Aloe arborescens

El Aloe arborescens, es otro de los aloes más conocidos y que también nos aporta cantidad de usos medicinales. Se asemeja a un cactus y produce flores de color rojo carmesí, en invierno.

Se le llama popularmente como, Planta pulpo, Aloe arborescente o Aloe candelabro.

Introducido en el cultivo alrededor del año 1700, el Aloe arborescens es posiblemente el aloe más cultivado en el mundo y está próximo o incluso superior, tan  solo al Aloe vera, en sus cualidades curativas y medicinales.

Origen y hábitat.

Aloe arborescens

El Aloe arborescens, es una especie de extensa distribución natural en el sur de África, tanto de este a oeste como de norte a sur, llegando hasta a Ciudad del Cabo.

El Aloe arborescens, crece en matorrales densos en una variedad de hábitats, desde el nivel del mar en bosques costeros, hasta montañas altas a unos 2.800 metros.

Crece principalmente en pastizales montanos entre rocas y en bosques abiertos de hoja perenne. Por lo general, se da en zonas de suelo rico, en afloramientos rocosos montañosos, en áreas donde reciben mucha lluvia durante todo el año.

En la zona de la Península del Cabo, se encuentran en lugares rocosos, y con una alta precipitación en invierno.

Como con todos los aloes, las flores producen néctar y son atractivas para muchos tipos de aves, en particular las pequeñas y coloridas aves solares, que revolotean de flor en flor en busca de néctar, favoreciendo la polinización.

Las flores también atraen a las abejas. Es el Aloe más extendido en Sudáfrica. Se han conocido muchos híbridos naturales con otras especies.

No obstante su origen, es una planta muy conocida en el área mediterránea, donde crece y se reproduce fácilmente y sin grandes cuidados. Es ampliamente utilizada en jardines.

Como es el Aloe arborescens.

El Aloe arborescens, es una planta  arbustiva suculenta, grande y de crecimiento denso, de 2 a 3 metros de altura, con una extensión equitativa y con tallos ramificados.

Aloe arborescens

Disponen de muchas rosetas anchas de hojas afiladas y estrechas, recurvadas, de bordes blandos.

Es de color verde, de amarillo verdoso y a veces de azul verdoso, según la ubicación y la cantidad de luz solar recibida.

Flores e inflorescencia.

Las flores del Aloe pulpo, son de color rojo coral y cuelgan firmemente de las espigas de las flores no ramificadas, inflorescencias que se elevan unos 60 cm por encima del follaje.

Surgen a finales del otoño y principios del invierno. Para la gran estatura de esta planta, en realidad es un un arbusto grande, rara vez un árbol con un solo tronco.

Las flores son de tonos escarlata en todas partes (entre bermellón y carmín), pero también hay formas amarillas puras y una forma bicolor inusual de naranja profundo, casi rojo y amarillo.

La inflorescencia, de hasta unos 80 cm de largo y saca entre 1 y 4 por cada roseta. Forma densos racimos cónicos o cilindricos de 20 a 40 cm de largo y de 10 a 12 cm de diámetro, muy florecidos.

Aloe arborescens
Plantación de Aloe arborescens.

Tallo, hojas y frutos.

El tronco o tallo, de hasta 30 cm de diámetro, ramificado en la base o cerca de la base y muy ramificado en la parte superior.

Las ramas son delgadas, de hasta 2 a 3 m de largo.

La hojas son muchas por rosetón, en el ápice de cada rama, de forma triangular, ligeramente cóncava, extendiéndose hacia arriba, la lámina de unos 25 a 60 cm de largo, 2 a 7 cm de ancho en la base y de 6 a 8 mm de espesor.

El centro de las hojas, de color verde opaco, gris verdoso o azul verdoso a menudo muy glauco (verde claro), no manchado ni rayado, teñido de rojo en condiciones secas.

Tiene dientes marginales, firmes apuntando hacia adelante, de tono amarillento de 3 a 5 mm de largo, generalmente curvados hacia el ápice, firmes y separados unos 5 a 20 mm.

Los frutos, que dan muchas semillas, son de unos 20 mm de largo, por unos 7 mm de diámetro. Son ovoides y de color gris pálido aunque se vuelven de color marrón amarillento.

Las semillas son de unos 1,7 por 3,5 mm, de color negro, con alas estrechas y blanquecinas.

Aloe arborescens

Como cultivar el Aloe arborescens.

El arborescens es un aloe de fácil cultivo, gratificante y que no da problemas.

Se cultiva principalmente como planta ornamental, pero también es una excelente e impenetrable planta de cobertura.

Crece mucho mejor al aire libre en primavera y verano. Tiene una tasa de crecimiento, que le hace crecer rápidamente, tolera bien la sequía y el abandono, una vez que esta firmemente asentada en el medio ambiente.

