Conophytum frutescens

Conophytum frutescens.

Otra variedad de Conophytum, es la frutescens.

Conophytum frutescens
Conophytum frutescens

Origen y habitat

Son originarias de Cabo Norte, Namaqualand, en la zona oriental, Sudáfrica.

Crece en el área del Karoo, en laderas húmedas. Es una especie localmente abundante y que no está amenazada.

Como es la Conophytum frutescens.

En ocasiones es denominada como Conophytum salmonicolor, debido a la coloración rosa anaranjado de las flores o incluso cobrizo.

Las flores anaranjadas son bastante inusuales. Una coloración similar, solo ocurre de otra manera en conophytum con flores nocturnas o en híbridos entre especies con pétalos violetas y especies con pétalos amarillos.

Es una planta suculenta perenne de crecimiento lento muy atractiva de 10 a 30  cm de alto, llamada así por su arbusto inigualable.

Tallos.

Es un género conocido por su crecimiento compacto y a veces incluso subterráneo.

La Conophtum frutescens produce tallos laxos, ramificados con entrenudos extendidos de hasta 3 cm de largo, aunque esta característica no existe en todas las variedades.

Esta planta también se puede distinguir de las formas altas de Conophytum bilobum, por su coloración de flores muy peculiar y su temporada de floración aberrante, de primavera a verano.

Conophytum frutescens

Hojas y flores.

Los cuerpos tienen hojas pares, hasta 35 mm de alto, 15 mm de ancho. Son planas, más de la mitad fusionados, en forma de garra, como una hendidura que se abre y los dos lóbulos son bastante prominentes.

Son de color verde amarillento, verde grisáceo o turquesa, glabros (o sea sin pelos ni glándulas), manchados, marcados con rayas o manchas de color púrpura en las quillas y en el borde de la fisura entre los lóbulos.

Entre las dos puntas de las hojas de cada par fusionado, son visibles los restos secos de flores de la temporada anterior.

Las flores son de color naranja a cobrizo o rosado.

La futescens, es una de las primeras en florecer. La mayoría de los conophytums tienen flores de otoño, pero la Conophytum frutescens está en plena floración en el solsticio de verano.

Como cultivar el Conophytun frutescens

El Conophytum frutescens es una planta más activa, desde fines del invierno hasta fines del verano y no se dirige a la latencia del verano.

En condiciones de crecimiento favorables, continúa durante el verano también y no necesita cuidados especiales. Es fácil de cultivar.

Exposición al sol, mantener fresco y sombreado en verano, necesita pleno sol o sombra ligera.

Es resistente a bajas, temperaturas, pero no tenerla expuesta por debajo de los -2ºC. En todo caso, asegurar una buena ventilación.

Conophytum frutescens

Sustrato, Riego y trasplante.

Para el sustrato o suelo, requiere siempre de un buen drenaje, ya que es propenso a la pudrición de la raíz.

Puede crecer al aire libre en grietas soleadas, secas y rocosas, aunque se requiere protección contra la humedad del invierno.

También se puede cultivar en zonas alpinas, en suelos pobres y bien drenados. Utilize sustrato para cactus y suculentas y añadir 1/3 de arena gruesa.

El riego, las frutescens requieren poca agua, de lo contrario, su epidermis se rompe, lo que da como resultado unas cicatrices antiestéticas.

Riegue mínimamente en invierno y solo cuando la planta comienza a marchitarse.

Riegue moderadamente en invierno, después de que las hojas del año anterior se hayan secado. Requiere buen drenaje.

Evite trasplantar la frutescens con frecuencia. Esta planta, puede permanecer en la misma maceta durante muchos años.

Apropiada para tener en macetas, rocallas o jardín de rocas.

Abonado.

Para la fertilización de la frutescens,  aliméntelo una vez durante la temporada de crecimiento, con un fertilizante específicamente formulado para suculentas de cactus, pobre en nitrógeno.

Deberá incluir todos los micronutrientes y oligoelementos, diluidos a la mitad de la concentración recomendada en la etiqueta.

Prospera en suelos pobres y necesita un suministro limitado de fertilizantes, para evitar que las plantas desarrollen un exceso de vegetación, que es fácilmente atacado por enfermedades fúngicas.

Plagas.

En cuánto a las plagas, la Conophytum frutescens, es vulnerable al ataque de cochinillas.

Reproducción.

En cuánto a la propagación, puede reproducirse tanto por esquejes como por semillas.

Tome el corte de una planta madre adulta. Cada corte debe contener una o más cabezas, junto con una fracción de raíz.

Conophytum frutescens

Se propaga fácilmente por semilla.

Las semillas, pequeñas, se pueden sembrar en macetas de arena fina y bien drenada, en cualquier momento durante los meses de primavera y verano, cuando las temperaturas son cálidas.

Cubra las semillas con una capa muy fina de arena y agua. Utilize un fungicida, si fuera necesario, para evitar la humectación.

Durante los primeros 3-4 días, cubra las macetas con una lámina de vidrio/film transparente para mantener altos los niveles de humedad.

Retire el vidrio/film y reemplácelo con un paño de sombra ligero y rocíe una o dos veces al día durante las próximas dos semanas, tras las cuales la mayoría de las semillas deberían haber germinado.

A partir de entonces, las neblinas de agua de riego, se pueden reducir a cada segundo y luego cada tercer día a medida que crecen las pequeñas plantas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *