Haworthia cooperi

Haworthia cooperi

Las Haworthias cooperi, son un grupo muy diverso de suculentas de hojas que forman rosetas.

Son originarias de Sudáfrica, más concretamente de Nanibia, Mozambique, Lesotho y Swazilandia. Esta es una de las más de 100 especies de haworthias, que existen.

Haworthia cooperi.

La especie se origina en las áreas de lluvia de verano comentadas, de Suráfrica.

Son suculentas de la familia de las Xanthorrhoeaceae, perenne que forman rosetas sin tallo, desde las pequeñas, de 5 cm a 7 cm, hasta las más grandes de unos 12 cm de diámetro.

Cómo son las Haworthias cooperi.

La Haworthia cooperi, es una planta de crecimiento lento y poco suculenta.

Su tallo es  corto y produce muchas hojas que son lo suficientemente largas para alcanzar la superficie del suelo. Tiene las puntas traslúcidas, que  permiten que la luz entre a través de la planta.

Sus hojas, generalmente unas 30 o 40 en forma de roseta, son gruesas, turgentes, como rechonchas y que terminan de manera aguda y suelen ser de color verdeazulado o incluso de color naranja, cuando sufre exceso de luz solar.

Según la especie de que se trate, las hojas de estas suculentas pueden estar revestidas de unas bolitas o verrugas pequeñas de color blanco.

Haworthia cooperi.

Las puntas de las hojas tienen un patrón atractivo, con zonas de transición marcadas, con largas agujas alternas con zonas translúcidas y pigmentadas.

Estas Haworthias con puntas de hojas traslúcidas, crecen parcialmente enterradas en el hábitat, con solo las puntas de las hojas expuestas a la luz del día.

Es una planta muy bella, atractiva y muy decorativa. Mejor, si la acompañamos con un sobre tiesto de porcelana, a juego con la decoración del hogar o el color nuestra cooperi.

Cómo son las flores de la Haworthia Cooperi.

Forma densos racimos cuando florecen, siendo las flores simples y de color blanco. Nacen de la inflorescencia.

Florece de primavera a verano, tiene un pedúnculo de inflorescencias simples, unos 30 cm de largo.

Las flores son tubulares, de unos 10 milímetros de largo y de unos 8 milímetros de ancho. Los pétalos y sépalos están unidas durante la mayor parte de la longitud del tubo floral.

Haworthia cooperi.

Los pétalos y sépalos fuertemente reflejos, son de color blanco verdoso-azulado, con franjas medias de verde a marrón verdoso. Si bien nadie cultiva estas plantas por sus flores.

Las flores de las Haworthias, aún en sus distintas especies, son muy similares. Sin embargo, las hojas suelen ser muy diferentes, teniendo cada una un aspecto característico, propio de su especie.

Iluminación y temperatura idónea para su desarrollo

Las Haworthias cooperi, son plantas duras y no requieren de muchos cuidados, por lo que es sencilla de cultivar y mantener.

Debe estar en zonas bien iluminadas, luz intensa, luz natural pero sin que le de el sol directamente. Le van bien zonas de buena aireación, no corrientes de aire, evitando que sean con bajas temperaturas.

Observaremos por el color de las hojas, si padece la planta y a qué es debido. Si las hojas de la Haworthia cooperi presentan un color pálido o amarillento, denota exceso de exposición al sol.

No suelen soportar bien temperaturas inferiores a 5ºC, en invierno. Procurar que no bajen de 10ºC en invierno.

Para el buen desarrollo y crecimiento de la planta, lo ideal sería que estuviese siempre con temperatura cálida.

Cómo regar la Haworthia cooperii

Se debe regar abundantemente y de forma frecuente, en los meses de primavera y verano. Siempre hay que evitar que se produzcan los temidos encharcamientos, por lo que solo regar cuándo el sustrato esté seco.

Los riegos se reducirán en otoño, hasta el invierno. En esta época, casi eliminar el riego como tal y tan solo mantener húmedo el sustrato.

Procurar que no se acumule agua de riego, en las rosetas de la planta.

Cómo abonar, trasplantar y podar esta planta correctamente

Para tener sana y bien alimentada la planta, se debe abonar en primavera y verano, una vez al mes o cada 20 días y utilizar un fertilizante líquido, propio de suculentas, añadido al agua del riego.

En otoño e invierno, no abonar.

Haworthia cooperi.

Para el trasplate de la Haworthia cooperi, asegúrese de que el contenedor tenga el drenaje adecuado.

Buena idea es, añadir una capa de grava al fondo, para reducir la acción de absorción del suelo.

No requiere poda. Tan solo, eliminar las hojas que se sequen.

La reproducción de la Haworthia

La multiplicación o reproducción de las Haworthias cooperi, se consigue fácilmente con semillas o bien con brotes de la planta, por división.

Plagas que pueden afectar a nuestra Cooperi

Las Howorthias cooperi, suelen estar libres de plagas.

La principal plaga que ataca  a la cooperi, es la cochinilla algodonosa. Combatir esta plaga con insecticidas comerciales adecuados.

No obstante, en climas tropicales, su principal enemigo es la bacteria Erwinia carotobora, bacteria que se introduce en la planta por el sistema radicular y que si se le deja actuar, mata a la planta en unas semanas.

Si se detecta la infección de la bacteria, desenterrar las raíces de la planta completamente, limpiar o eliminar las partes mas infectadas.

Se debe aplicar sobre las heridas de la bacteria, un cuchillo o navaja al rojo vivo, para cauterizar las heridas de las raíces.

Además, introducir las raíces de la planta, durante unos minutos, en una solución de cloro, de forma que aseguremos la desinfección de las mismas.

2 opiniones en “Haworthia cooperi”

  1. Mi Hawortia tiene las hojas más basales blanditas y desinfladas se revientan y se secan encontré algo blanco sobre el sustrato pero no es cochinilla.Qué podrá ser???
    De forma preventiva le pongo un repelente de plagas específico de suculentas.Gracias!!!

    1. Hola, María;
      El problema en esta planta, suele venir por el riego, el sustrato y el ambiente.
      El sustrato con aspecto blanquecino, puede ser algún hongo. Si fuera así, reduce riegos, no mojes las hojas sino que riega sobre el sustrato, buena iluminación y temperatura suave. No abuses de insecticidas o fungicidas.
      Dale el tiempo necesario de luz, mejor mucha iluminación indirecta, que sol directo.
      Puedes ponerle una capa de gravilla, que reducirá la sequedad y la extensión de los hongos por el sustrato.
      No riegues hasta que el sustrato esté bien seco.
      Espero que se recupere.
      Gracias por visitar nuestra web.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *