Euphorbia Láctea

Euphorbia Láctea, crasas, suculentas

Origen de la Euphorbia Láctea.

La Euphorbia Láctea es originaria de las regiones tropicales de Asia, y  cálidas de este continente, principalmente en India y Sri Lanka y también se da en Florida y otras zonas tropicales del mundo.

Ha sido introducida en todo el mundo por su valor ornamental y fácil cultivo, creando densos arbustos en libertad.

Es conocida también como, Árbol de huesos de dragón, cactus candelabro, planta candelabro o Cardón.

Hay variedades espectaculares, como la Euphorbia Láctea cristata.

Características de la Euphorbia Láctea

Pertenece a la familia de las Euphorbiaceae.

Se trata de una planta brillante, muy ramificada, de 3 lados, suculenta y marcadamente anillada con marcado marmóreo ornamental muy blanquecino y verde.

Todas las partes de la Euphorbia Láctea se consideran venenosas, sobre todo la savia lechosa.

Es un arbusto alto, de color verde oscuro, muy ramificado y espinoso, con una silueta distintiva que crece hasta más de 3-6 m de altura (o más), pero rara vez lo hace en cultivo.

Tallos, erguidos, aproximadamente 5 cm de diámetro, constreñidos en segmentos verdes oblongos.

Centro de los segmentos visiblemente pálido a menudo con color ornamental blanco y verde lima marmóreo marcado.

Costillas: 3 (o 4) ligeramente aladas, sinuosas

Hojas, tiene sólo el menor indicio de hojas en las puntas de crecimiento en verano.

Las hojas son rudimentarias, circulares, rojizas, de hasta 3 mm de diámetro, caducifolias,

Espinas: diminutas pero afiladas, apareadas, muy divergentes a lo largo de los márgenes y suelen ser de 2 a 6 mm de largo.

Cómo cuidar una Euphorbia Láctea

Esta planta no es resistente a temperaturas inferiores a 5ºC y la mayoría pueden crecer en macetas (excelente planta en maceta) o la planta en lugares muy protegidos.

La Euphorbia Láctea, es de clima tropical, es uno de las pocas Euphorbias columnares que crecen excepcionalmente bien en climas muy húmedos.

Se puede mantener a pleno sol o en semi sombra, pero por sus forma abigarrada, es mejor estar protegida del sol fuerte en las horas más calurosas del día.

Es sustrato adecuado para esta planta es una mezcla formada por partes iguales de arcilla y arena.

Euphorbia Láctea, crasas, suculentas
Euphorbia Láctea

Las Euphorbias suculentas en invernaderos, aparentemente rara vez, son afectadas por enfermedades causadas por hongos.

Esta es una planta de crecimiento lento, aunque las formas de cresta, tienen un crecimiento particularmente lento.

Responde bien a la calidez, con su período de crecimiento activo en los últimos meses de primavera y verano.

Cómo abonar una Euphorbia Láctea

Para su fertilización, se puede utilizar fertilizante líquido diluido en el agua de riego cada 15 días o utilizando abono orgánico, la cantidad depende del formato.

Estas operaciones debe realizarse en los meses de crecimiento de la Euphorbia Láctea (primavera y verano) y en una dosis menos fuerte en otoño.

Cómo regar una Euphorbia Láctea

Para el riego, debe estar seco el sustrato y se debe regar unas tres veces  a la semana, durante el crecimiento activo, en verano.

En Invierno es mejor no regarlas prácticamente nada, esto es,  deben suspenderse o restringirse a una sola vez durante el invierno.

El fracaso más común en el crecimiento de la Euphorbia Láctea es el riego, especialmente durante los meses de invierno.

Le gusta el suelo poroso con un drenaje adecuado.

Cómo reproducir la Euphorbia Láctea

Se propaga por esquejes o estacas, mientras que las formas jaspeadas y con cresta son difíciles de cultivar en sus propias raíces, y generalmente se injertan por conveniencia en Euphorbia Canariensis o Euphorbia Resinífera.

Se recomienda tomar esquejes Euphorbia en primavera / verano, cuando la planta está creciendo, para que tengan una mejor oportunidad de éxito.

La clave es el calor y una buena circulación de aire.

Estos cortes deben ser sumergidos en Hormonas en polvo, aunque no es imprescindible.

Mantenerlos ahí durante un período de 3-4 semanas, antes de sembrarlo.

A continuación, plante en maceta y no riegue abundantemente (mantenerse ligeramente húmedo) hasta que el esqueje esté bien arraigado.

Estos enraizarán muy bien, si colocamos la maceta en el exterior durante el verano.

A continuación, adjuntamos un vídeo explicativo sobre cómo esquejar la Euphorbia Láctea, todas tienen un método similar.

Está en inglés, podéis activar los subtítulos o quedaros con lo esencial que es el proceso.

Advertencia.

Al igual que con todas las otras variedades de Euphorbias, cuándo una planta se daña, emana una savia lechosa blanca y espesa.

Esta savia es concida como látex.

Este látex es venenoso y particularmente peligroso para los ojos, la piel y las membranas mucosas.

Es sumamente irritante para los tejidos de la mucosa y capaz de provocar ceguera temporal si toca los ojos.

Cuidado con los niños de casa y tener precauciones a la hora de manipular esta especie. Por tanto, preste mucha atención de no quedar afectado en los ojos o la boca.

Las plantas cultivadas deben ser manejadas con mucho cuidado.

Otras variedades de Euphorbia Láctea

otras variedades de euphorbia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *