Melocactus pachyacanthus

Melocactus pachyacanthus.

Otro Melocactus bien distribuido, el Melocactus pachyacanthus, es originario de Río Salitre y en la región de Irecê, norte de Bahía, Brasil.

Melocactus pachyacanthus

Habitat y medio ambiente.

La distribución de la especie Melocacus pachyacanthus, es muy restringida, está limitada a dos ubicaciones y está muy fragmentada. La extensión de la presencia de este cacus es de unis 6.500 km2.

Se desarrolla en entornos de altitud, de entre los 500 a 750 metros sobre el nivel del mar.

El hábitat del Melocactus pachyacanthus, ocurre en claros pequeños en el bosque, sobre todo dominados por piedra caliza.

Tiene una distribución fragmentada, con un pequeño número de individuos entre los 10 y los 100 individuos.

Ha habido reducciones de población en el pasado, principalmente debido a las canteras.

Como es el Melocactus pachyacanthus.

El Melocactus pachyacanthus, llamados genéricamente cacus melón o gorro turco, es reconocible por el cuerpo de color verde grisáceo a verde azulado, con fuertes espinas de color rojo parduzco.

Es distintivo, pero algunos autores lo consideran solo una variedad de Melocactus azureus.

Esta planta tiene fama de ser más difícil de cultivar, que la mayoría de cactus.

Melocactus pachyacanthus

Tallo, costillas, areolas.

El tallo es globoso, con forma de globo, alargado, de unos 15 a 30 de alto y hasta 20 cm de diámetro, de color verde a gris verdoso y a menudo fuertemente glauco (de color verde claro), especialmente cuando es joven.

Dispone de entre 9 y 11 costillas, bajas y de forma triangular en sección transversal. Areolas, de entre 1,5 a 2 cm de separación.

Espinas y cefalio.

Las espinas son gruesas, de color marrón rojizo, cubiertas de gris. Dispone de espinas centrales, de entre 1 a 3 ligeramente curvadas a rectas, extendidas horizontalmente y de 28 a 48 mm de largo.

Las espinas radiales, de  8 a 9 muy robustas, rectas o ligeramente curvadas, de unos 25 a 49 mm de largo, las más largas más bajas.

El cefalio del pachyacanthus, es de hasta unos 12 cm de altura, de 7 a 10 cm de anchura y  casi sin lana, pero con densidad de cerdas de color rojo rosado opaco.

Las flores son pequeñas de unos 20 a 25 mm de largo, de 7 a 10 mm de diámetro, de color rosa a magenta, solo parcialmente expandidas
y sobre el cefalio.

El tiempo de floración, se da en la primavera y hasta finales de otoño.
Los frutos son pequeños, algo aplanados, de color blanco a rosa pálido por encima de unos 15 a 29 mm de largo y de unos 3 a 10 mm de ancho.

Las semillas, son lisas y de unos 1,5 mm de ancho.

Como cultivar el Melocactus pachyacanthus.

Estos cactus tropicales no son el tipo de cactus fácil de cultivar y no son plantas para principiantes.

Tienen una tasa de crecimiento relativamente rápido, dadas las mejores condiciones.

Para el sustrato, le gusta el suelo de mezcla de cactus estándar muy poroso y arenoso.

Par el trasplante, dado su nivel de debilidad del sistema radicular, se resiente al ser trasplantado y provoca que tarde en adaptarse al nuevo tiesto. En cualquier caso, se debe utilizar una maceta con buen drenaje.

En cuanto a la iluminación, prefieren una luz muy brillante, no tanto como los cactus de crecimiento más áridos.

Melocactus pachyacanthus
Tiende a broncearse con luz fuerte, lo que fomenta la floración y la producción del cefalio.
Melocactus descansa de octubre a abril, pero no puede soportar temperaturas frías, por lo que es indispensable mantenerlas por encima de 8-12 ° C en todo momento.
Las bajas temperaturas podrían causarle daños severos o la muerte a temperaturas, que para la gran mayoría de los cactus no les supondrían tanto daño.
Por su origen, preferirán agua de riego con mayor frecuencia en invierno que otros cactus, por ejemplo un riego una vez al mes.
Pueden llegar a resistir hasta los 4 ° C, pero en períodos cortos. Sin embargo, el calor durante todo el año aumentará el éxito del productor, de 12 °C a 20 ° C, durante la temporada de descanso

Riego  y abonado.

Los melocactus crecen de abril a octubre y no pueden soportar largos períodos de sequedad total y a su vez, el exceso de agua los pudrirá fácilmente, ya que sus débiles sistemas de raíces tienden a ser ineficientes para absorber el agua del suelo húmedo.
Sin embargo, debido a sus orígenes tropicales, necesitan una buena cantidad de agua, pero hay que dejar que el suelo se seque antes de volver a regar.
Fertilización, la alimentación o abonado puede no ser necesaria si el compost está fresco. Alimente al pachyacanthus en verano, solo si la planta no ha sido trasplantada recientemente.
No fertilizar las plantas a partir de septiembre, ya que esto puede causar un crecimiento exuberante, que puede ser fatal durante los meses más fríos y oscuros.

Plagas y enfermedades.

Esyos cactus pueden ser atractivos para una gran variedad de insectos, no obstante las plantas en buenas condiciones estarán casi libres de plagas, particularmente si se cultivan en una mezcla mineral para macetas, con buena exposición y ventilación.
Sin embargo, hay varias plagas a tener en cuenta:
Arañas rojas: proliferan si existe humedad por rocío todos los días
Cochinillas algodonosas: de vez en cuando, se desarrollan aéreamente en el nuevo crecimiento, entre la lana con resultados desfigurantes, pero los peores casos se darán y  se desarrollan bajo tierra en las raíces y son invisibles, salvo por sus efectos.
Moscas Sciara: las moscas Sciara son uno de los principales problemas para las plántulas. Es una buena práctica cubrir las plántulas con una capa de arena, lo que desalentará fuertemente a las moscas.
Pulgón: rara vez son un problema.
Es aconsejable tratar las plantas con un insecticida sistémico ,dos veces al año en primavera y otoño, como medida de precaución.
Pudrición: la podredumbre de raíces, es solo un problema menor con los cactus si las plantas se riegan y estas disponen de la aireación correcta.

Propagación.

La propagación es exclusivamente por semillas.
Sembraremos en un semillero entre febrero/marzo en un suelo ligero, arenoso y poroso.
Cubra la bandeja de germinación con vidrio o lámina de film, para evitar que las semillas se sequen.
La germinación es más exitosa a una temperatura de 18 a 22 ° C.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *