Mammillaria bocasana

Mammillaria bocasana.

El cactus Mammillaria bocasana, es uno de los cactus más conocidos y cultivados por su facilidad de cultivo y su bello aspecto.

Su habitat es el centro y norte de Méjico, fundamentalmente en los estados de San Luis de Potosí, Zacatecas y Querétaro.

Por ello su aclimatación se da en altura, entre los 1.600 y 2.300 metros sobre el nivel del mar, sobre zonas de montaña de roca caliza.

Mammillaria bocasana
Flor rosada de Mammillaria bocasana

Su habitat es de roca volcánica y zonas altas áridas y semidesérticas y crece medio escondida bajo arbustos, con sustratos de roca caliza y pobres en materia orgánica.

Como es la Mammillaria bocasana.

La Mammillaria bocasana, es un cactus aglomerado, que a menudo forma grandes montículos. Tiene una apariencia de bola de algodón, ya que la pequeña planta redonda, está cubierta de sedosos pelos blancos.

Es bastante variable con muchas variedades y formas diferentes disponibles en el cultivo. Muchos aficionados  los cactus, han tenido esta planta como una de sus primeras adquisiciones y pocas pueden sentirse decepcionadas por su cultivo fácil y su hábito de floración libre.

La forma de su tallo es esférico quizá algo cilindrico, de color azulado o verde claro. Su tamaño es de entre los 12 cm de altura y los 8 cm de diámetro.

No desprende ningún tipo de látex y  sus espinas estan formadas por pelos blanquecinos suaves y sedosos. Pueden tener entre 30 a 50 espinas radiales blancas y suelen medir hasta unos 20 mm de longitud.

Mammillaria bocasana
Flor y espinas ganchudas de Mammillaria bocasana

Las espinas centrales, tiene de 1 a 7 y miden unos 8/10 mm de largo.

Genera unas espinas ganchudas, que incluso son utilizadas en su origen como anzuelos de pesca, debido a su dureza y filo.

La flor de la Mammillaria bocasana es en forma de embudo, de color blanquecino cremoso, amarillento cremoso o incluso rosáceo. Mide de 12 a 22 mm de largo, por 15 mm de diámetro.

Los capullos de la flor, son de color rosado y saca la flor en primavera y verano.

La flor da su fruto, que es cilíndrico, rosado a rojizo de unos 2.5 cm de largo y en verano. Genera unas semillas de color también rojizo.

Como cultivar la Mammillaria bocasana.

Es una muy buena especie para inicarse en las colecciones de cactus. Es una especie de crecimiento rápido que puede llenar una maceta de 25 cm en unos años de cultivo, con buenas condiciones ambientales.

Las condiciones que mejor se adaptan a la bocasana son:

Sustrato.

Le van muy bien los sustratos o suelos con poca materia orgánica (turba o humus) y en caso de sustratos comerciales, los estándar para cactus.

Se puede añadir al sustrato comercial, hasta un 15% de arena gruesa. Se debe facilitar siempre, el perfecto drenaje del agua de riego.

Mammillaria bocasana
Flor amarillenta de Mammillaria bocasana

Riego.

La Mammillaria bocasana, se debe regar cada quincena, es muy resistente a la sequía y mejor poca que mucha agua. Precaución en el riego.

Como siempre, evitar los encharcamientos. Evitar mojar el cuerpo o tallo del cactus y no mojar las hojas en la floración, o se marchitarán rápidamente.

En la época invernal, regar muy poco en cantidad y una vez al mes, en función de la humedad ambiente. Mejor con buena ventilación.

Un problema que se puede presentar si regamos más de la cuenta en invierno, es que tiende a incharse y a descontrolarse en su crecimiento lógico en primavera/verano, al tener demasiada agua y sombra.

Abonado.

Durante la temporada de crecimiento de la planta, enriquezca el suelo con un fertilizante rico en potasio y fósforo, pero pobre en nitrógeno, ya que este elemento químico no ayuda al desarrollo de plantas suculentas, lo que las hace demasiado suaves y llenas de agua.

Temperaturas.

Este cactus resiste bien las heladas, si se mantiene seco. Soporta bien hasta los -5ºC . Mejor que tenga buena temperatura media todo el año, ya que le facilitará el crecimiento.

En cuánto a la exposición, le gusta el sol brillante exterior, luz solar filtrada o semisombra y algo de sol directo. Si se deja siempre a sol directo, puede presentar quemaduras solares.

Una buena exposición como la antedicha, favorece la floración, la producción de lana y de espinas gruesas.

Trasplante.

Se debe trasplantar cada dos o tres años o si ha llenado la maceta. La maceta debe tener un buen drenaje. Es una muy buena planta para el cultivo en maceta.

Plagas y enfermedades.

La Mammillaria bocasana, puede ser atractiva para una amplia variedad de insectos.

Las plantas en buenas condiciones, deben estar casi libres de plagas. Si además se cultivan en una mezcla de sustratos minerales, con buena exposición y ventilación, mejor que mejor.

No obstante, hay varias plagas a tener en cuenta;

Araña roja: son plantas sensibles a la araña roja

Cochinilla algodonosa: generalmente se ocultan en las formaciones lanudas de la planta, pero las peores son las que se desarrollan bajo la tierra, en el sistema radical, ya que no son visibles hasta que sus efectos la hacen patente.

Podredumbre de las raíces: este es un problema o enfermedad controlable por el riego y el buen drenaje de la maceta.

Mammillaria bocasana
Planta con Hijuelos – Mammillaria bocasana

Propagación o multiplicación.

Lo mejor será la siembra directa después de la última helada o (generalmente) o división.

Las semillas germinan en 7-14 días a 21-27 ° C en primavera, retire la cubierta del semillero gradualmente a medida que se desarrollan las plantas y manténgalas ventiladas.

Evite el sol directo a los nuevos brotes. Las plántulas no deben ser movidas hasta que estén bien enraizadas, después de lo cual se pueden plantar por separado en macetas pequeñas.

Esquejes.

Para el esquejado, espere hasta que los brotes o vástagos basales, que aparecen en la base sean de 1/3 del tamaño del padre y luego ya se separan y plantan.

Los recortes o brotes, se enraizarán en una temperatura mínima de 20 ° C.

Los recortes de brotes o hijuelos saludables se pueden recoger en la primavera y el verano. Corte el tallo con un cuchillo afilado y estéril, deje el corte en un lugar cálido y seco durante una semana o semanas, según el grosor del corte, hasta que se forme un callo sobre la herida.

Una vez que se forma el callo, el corte se puede insertar en un recipiente lleno de una mezcla de sustrato para cactus, firme y rematado con una capa superficial de arena de grano grueso.

Deben ser colocados en la arena gruesa solamente. Esto evita que el extremo del corte se moje demasiado y permite que las raíces penetren en el rico compost que se encuentra debajo.

Los esquejes deben enraizar en 2 a 6 semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *