadas en zigzag, formando líneas paralelas cercanas.

El racimo, las flores se disponen en forma espiral a lo algo del pedúnculo. Como variante al racimo, estan las flores que presentan en espiga.

Las flores aparecen en el extremo de un pedúnculo y pueden tener diferentes colores (naranja, rojo, amarillo), floreciendo hacia final del verano.

Son muy decorativas y van muy bien junto a recreaciones  en rocallas o en macetas y jardineras grandes en terrazas.

En nuestro balcones, con clima cálido, van bien.

Necesitan una ubicación a pleno sol y altas temperaturas, aunque en invierno deberían estar al menos a unos entre 7ºC y 10ºC.

No resisten las heladas.

Qué sustrato utilizar para las Echeverias

En general las crasuláceas pueden vivir en cualquier tipo de sustrato sin ningún problema.

El sustrato, deberá estar compuesto por tierra de jardín, con algo de arena gruesa y un 15% de mantillo de hojas.

También es posible utilizar, turba, fibra de coco, gravilla, vermiculita y dotar a la planta de un sustrato aireado y bien drenado.

Como regla general para nuestro sustrato,  se puede utilizarse una mezcla de 25% de tierra de hoja, 25% de tierra negra bien descompuesta y 50% de material inerte (gravilla, turba, etc.).

Otra solución es buscar preparados comerciales para suculentas al efecto.

El sustrato ideal debe contener suficientes nutrientes para mantener a la planta, por lo menos durante un año y sobre todo contar con el drenado adecuado para evitar la acumulación de agua al interior de la maceta.

Los trasplantes los haremos en primavera.

Echeverias

Riego de las Echeverias

El riego debes ser abundante en primavera y verano, para reducir dichos riegos tras la floración y hasta el mínimo en invierno.

El riego puede darse una vez a la semana en temporada de calor y cada dos semanas en temporada fría.

Las especies con hojas más gruesas, pueden tolerar mucho tiempo la falta de riego, mientras que las de hojas delgadas, habrá que regarlas más frecuentemente.

El exceso de humedad, es una de las causas más comunes de muerte por
pudrición, ya que la retención de agua promueve el desarrollo de hongos y la compactación del sustrato, evita el desarrollo libre y saludable de las raíces.

Abonar las Echeverias

Las Echeverias responden muy bien a la fertilización e incluso es recomendable, utilizando sustratos pobres en materia orgánica.

Con bajo contenido en nitrógeno, para evitar el agrandamiento excesivo de las plantas, lo que también implica un debilitamiento de la salud.

Es muy importante que las plantas que se fertilicen regularmente, reciban una buena cantidad de luz para mantener un crecimiento uniforme y saludable.

Es suficiente un abonado mineral cada 15 días durante primavera y verano.

Echeverias

Reproducción de las Echeverias

Se sabe poco de la reproducción de las crasuláceas. Sobre todo conocer con detalle, quienes son los polinizadores y su potencia a este respecto.

La reproduccion sexual (semillas) es prioritaria, ya que presenta muchas ventajas como el mantenimiento de la diversidad genética. En condiciones adversa, recurren a la reproducción vegetativa, como alternativa a la sexual.

La reproducción asexual o vegetativa, es frecuente en el género Echeveria. Puede ser por medio de rizomas, yemas, bulbos jóvenes, retoños de hojas, esquejes o casi de cualquier órgano que se desprenda de la planta.

Es más eficiente que la vía sexual, incrementando los nuevos plantones y asegurando el desarrollo de la especie.

Para la reproducción, lo más sencillo y práctico es por esquejes de hojas o de tallo, aunque se puede hacer también por semillas.

A continuación, un vídeo de cómo reproducir nuestra Echeveria, ¡esperamos que os sirva!

Plagas de las Echeverias

Estas plantas, no son fácilmente atacadas por plagas y enfermedades, no obstante:

Cochinilla algodonosa

La plaga más frecuente en las Echeverias, es la cochinilla algodonosa, que se aloja en la base de los tallos y entre las hojas secas, pero
también se le puede encontrar en el ápice de las plantas o en las raíces.

Para controlar la plaga, se pueden aplicar algunos insecticidas, especialmente sistémicos, que garantizará el control de las plagas en todas las partes de la planta.

Araña roja

En la temporada de poca humedad y mucho calor, puede aparecer la araña roja, para evitarla conviene mantener la humedad relativa elevada.

Pulgones

Durante la época de floración, puede ser atacada por pulgones, pues
la gran cantidad de néctar que producen algunas flores, atrae a estos áfidos.

Para controlar esta plaga,  podemos utilizar un insecticida piretroide, algún insecticida de uso comercial en aerosol para plantas de jardín, algún insecticida orgánico o bien un poco de agua jabonosa.

Orugas

El mayor peligro para las crasuláceas, especialmente si se tienen en el exterior, son las pequeñas orugas de mariposa (lepidópteros).

Pueden devastar las plantas en cuestión de días. Las orugas penetran fácilmente a la planta y la devoran internamente.

Para su control, insecticidas en aerosol comerciales, insecticidas orgánicos y los piretroides funcionan bien.

También se puede hacer un control biológico con una bacteria parásito de las orugas (Bacilus thuringensis), pero hay que mantener la humedad elevada para que funcione correctamente.

Mosca negra

Otra plaga, que puede surgir, sobretodo en el exterior es la Mosca negra, (mosco fungoso o fungus gnat) es un peligro cuando está en estado larval, porque daña las raíces de las plantas, especialmente de las plántulas y puede arruinar por completo el cultivo en poco tiempo.

Caracoles y babosas

También los caracoles y babosas, que proliferan en sitios húmedos y temporadas de lluvia, consumen las hojas jóvenes y brotes tiernos.

Enfermedades.

Lo más usual, es la podredumbre por exceso de riego y sin dejar secar el sustrato entre riegos.

Por tanto, respecto a las enfermedades, se han presentado casos de ataques de hongos y bacterias (Fusarium, Botrytis, Erwinia), cuando la humedad es muy alta, especialmente en ambientes cerrados o con poca ventilación.

Echeverias

Echeveria Pulvinata

La Echeveria Pulvinata, también conocida como Echeveria peluda, pertenece a la familia Crasuláceas.

Es originaria de Oaxaca, Méjico.

Los nombres comunes por los que se la conoce son, Echeveria peluda , Echeveria terciopelo, Echeveria peluda, Echeveria de almohadillas o Planta de peluche.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Cuenta con cientos de especies que se distribuyen en zonas áridas, semiáridas y templadas del suroeste de Estados Unidos, México, Centroamérica y el norte de Sudamérica.

Es muy popular en de todo el mundo por la belleza de sus hojas, flores y su fácil mantenimiento.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Cómo es la Echeveria Pulvinata.

Sus hojas son espatuladas, acabadas en punta y cubiertas por unos pelillos que le dan un aspecto aterciopelado.

Las flores son pequeñas, de menos de 1 cm de diámetro, de color naranja o rojo, y salen de un tallo floral de 8 cm de longitud aproximadamente.

Con una altura de unos 30 cm, es una planta ideal para tener en maceta, ya sea en el exterior o en el interior del hogar  o en la rocalla junto con otras suculentas.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Esta es una planta pequeña, arbustiva  y escasamente ramificada, cuyo discreto porte permite que sea perfecta para cultivar en un maceta.

Forma pequeñas rosetas de hojas aterciopeladas que aparecen como apelmazadas, hacia la parte alta de la mata.

Las hojas son gruesas, suculentas, de color verde grisáceo, con una porción tintada de rojo en los bordes de la punta.

Las flores son muy bonitas y se agrupan en inflorescencias como racimos, que son sostenidas por largos tallos florales.

Cada tallo floral posee hojas más pequeñas que las naturales de la planta.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Cómo debe ser el sustrato y abonado para la Echeveria Pulvinata.

El terreno para mantenerla sana, debe ser blanco y arenoso, muy bien drenado y enriqueciendo el sustrato de las plantas suculentas, utilizando cada 15-20 días, un abono específico.

El fertilizante para las plantas suculentas debe ser pobre en azufre, para evitar que creen una excesiva cantidad de vegetación.

Son fácilmente atacables por enfermedades causadas por hongos.

Se aconseja de cultivar el Echeveria pulvinata en el interior del hogar, o a resguardo, las temperaturas mínimas bajan de los 15ºC.

Utilizar fertilizante comercial específico para cactus, diluido en agua, según el fabricante, preferentemente en primavera y principio de verano.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Esta planta, como la mayoría de las Echeverias,  necesita de al menos unas horas al día de luz solar.

Las plantas suculentas se pueden cultivar también en zonas frías, con temperaturas, que para muchas especies pueden ser inferiores a los 5°C.

En este caso es necesario mantenerlas completamente secas.

Cómo evitar plagas y/o enfermedades en la Echeveria Pulvinata.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Según aumentan las temperaturas diurnas, en primavera, se debe aplicar un tratamiento con un insecticida de amplio espectro.

Usarlo cuando en el jardín no hay floración.

Antes de que las yemas engrosen excesivamente, también es aconsejable practicar un tratamiento con un fungicida de amplio espectro.

Con ello prevendremos el desarrollo de enfermedades por  hongos.

Como se multiplica la Echeveria Pulvinata.

Debe tenerse en cuenta que las Echeverias son atoestériles.

Esto es, son fáciles de propagar por separación de retoños o esquejes de hojas.

Lo hacen preferentemente a principios de verano, manteniendo los esquejes con calor.

Echeverias, Crasas, Suculentas

Al tiempo veremos que de esa hoja van saliendo unas pequeñas hojitas.

Al cabo de unas semanas se habrán convertido en una bonita planta nueva.

Tras tomar los esquejes, hay que dejar que estos cicatricen durante unos días y luego plantarlos en un sustrato arenoso.

También pueden reproducirse por semillas.

 

Echeveria Lilacina

Echeveria Lilacina

La Echeveria Lilacina, tiene como nombre común, Echeveria Fantasma y es una especie de suculentas de la familia de las Crasuláceas.

Su origen es Nuevo León, México y su hábitat original es, crecer en los afloramientos rocosos en las zonas altas.

Es una de las más bonitas de la especie y es una suculenta muy llamativa, tanto en jardineras o macetas como en rocallas o inmersas en el paisaje y es muy fácil de cultivar.

Las Echeverias llegan a ser unas 150 especies, que se distinguen por sus rosetas formadas por hojas de tono generalmente verde azulado.

Echeveria Lilacina, Crasa, Suculenta

Cómo es la Echeveria Lilacina.

Las Echeveria Lilacina o Fantasma, es una de las más grandes, pero de crecimiento lento.

Este desarrolla formaciones como rosetas muy ordenadas.

Las rosetas son planas, formando una especie de capullo de  cerca de 12 cm a 20 cm de diámetro.

Las hojas de la Lilacina, son regordetas, dispuestas simétricamente, arriba-curva, en forma de cuchara, con una punta fina y respingona .

Suelen ser de color gris plateado, casi blanco, como anacarado y con una tonalidad azul y llega a ser de color lila o morado a pleno sol.

El color se debe a un recubrimiento en polvo ceroso.

Echeveria Lilacina, Crasa, Suculenta

Da la impresión de la roseta es de ser de alabastro, de ahí el nombre común de algunas de estas especies.

Esta especie es de crecimiento lento y tolerante a la sequía.

Cómo son las flores de la Echeveria Lilacina.                                                

Las flores, son muy vistosas y lucen en un color rojizo, pero relativamente pequeña, sobre unos 15 cm los tallos. Las flores son de color rosa pálido a rojo pálido naranja o coral.

Echeveria Lilacina, Crasa, Suculenta

El período de floración se extiende desde el invierno posterior hasta el comienzo de la primavera.

Echeveria Lilacina, Crasa, Suculenta

Cómo cuidar la Echeveria Lilacina.

La Lilacina, puede permanecer bien en zonas sombrías, aunque con zonas soleadas pero no alta intensidad, la planta mostrará de forma más bella sus colores y formas.

No obstante, si permanece a pleno sol, debemos tener cuidado de posibles quemaduras solares, aunque agradecen el sol directo.

Lo más importante, para una suculenta, es ubicarla en un lugar con abundante luz, si bien algunas variedades no soportan la luz solar intensa de forma directa.

En resumen,  cuanto más luz tenga una planta, mejor será su color y forma.

Soportan bien cualquier temperatura, por cálida que sea.

Puede tolerar heladas ligeras, pero lo mejor es hibernar a 5-10 ° C

Cómo regar la Echeveria Lilacina

En cuanto al riego, se toleran períodos prolongados de sequía y sobrevivir a ésta, sin la necesidad de riego.

Crecerán mejor, con la humedad adecuada durante su período de crecimiento.

No encharcar nunca y que permanezca así, ya que se pudrirán las raíces. Debe tener un buen drenaje.

El exceso de riego, es el mayor error que se suele cometer con las crasas.

Si además de demasiada agua, y sobre todo, un sustrato apelmazado y mal drenado, desembocarán en la casi segura aparición de hongos y la posible muerte de la planta.

Desde el mes de octubre hasta mayo, deberían regarse poco, dependiendo de la zona geográfica, el clima y las lluvias, si están en el exterior.

Antes de regar es fundamental comprobar que el sustrato esté seco.

Cómo debe ser el sustrato y abonado para la Echeveria Lilacina.

Prefieren una tierra pobre y sobre todo porosa, que les asegure un excelente drenaje y aireación.

Los sustratos específicos para cactus son los más adecuados, ya que contienen además altas dosis de magnesio, que proviene la podredumbre radicular.

Conviene trasplantarlas en primavera.

Es importante manipularlas con cuidado, ya que son muy frágiles y por las heridas pueden colarse hongos.

Utilice fertilizantes de liberación lenta, con un contenido de nitrógeno bajo a moderado, ya que son los adecuados para las estaciones de crecimiento de primavera y verano.

Con ello no se requerirán aplicaciones de fertilizantes adicionales, hasta la primavera.

Una buena ventilación, es importante para minimizar los riesgos de plagas y enfermedades y evitar la humedad excesiva en las condiciones invernales.

Las crasas no necesitan grandes necesidades nutricionales. Solo las que vienen en maceta pueden precisar abono, aunque siempre con mesura, y sobre todo para estimular la floración.

Puede utilizar fertilizantes específicos para cactus y crasas, de marzo a septiembre y  aplicarlos siempre sobre el sustrato humedecido, respetando la dosis y la frecuencia indicadas en el envase.

Cómo trasplantar la Echeveria Lilacina

Para trasplantar una suculenta, asegúrese de que la tierra esté seca antes de volver a colocarla, luego retírela suavemente la maceta.

Elimine el suelo viejo de las raíces, asegurándose de eliminar las raíces podridas o muertas en el proceso.

Trate los cortes en su Echeveria Lilacina, con un fungicida.

Coloca la planta en su nueva maceta y rellénela con tierra para suculentas.

Deje la planta seca durante una semana más o menos, luego comience a regar ligeramente para reducir el riesgo de pudrición de la raíz.

Echeveria Lilacina, Crasa, Suculenta

Cómo reproducir la Echeveria Lilacina.

Como norma general,  cada hoja de crasas es capaz de generar una nueva plantita.

También se pueden separar los hijuelos que van naciendo junto al tallo o las rosetas.

Tan solo plantando el retoño, la rama o la base de la hoja, en un sustrato de arena y turba humedecido.

Deja que el corte del retoño termine de secar durante la noche o hasta una semana antes de plantarlo.

Algunos cultivadores recomiendan plantar inmediatamente en sustratos  secos, regando solo después de la formación de raíces.

seguir leyendo…

Echeveria Laui

Echeveria Laui.

La Echeveria Laui, es una planta nativa de Méjico.

Se halla confinada a algunas laderas montañosas con orientación hacia las zonas sombrías.

Son por tanto, las echeverias, una especie de planta suculenta (o crasa) perteneciente  a la familia de las crasuláceas.

Se trata de una especie en peligro de extinción, siendo los principales factores de riesgo, la erosión por viento.

También es considerable el efecto, que sobre la Echeveria Laui tiene el pastoreo y la extracción indiscriminada de ejemplares para su venta.

Echeveria Laui

Es necesario pues, establecer estrategias de acción para promover la conservación de Echeveria Laui en su hábitat natural.

Esto solo se puede lograr concienciando a la población.

Las Echeverias viven en casi todo el territorio mejicano.

Desde zonas cercanas a las costas, hasta las grandes montañas nevadas.

Cómo son las Echeveria Laui.

Se trata de una planta glabra, completamente lisa y marcadamente pruinosa.

La pruina es la causante de la coloración verde-grisácea de las hojas.

Esta sustancia protege a las hojas, de quemaduras que pueden sufrir si se exponen directamente a la luz solar.

El tallo hace la forma de una roseta densa de hasta 30 cm de diámetro.

Siendo las hojas obovadas, redondeadas con bordes obtusos, gordos y redondeados.

Sus medidas, son de 5 a 8 cm de largo, de 3 a 4,5 cm de ancho y entre 6 y 8 mm de grosor.

Estan cubiertas por una pruina protectora que le confiere un aspecto azul-grisáceo, casi blanco generalmente.

Pueden vivir juntas en colonias o en solitario.

Sus hojas suculentas pueden presentar diferentes tipos de pigmentación, rojizas, moradas, rosadas.

Inflorescencia, 1 o 2 tallos florales de 6 cm 20 cm de longitud, con 5 a 7 hojas elípticas de 11 cm a 20 mm de largo.

Da inflorescencias con 9 a 17 flores.

Cómo son las flores de la Echeveria Laui.

Echeveria Laui
Echeveria Laui en flor

La Echeveria Laui, tiene un crecimiento muy lento y gustan especialmente las especies con hojas en polvo azul-gris-blanco y amelocotonadas.

Sus flores de color de rosa, le puede llevar varios años crecer hasta unos 15 cm.

Las flores son con  corola piramidal de 13 cm a 16 mm de largo y 7 mm a 8 mm de diámetro en la base.

Cómo cuidar la Echeveria Laui.

Cómo el resto de plantas crasas o suculentas, no necesitan un cuidado especial y requieren poca atención.

Tiene una buena resistencia al calor y a la sequedad.

Esta bella especie, la Echeveria Laui, se ha especializado de tal forma, que sólo la encontramos en paredes rocosas con orientación norte.

La mayor parte de su población, está conformada por rosetas compactas adultas.

Echeveria Laui

¿Cuál sería el impacto de su desaparición y las consecuencias ambientales?

Podríamos pensar que la extinción de una sola especie, podría ser insignificante, imperceptible o quizás, considerarse de poca importancia.

Así pues, al eliminar una pieza del rompecabezas, éste quedará incompleto.

Seguramente será más fácil conseguir que desaparezca una pieza más, que recuperar la que se ha perdido.

La Echeveria Laui, es parte de un frágil ecosistema árido de características especiales, que la han hecho especializarse a través de miles años.

Su población está sujeta a las inclemencias del ambiente y por si fuera poco, el ser humano ejerce un efecto extra que podría contribuir a su desaparición.

La Echeveria Laui, ¿algo más que una planta bonita?

Con propias características físicas como, su abundante cera blanca, su crecimiento compacto y su roseta perfectamente definida.

Por todo ello, la han colocado como una de las crasuláceas más hermosas del mundo.

Evolutivamente son una adaptación constante al medio hostil y para no desaparecer, tuvo que especializarse en el ahorro de agua.

Además la Echeveria Laui, como todas las especies de plantas, tiene una función en el ecosistema, contribuyendo al equilibrio del mismo.

Proporcionan alimento a diversos insectos y aves tales como abejas, avispas y colibríes.

Retienen el suelo en donde habitan y que es hogar otros insectos como hormigas, arañas y lagartijas, etc., proporcionando oxigeno al ambiente.

Sus hojas son verdaderos depósitos de agua y sus hojas secas forman un colchón que amortigua el agobiante calor de la zona.

Echeveria Laui

Cómo regar la Echeveria Laui.

Los riegos deben ser espaciados, cada 10 a 15 días, puesto que se trata de una planta suculentas y no requiere mucho riego.

Sólo se debe regar en verano, cuándo el sustrato esté y en invierno no se debe regar.

Es recomendable regar a la Echeveria Laui por debajo, con el fin de que el agua o rocío no toque las hojas.

Cultivada en un sitio caluroso y ligeramente húmedo, con suficiente exposición a la luz, sin recibir sol directo.

Temperatura mínima que soporta, 5°C.

Cómo debe ser el sustrato y abonado para la Echeveria Laui.

El tipo de sustrato, debe estar bien drenado y con moderada materia orgánica. Como en todas las crasas, el sustrato debe ser muy drenante.

Es muy poco exigente en cuanto a nutrientes.

El abono o el aporte extra de energía, no le viene mal en los meses vegetativos.

Se debe abonar, cada 3 o 4 meses con un fertilizante propio de crasa o suculentas.

Echeveria Laui

Cómo reproducir la Echeveria Laui.

Se reproduce con facilidad mediante semillas, aunque su reproducción mediante hojas, también es posible.

Normalmente la reproduciremos mediante esquejes de hoja.

Qué plagas y enfermedades tiene la Echeveria Laui.

La Echeveria Laui, es susceptible a la principal enfermedad de los cactus y suculentas, la pudrición del tallo causada por hongos, debido a la humedad excesiva en los riegos.

Asimismo, es susceptible al ataque de cochinilla algodonosa y pulgones si se le cultiva en condiciones de poca luz y ventilación.

seguir leyendo…

Echeveria Agavoides

Echeveria Agavoides

La Echeveria Agavoides, es una especie de planta con flores de familia de las Crasuláceas, nativa de las zonas rocosas de México.

En particular los estados de San Luis Potosí, Hidalgo, Guanajuato y Durango.

Se pueden encontrar con diferentes matices, granates, rojos, burdeos, etc.

La Agavoides, es una suculenta de naturaleza perenne.

Forma una roseta densa de hojas gruesas que acaban en una pronunciada punta, rematada por un trazo de color rojizo.

La superficie de las hojas es liso y de color verde claro, aunque puede pasar a ser total o parcialmente rojiza si la incidencia del sol es intensa y prolongada.

Cómo es la Echeveria Agavoides.

La Echeveria Agavoides, es una roseta en forma de estrella, sin tallos, de hojas grasas de hasta 20 cm de diámetro.

Las hojas son verdes, triangulares, más gruesas, de unos 6 mm y más agudas que las otras Echeverias.

De ahí la explicación de su nombre Agavoides, “como un agave”.

Es una planta que presenta distintas variedades, algunas  tienen puntas rojizas y otras formas tienen márgenes ligeramente rojos a muy rojos.

Esta es una especie relativamente común, y bastante rápido.

También se ha usado ampliamente en hibridación.

La flor, largas varas florales,  portan en su extremo numerosos racimos de flores con forma de farolillos, de color rosa anaranjado con el interior amarillo.

Florece en primavera.

Como cuidar la Echeveria Agavoides

Las  Echeverias, son plantas suculentas que pueden tolerar el sol, la sombra, los suelos húmedos, los suelos secos.

Lucen lo mejor posible, cuando se les proporciona niveles de luz y agua adecuados, idealmente se deben cultivar al aire libre a pleno sol.

Hablando en términos generales, cuanto más ligera sea una planta, mejor será su color y forma.

Se necesita luz brillante para evitar el “estiramiento” de Echeverias.

(estiramiento” ocurre cuando una planta de crecimiento moderado, como las Echeverias, se cultiva con poca luz o se fertiliza en exceso, lo que causa un crecimiento exagerado que contribuye a las plantas pálidas y débiles).

Sin embargo, al trasladar las plantas de las condiciones de luz más bajas a pleno sol, es posible que se pueda quemar, al cambiar  de forma demasiado rápida, a la intensa luz solar del verano.

El movimiento del aire es importante para minimizar los riesgos de plagas y enfermedades y evitar la humedad excesiva en invierno.

Puede tolerar heladas ligeras.

Sin embargo, el rango de temperatura ideal durante la temporada de verano es de 5ºC a 25ºC.

Temperaturas más frescas del otoño tienden a hacer que sus colores de follaje se vuelvan más intensos que los de la temporada de crecimiento del verano activo.

Cómo regar la Echeveria Agavoides.

La Echeveria Agavoides,  necesita riegos normales en verano, que serán moderados en la época de después de la floración.

Soporta bien la sequía la Echeveria Agavoides.

En los periodo de calor humedecer el sustrato en profundidad y esperar a que casi se seque por completo y regar de nuevo.

En la época invernal, regar de forma esporádica.

Cómo debe ser el sustrato y abonado para la Echeveria Agavoides.

Las Echeveria Agavoides, son plantas poco profundas y arraigadas y por lo tanto se benefician de buenos niveles de materia orgánica en el suelo.

Debe tener suficiente espacio raíz para un crecimiento óptimo.

Los fertilizantes de liberación lenta con un contenido de nitrógeno bajo a moderado incorporado en la mezcla de maceta.

Estos son generalmente adecuados para las estaciones de crecimiento de primavera y verano de Echeveria.

Las aplicaciones de fertilizantes adicionales normalmente no serían necesarias hasta la primavera.

Se debe proceder de manera tan austera, como sucede con el resto de plantas suculentas.

Unas cuantas gotas de fertilizante diluido, una vez al mes entre la primavera y verano, sería suficiente.

Cómo multiplicar la Echeveria Agavoides.

La forma más sencilla y más utilizada es por esquejes terminales y por renuevos al aire libre.

Es muy fácil de propagar o multiplicar.

Generalmente por propagación de hojas o división de grupos más grandes.

Si la Echeveria Agavoides se replanta, por ejemplo, algunas de las hojas inferiores pueden eliminarse.

Así intentaremos la propagación.

También es una práctica común, recolectar las hojas en el tallo de la flor.

Sin embargo, algunos de los esquejes se secarán sin producir una planta.

Tras tomar los esquejes hay que dejar que cicatricen durante unos días y luego plantarlos en un sustrato arenoso.

La propagación es fácil y viable a lo largo de todo el año.

Deberemos mantener los esquejes en un lugar con calor y regándolos escasamente.

 

Echeveria Elegans

La Echeveria Elegans, es una especie de planta suculenta (o crasa) perteneciente  a la familia de las crasuláceas.

Es originaria de América Central, de Méjico, más exactamente del Estado de Hidalgo, al noroeste de Méjico.

Zonas estas, caracterizadas por tener fuertes variaciones climatológicas entre el día y la noche y está muy extendida.

Echeveria elegans

Es muy estimada como planta ornamental, por su belleza y facilidad de cultivo.

Hay más de 150 especies de Echeverias y todas son originarias de Méjico.

Nombre común, Rosa de Alabastro.

¿Qué quiere decir plantas Crasas o Suculentas?

Son aquellas especies, capaces de almacenar reservas de agua en sus tejidos, de forma  que pueden soportar períodos de sequía.

De entre ellas destacan las cactáceas por su resistencia a la aridez.

Las plantas del género Echeveria, son de este tipo de suculentas, no son cactus pero almacenan agua.

Cómo son las Echeveria Elegans.

La Echeveria Elegans, es una planta pequeña, crasa o suculentas sin tallo, que llegan a formar rosetas de unos 8 cm de diámetro.

Sus hojas son carnosas y son de un color azulado con aristas blanquecinas,  el color es variado, del verde intenso al azul pálido, al gris-azulado, al verde rosado y dispuestas en forma de alcachofa.

Echeveria, Crasa, Suculenta

Producen unos tallos rosados de entre 15 cm y 20 cm de altura, de donde las rosetas echan a menudo flores de color rosa y amarillo.

Florecen desde finales de invierno a finales de primavera.

Muchas variedades, con los años, llegan a formar troncos de más de 60 cm de altura.

Están situadas sobre racimos de 10 cm a 25 cm de largo e inclinados hacia un lado.

La Rosa de Alabastro o Echeveria Elegans, es longeva, pueden vivir hasta 7 años.

Tienen gran reserva de agua y la gama de colores va desde los verdes o verdes azulados a rojos muy oscuros , casi negros, pasando por variedades bicolores.

Echeveria elegans

Cómo y dónde luce más la Echeveria Elegans.

Uno de los usos más extendidos es para cubrir o acolchar pequeñas superficies, en rocallas o en macetas.

Son apropiadas para jardines costeros y para grandes ciudades por su tolerancia a la contaminación.

Hay que tener en cuenta que su crecimiento es más bien lento.

La Rosa de Alabastro o Echeveria Elegans, es una buena opción para plantar en cualquier lugar del jardín.

Se adapta fácilmente a cualquier terreno y no necesita muchos cuidados, siempre y cuando la tierra tenga un buen drenaje.

Es la Echeveria Elegans, muy decorativa porque la Echeveria es, ante todo, una planta para exterior.

Echeveria, Crasa, Suculenta

En el jardín va de maravilla y es perfecta para cubrir lugares difíciles, con poco suelo y escaso riego.

Lo dicho, perfecta para cubrir zonas de rocalla o con pendiente.

Cómo son las flores de la Echeveria Elegans.

Las flores se desarrollan sobre un largo tallo que crece del centro de la roseta.

Son generalmente son muy llamativas, con forma de farolillos, de color rojo o rosado y con los márgenes amarillos.

Echeveria elegans

Florece a partir de la primavera y durante todo el verano.

Especies de Echeverias.

Algunas de las muchísimas especies de Echeveria que podemos encontrar son;

Echeveria, Crasa, Suculenta
E. derenbergii
Echeveria, Crasa, Suculenta
E. Harmsii
Echeveria, Crasa, Suculenta
E. Gibbiflora
Echeveria, Crasa, Suculenta
E. Purpusorum
Echeveria, Crasa, Suculenta
E. Neomexicana
Echeveria, Crasa, Suculenta
Echeveria Pumila o Glauca

Cómo cuidar la Echeveria Elegans.

Por su condición de planta crasa o suculenta, parece que no requieran cuidados y efectivamente requieren poca atención.

Si están descuidadas, aun así crecen, pero mejor lo harían si les prestamos la atención debida, que no es demasiada.

Los cuidados son necesarios, podrán vegetar de mejor manera y no sencillamente sobrevivir.

Así pues, si damos a estas plantas los cuidados necesarios, nos recompensarán con un crecimiento espectacular.

La adaptación climática de la Rosa de Alabastro, quiere mucha luz en todas las estaciones del año y también al sol directo.

En las horas más calientes de los días veraniegos, será necesario protegerlas del sol directo.

Estas plantas crasas, las Echeverias, han de cultivarse preferentemente,  en el interior de nuestros hogares.

Salvo en las zonas de clima suave,  donde no hiele de noche y baje la temperatura en invierno a los 0ºC al exterior, aunque hay variedades que resisten heladas moderadas.

Las temperaturas veraniegas óptimas de cultivo oscilan entre los 15ºC a 21ºC, pero también toleran temperaturas superiores.

Durante el invierno, es preferible que no bajen de los 7ºC.

Las hojas de muchas especies de Echeveria, van revestidas por una sustancia polvorienta, prestar atención y no retirarla

Se trata de pruina, una sustancia que las protege de la deshidratación.

No hay que olvidarse de eliminar las flores y hojas marchitas para conseguir un crecimiento mucho más vigoroso.

Como regar la Echeveria Elegans.

La Echeveria Elegans tolera bien los riegos abundantes al aire libre, en rocallas y jardines.

En macetas, hay que tener cuidado con los excesos para evitar posibles podredumbres.

A la hora de regar, ha de ser siempre sobre la tierra o sustrato y nunca sobre las hojas, porque no tolera los excesos de humedad.

Riego moderado durante el verano y  nulo o casi nulo en invierno.

Se recomienda regar cuando los 2,5 cm superiores del substrato, estén secos.

Evite mojar las hojas. Nunca vaporice agua sobre la planta.

Una técnica a tener en cuenta, al ser la planta muy compacta y ocupar rápidamente la maceta, es el riego por inmersión.

Dejar la maceta algunos minutos en inmersión en agua, de forma  que la tierra absorba la humedad necesaria.

Siempre regar, cuando la superficie del sustrato esté seca.

Cómo debe ser el sustrato de Echeveria Elegans.

El sustrato para un buen crecimiento, podría ser una mezcla de 1/3 de arena y 2/3 de mantillo de hojas.

La Echeveria Elegans, pueden prosperar en suelos más pobres.

Debe ser suelto y aireado, añadiendo arena lavada o de río, arenisca o similar a una base de sustrato universal.

Lo más sencillo es conseguir sustrato para cactus y suculentas a la venta, en comercios al efecto.

Verás que es muy poco exigente en cuanto a nutrientes.

Conviene abonar algo de vez en cuando, crecerá y florecerá con mayor abundancia.

Durante la primavera y hasta el otoño, que es cuando la planta lo necesita.

Sobre el  tema del abonado, necesitan poco abono.

En todo caso, en la primavera y verano, añadir una vez al mes un abono para cactus y suculentas, diluido al 50%.

Tras la floración, poner en sitio iluminado, aireado y fresco, ya que necesita muy poco riego.

Cómo trasplantar la Echeveria Elegans.

Como  todas las plantas debe ser trasplantada periódicamente, en primavera, si las raíces han ocupado todo el espacio de la maceta disponible.

Utilice un compost específico para cactus, al que añadirá arena de río gruesa o perlita, en la proporción uno a uno, ya que hacen el sustrato más poroso, facilitando el drenaje de las aguas de riego.

El agujero de drenaje no debe quedar obstruido, de modo que la tierra o las raíces no lo  obstruyan.

Coloque piedrecillas que así lo eviten, ya que los encharcamientos son letales para esta planta.

Mejor utilizar macetas de terracota y no plástico, ya que la terracota permiten a la tierra transpirar y por lo tanto reducen más rápidamente la humedad del suelo.

Las macetas deben ser anchas y no demasiado profundidad, ya que la raíces crecen más a lo ancho que en profundidad.

Cómo abonar la Echeveria Elegans.

Cuándo empieza la primavera y el verano, abonar cada quince o veinte días suministrando un abono líquido a diluir en el agua de riego al 50%.

Desde el otoño y el invierno para el abonado ya que la Echeveria para vegetativamente y ese exceso podría ser dañino para las raíces.

Cómo podar la Echeveria Elegans

La Rosa de Alabastro, no necesita poda. Tan solo, quitar las hojas que se vayan secando según va creciendo, para evitar que traigan enfermedades o plagas.

El corte debe ser limpio y el cuchilla limpia y desinfectada.

Cómo multiplicar la Echeveria Elegans.

Se multiplica por esqueje de hojas, por semillas o por retoños.

Con esquejes, la multiplicación de la planta es muy fácil de por separación de estos, por hojas a principios de verano.

Haremos esquejes de hojas o bien, a partir de los hijuelos que la propia planta produce mediante estolones.

Se planta estos esquejes de hojas, en turba y arena al 50% y temperatura cálida (sobre 16ºC) y regar con control, sin encharcar.

La hoja se marchitará según se forme el nuevo brote y se trasplantarán cuándo tengan un tamaño medio, tratándolas ya como plantas adultas.

Las hojas de Echeveria Elegans más indicadas para poner a enraizar, son aquellas que más fácilmente se desprenden del tallo.

Para la reproducción por retoños, en primavera, sobre marzo, se quitan los crecimiento que tiene la planta en al zona de la base del tallo, cortando con navaja afilada.

Se deja secar la pieza cortada al menos una semana, para hacer cicatrizar la herida.

Este lo plantaremos en maceta, con un sustrato de turba y arena al 50%.

Abonarlo cada mes, pero ligeramente.

También es posible multiplicar la Echeveria Elegans a través de semillas, aunque es más complicado.

Hacia el mes de marzo, repartiendo las semillas por el sustrato, como anteriormente.

Se introducen en agua, hasta que esté bien empapado el sustrato, dejando escurrir el exceso de agua.

Procuraremos que las semillas queden bien sujetas al sustrato y floten por efecto del encharcamiento.

Se puede preparar un semillero y cubrir este con film transparente de plástico de forma que mantenga la humedad y la temperatura del sustrato.

Controlaremos el grado de humedad, evitando excesos.

Mantenerlos a la sobra, pero  con buena luz, temperatura sobre los 16ºC de media y húmedos, hasta que germinen, entonces retirar el plástico cubertor.

Qué plagas y enfermedades tiene la Echeveria Elegans.

Como todas las plantas suculentas, no sufren especialmente enfermedades.

Controlar las bajas temperaturas, así como los excesos de agua y los restos secos que podrían hacer aparecer la botritis.

Pueden sufrir ataques de pulgones y cochinillas, tanto en las hojas como sobre todo en las raíces.

SEGUIR LEYENDO…

Crassula Ovata

 

La Crassula Ovata, conocida también como, árbol de jade, planta elefante o planta del dinero, es una suculenta proveniente  de África del Sur.

El Arbol de Jade o Crassula Ovata, es una planta suculenta perenne, muy popular y cultivada todo el mundo.

Crassula Ovata

Se caracteriza por tener troncos engrosados y leñosos muy ramificados.

Sobre estos troncos, nacen las hojas carnosas de entre 3 cm y 7 cm, en pares opuestos, en donde acumula el agua propia de las crasas.

La Crassula Ovata, tiene las hojas redondeadas y recubiertas de una pelusa blanquecina y marcado los bordes por una fina banda rojiza.

Los tallos son verdosos en la juventud de la planta para hacerse más marrones y leñosos con la edad.

Pueden llegar a alcanzar más de 1,50 metros de altura, llegando a convertirse en un arbusto y siendo muy útil para crear bonsáis.

La flores de produce la Crassula Ovata, son flores blancas o rosadas desde fines del otoño hasta el invierno, que es cuándo suele florecer.

Se cubre de flores con forma de estrella, de un colorido casi blanco, ligero rosado o púrpuras.

Sus flores son muy pequeñas  y aromáticas.

El tronco principal engrosa rápidamente, lo que le da un aspecto de árbol envejecido muy atractivo.

Esta característica, hace que los bonsaistas tomen con agrado esta planta, para sus realizaciones.

Cómo cuidar a la Planta de Jade o Crassula Ovata.

Esta especie es muy sencilla de mantener en el jardín pero debemos conocer sus requerimientos básicos de cultivo.

Necesitará suficientemente luz, al sol o semisombra.

Cuándo el sol es fuerte, en verano, debemos protegerla del sol, porque puede quemar sus hojas e incluso llegar a perderlas.

Si convive con nosotros en interior, debemos darle luz artificial suficiente, ya en esas condiciones crece más con lentamente.

Las temperaturas que mejor le van, se encuentra entre los 20º C y los 35º C.

Soporta heladas no excesivas, si el substrato está bien seco.

Es mejor tenerla al exterior en primavera y hasta el final del verano.

Se adapta bien a los ambientes marítimas.

Crassula Ovata

Cómo regar y abonar la Planta de Jade.

Lo mejor será, regar con moderación durante el verano.

Debemos asegurarnos que el sustrato de la Crassula Ovata, esté seco entre riegos.

En invierno debemos dejar de regar, y en el resto del año, hacerlo cada medio mes o menos.

En el riego no debemos de encharcar la tierra, es fundamental.

El exceso de riego, puede ocasionar la caída de las hojas.

Al ser una planta crasa o suculenta y almacenar agua en sus hojas y tallo, no necesitará riegos muy frecuentes.

En cuanto al abonado, para que evoluciones de forma más rápida y consistente, abona con fertilizante adecuado para cactus.

Cada trimestre cambia/añade el sustrato, para mejorarlo o si le falta.

No necesita grandes abonado, es parca en ese asunto para crecer adecuadamente.

Con un ligero abonado al mes diluido, es suficiente.

Cómo es el sustrato de la Crássula Ovata

Lo ideal apara la Planta de Jade, son sustratos  que estén sueltos y sean arenosos.

También soporta bien aquellos que son de tipo más volcánico e incluso pedregoso.

Plantada en jardinera o macetas, debe tener un buen drenaje.

Expertos en el cultivo de Planta del Dinero o Crássula Ovata, recomiendan suelo con mezcla de humus orgánico, perlita, arena o grava.

Otros han utilizado fibra de coco, corteza de pino y piedras del río.

Siempre, debe drenar con rapidez y sustrato seco entre riegos, así que tener una buena relación entre la cantidad de arena y grava.

Cómo multiplicar la Crássula Ovata.

Es muy fácil conseguir nuevas plantas, ya que la multiplicación de la Ovata, es conseguida fácilmente a través de esquejes de tallos o de hojas.

Deberás colocarlos tallos u hojas a reproducir en, una mezcla de tierra y arena que tenga buen drenaje.

Dejar en un lugar sin corrientes de aire ni sol directo, a semisombra.

Riega una vez por semana los esquejes y elige hacerlo en otoño, como mejor momento para ello.

Que plagas y enfermedades tiene la Planta de Jade.

La combinación entre el fío y la humedad, pueden llevar a la pudrición de las raíces y la muerte de la planta.

Si hace frío, proteger la Planta de Jade en el interior y mantener una temperatura cálida.

La plaga más perjudicial para la Crassula Ovata, es como siempre en las crasas o suculentas, la cochinilla, ya que estas atacan bastante a esta planta.

Eliminarlas con rapidez, con algún insecticida para cactus.

No sufre demasiados ataques de insectos, pero en ese caso, insecticida y eliminarlos.

seguir leyendo…

Kalanchoe

El Kalanchoe, es un  género con alrededor de 125 especies de la familia de las crasuláceas.

Originarias de  las zonas tropicales de Africa, aunque algunas han sido llevadas a América y crecen de forma silvestre.

Pertenece a la Familia de las Crasuláceas, por tanto, se trata de una planta crasa y como tal hemos de tratarla.

Es de floración invernal, fácil de mantener en flor todo el invierno. Su nombre deriva del chino, aunque está presente en Africa, Arabia, India y Malasia.

El Kalanchoe es una planta muy popular y de fácil cultivo. Casi todo el año presenta flores.

Los expertos, lo consiguen controlando las horas de exposición al sol, provocando que florezcan.

Cómo es el Kalanchoe, sus flores.

Hay numerosas variedades, unas con flores blancas, amarillas, anaranjadas, rojas o rosas.

Se suelen presentar como un arbusto o planta herbácea perenne.

La de mayor tamaño es la Kalanchoe Beharensis, originaria de Madagascar, que puede alcanzar los 6 m de altura. El resto son hibridos del Kalachoe Blossfeldiana.

Lo usual es que no sobrepase el metro de altura. Las hojas del Kalanchoe son carnosas, de color verde y con recubierta cérea.

Surgen en tallos florales, en colores rosados, rojos, amarillos o blanquecinos, según la especie o la variedad.

Florece desde inicios de invierno hasta la llegada de la primavera.

Kalanchoe, cactus, suculentas

Se puede cultivar en climas cálidos en el interior y se puede dejar el año entero en el jardín, con climas benignos.

Su temperatura ideal está entre los 20º C y 27º C.

Como normas general, se adaptan al sol ya la sombra, tanto en el exterior y en el interior.

Gustan de mucha luz, al menos 4 horas de luz solar diarias, para llegar a florecer suficientemente. Temperaturas por debajo de 10º C le sienta mal.

Si ya te han florecido, tendrás que cuidarlas para que sean más duraderas.

Primero que nada, no las rocíes con agua, no es aconsejado para las flores.

En su lugar, las rociaremos con unas  pocas gotas de fertilizante natural y así no atraer a los insectos, que puedan dañarlas.

Las que se vayan secando, retíralas con la mano, pinzándolas.

Kalanchoe, cactus y suculentas

Como regar y abonar el Kalanchoe.

El asunto más delicado al cuidar una crasa o suculenta, es el riego, es decir, son plantas sensibles al agua y no soportan los encharcamientos.

Es la principal causa de la muerte de la planta, por pudrición de las raíces.

Lo más indicado es, dejar secar el sustrato entre riegos. Durante el invierno riega poco  o muy poco.

Necesario es un buen sistema de drenaje en la maceta de nuestro Kalanchoe y evitar el encharcamiento del sustrato, con el agua sobrante.

Deberemos evitar el riego con agua muy fría, ya que puede producir un shock a la planta.

Kalanchoe, cactus, suculentas

Evitar mojar las hojas al regarlas y que sol llegue a quemarlas.

El abonado del Kalanchoe, debe ser cada 15 o 20 días, en primavera, verano y otoño,  o dependiendo del clima en donde se encuentre.

Abona según lo indicado, durante la floración, con un fertilizante líquido, con componentes ácidos, diluido en el agua de riego.

Así durarán más las flores de nuestro Kalanchoe.

En invierno, fertilizar cada 30 a 60 días a lo largo del año, según el clima.

Cómo reproducir o multiplicar la planta de Kalanchoe.

Para la multiplicación del Kalanchoe, lo mejor es actuar en primavera, con una temperatura de 20 °C y a través de esquejes.

Para trasplantar de maceta, también en primavera, después de la floración.

Tener en cuenta que los hijuelos que nacen de las hojas, prenden con mucha facilidad y para ello lo mejor es ponerlas sobre turba o compost al efecto, para provocar la aparición de nuevos hijuelos en las hojas.

Habrá que esperar al segundo año, de haberlos plantado, para sacar los hijuelos. Los que se desprenden, suelen enraizar en un par de días.

Admiten ser plantados en cualquier época del año.

Sin embrago, si deseas trasplantar un espécimen ya constituido, deberás esperar y hacerlo solo en la primavera.

Los esquejes de Kalanchoe que debemos preparar, serán de unos 7 cmm a 8 cm.

Deberemos dejar reposar los esquejes, durante  al menos un par de días, para que la zona de corte quede cicatrizada.

Los plantaremos en sustrato con arena procurando que quede una mezcla suelta, y evitando que les dé el sol directamente y permanezcan a una temperatura entre 18º a 20º C.

Cuando hayan enraizado, los trasplantaremos a macetas  con compost al efecto, para cactus.

Se pueden también reproducir por semillas y lo haremos en primavera, manteniéndolos a una temperatura cálida a unos 20º C.

Qué plagas y enfermedades sufre el Kalanchoe.

El Kalanchoe, puede sufrir  enfermedades bacterianas, por ataque de hongos, Botritis, Mildiu, además de virales.

Aunque es resistente a plagas y enfermedades, el exceso de agua de riego, puede provocar la pudrición de la raíces y/o tallos.

Además, puede sufrir ataque de insectos y entre estos destacan los siguientes, ataque de orugas, que devoran las flores preferentemente y también de araña roja, que utilizan la planta y sus flores para hacer su nido allí.

En ese caso marchitan a las flores y echarán a perder la planta.

En ambos casos utilizar insecticidas al efecto y seguir las pautas de uso indicadas por el fabricante.

Kalanchoe, cactus, suculentas

Que usos medicinales tiene el Kalanchoe.

Existe mucha literatura y sesudos estudios acerca de los beneficios que el Kalanchoe tiene para curar y tratar el cáncer.

Aquí indicaremos los usos más frecuentes, sin dar veracidad científica a ninguno, pues está muy lejos de nuestro interés y conocimiento y tan solo queremos divulgarlos.

En algunas especies de Kalanchoe son comestibles sus hojas crudas o en infusión y como medicamento para combatir el cáncer, ciertos tumores, abscesos, hipertensión, cólicos renales, diarreas, etc.

No obstante, puede ser tóxica si se ingieren más de 5 gramos/día por kilogramo de peso de la persona.

También son tóxicas para perros, gatos y ganado.

Se utilizan también como emplaste o cataplasma con hojas machacadas para ungüento, antiinflamatorio, antihemorrágico, astringente y cicatrizante.

En todo caso, el Kalanchoe tiene una serie de principios activos, que al parecer, pueden servir como medicamentos para el tratamiento de ciertos dolencias.

Esto debe ser aceptado por la comunidad médica y registrado por los servicios de Sanidad de las Naciones.

seguir leyendo…