Sustrato y ambiente.

Para desarrollarse correctamente, necesita un terreno arenoso que tenga buen drenaje. Evitar siempre los encharcamientos, debidos a exceso de riego.

Mejor si lo plantamos en suelos ligeros, fértiles, bien drenados, moderados, con un pH ligeramente ácido (pH de 5 a 6).

Un sustrato que no contenga material orgánico, siendo principalmente arenoso y mineral. Esto contribuirá al drenaje  y la no retención de agua.

Necesita estar con una exposición en semi sombra de luz, aunque crece bien a pleno sol, en zonas de costa, pero se enrojecerá con más exposición a la luz. Si no recibe mucho sol, se tornará de color marrón, lo cual nos hará ver, que necesita más luminosidad o sol directo.

Puede tolerar las heladas moderadas, pero por poco tiempo. Sensible a las heladas severas.

Riego y abonado.

No necesita mucho riego, mejor sequía que abundancia de agua. Un riego semanal en verano y prácticamente nulo en invierno.

Aloe arborescens

Durante el invierno dejaremos de regarla. Vive mejor con temperaturas por encima de los 10ºC.

No necesita casi abono, tan sólo un poco de fertilizante diluido durante la época de crecimiento, en la primavera. Utiliza un abono para cactus comercial.

Propagación del Aloe arborescens.

Se puede multiplicar, tanto por semillas, como por retoños, hijuelos o brotes, que aparecen en la base la planta.

También se pueden dividir las plantas más veteranas.

Esta especie se propaga fácilmente desde una rama o tallo cortado. Se deja secar durante aproximadamente un día, hasta que la herida se haya sellado y luego se siembra en un suelo o arena bien drenado.

No necesitan estar enraizados en ningún lugar en particular y luego trasplantarse, sino que pueden colocarse directamente en su lugar permanente en el jardín.

El Aloe candelabro, también se puede cultivar a partir de semillas, sembradas en primavera. Las semillas tardarán de tres a cuatro semanas para germinar y las plantas de semillero deben protegerse de las heladas.

Aloe arborescens

Plagas y enfermedades.

El principal mal que recae sobre los Aloes, es de la pudrición de las raíces y tallo, esto es por la presencia de hongos.

Generalmente se da por exceso de agua de riego y el consiguiente encharcamiento, pudriendo el tallo y las raíces. En ese caso aparecerá, flaccido y como arrugado.

Si en el tallo aparecen síntomas de podredumbre, quizá ya sea tarde.

Si observas que el arborescens no crece como de costumbre, quizá debas de trasplantarlo a una maceta mayor y dotarlo de un nuevo sustrato y algo de abono.

Usos medicinales del Aloe arborescens.

El uso medicinal del Aloe arborescens, se debe al gran potencial de fitonutrientes y propiedades que posee, para mantener el sistema inmunológico humano en condiciones.

Se dice por determinados  estudiosos de los aloe;

El Instituto Palatini, de Salzano, Venezia, afirma:

“El arborescens es 200% más rico en propriedades medicinales que el barbadensis o Aloe vera

por otra parte, el Dr. Aldo Facetti (consultar Google):

En cuanto a las propiedades medicinales, fruto de mis análisis, garantizo que la barbadensis, la más usada por la industria por tener más cantidad de gel, presenta un 25% del principio activo contra el cáncer, mientras que el arborescens, lo posee en un 70%.

Quizá el hecho de que sea más difícil la extracción del gel y en menor cabtidada, que en el caso del Aloe vera, le hace menos conocido. No obstante, para usos de tipo doméstico, es más utilizable.

Usos medicinales y cosméticos más conocidos:

– Se utiliza como antiinflamatorio en la piel, antibiótico, humectante, hidratante y astringente.

– Muy utilizado para tratar las quemaduras de diversos tipos, mejora lacura y cicatrización y combate el desarrollo bacteriano en las heridas. Previene las infecciones y las combate.

– Su utiliza contra el acné juvenil y contra las picaduras de insectos, heridas y eczemas de la piel.

– Para tratar la sequedad y las errugas de la piel. Es un cosmético natural de primer orden.

– Es indicado para el tratamiento del cuello cabelludo y del pelo.

– Contribuye al mantenimiento del sistema inmunológico.

– Facilita la desintoxicación del cuerpo, ayudando a eliminar desechos.

– Excelente para tratar el estreñimiento, las gastritis y las úlceras.

– Reduce y mejora las hemorroides.

– Se aplica en golpes musculares y en torceduras.

– Contribuye a mitigar los efectos de la quimioterapia, ayudando a reducir los tumores.

Se aplica como crema para dar masaje, en forma liquida como loción, como mascarilla para aplicar sobre la piel o cara, etc.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *