Rhipsalis cereuscula

El cactus, Rhipsalis cereuscula es un cactus cogante de muy bello porte, muy decorativo y muy utilizado en rocallas, jardineras, balcones, etc., donde despliegan su belleza como cactus colgante o tapizando o cubriendo superficies.

Dentro del Género Rhipsalis, el Rhipsalis cereuscula, es un cactus epífito, que crece sobre otro vegetal o superficie, pero que no lo parasita. Son especies desarrolladas en ambientes tropicales o junglas y no en los típicos desiertos áridos de la mayoría de los cactus.

Se le conoce comúnmente como, Cactus de coral o Cactus de arroz.

Origen y habitat del Rhipsalis cereuscula.

Siendo de origen tropical, su procedencia se ubica en el noreste, este y centro-sur de Brasil, esto es, en Alagoas, Bahía, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Paraíba, Paraná, Pernambuco, Rio de Janeiro, Rio Grande do Sul, Santa Catarina, São Paulo , Sergipe.

Está presente en Bolivia e igualmente se puede encontrar en el norte de Argentina, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y también en Paraguay y Uruguay. Esta especie tiene una distribución muy amplia y presumiblemente abundante, siendo una especie que se ha extendido por todo el mundo.

Crece en altitudes entre 200 y 1.400 metros sobre el nivel del mar.

El Rhipsalis cereuscula, es un cactus epífito (o litofítico), que se da en los troncos de los árboles, en las rocas o bien sobre las plantas endémicas de su entorno.

Se desarrolla generalmente en tierras bajas y bosques y selvas húmedas tropicales.

Cómo es el Rhipsalis cereuscula.

Como hemos indicado, es una planta epífita suculenta arbustiva a tupida, de hasta 60 cm de largo, a veces denominada “cactus de arroz” o “cactus de coral”.

Es fácilmente reconocible, debido a la multitud de pequeños tallos cilíndricos que nacen en los extremos de las ramas largas y delgadas. Las plantas suelen ser muy ramificadas, en racimos, colgantes y tienen una pequeña flor de color blanco cremoso.

Cómo es el Tallo de la Rhipsalis cereuscula .

Los tallos y ramas, son de color verde pálido fresco, con crecimiento determinado. Brotes de extensión larga, delgados, generalmente alargados, a menudo erectos, cilíndricos, casi redondos en sección transversal, hasta 60 cm de largo, 3-4 mm de diámetro y coronados por un grupo apical de ramas cortas y con numerosas. Sin espinas.

Cómo son las Areolas y flores de la Rhipsalis cereuscula

Presenta de 2 a 4 cerdas cortas y caducas. Son cerdas transparentes, delicadas, de hasta 1,5 mm de largo.

Las flores, son diurnas, que se abren durante varios días. Son terminales o cerca de los extremos de los segmentos de tercer orden solamente.

No tienen ningún perfume, son colgantes, en forma de campana, de color blanco a rosado cremoso y de unos 8 a 15 mm de largo y de unos 10 a 20 mm de diámetro.

Las flores blancas a rosadas, brotan de las areolas, en la parte superior de las ramas laterales más cortas. Las flores en forma de estrella, se forman en gran cantidad y diponen de un aroma bastante fuerte.

La época de floración, es en final del invierno/primavera.

Estas plantas florecen profusamente si se cultivan a una temperatura alta y uniforme, pero significativamente menos, si la temperatura fluctúa entre 4º C y 18º C.

Ojo¡¡¡, ya que dejan caer sus cogollos fácilmente si se mueven. Una vez que se hayan formado los botones florales, no mueva la planta, ya que los cambios leves en el entorno pueden hacer que los botones se caigan, echando a perder la floración.

Cómo son los Frutos de la Rhipsalis cereuscula.

Los frutos, son pequeñas bayas, de color blanco u ocasionalmente rojos, fuera de Brasil. Son globosos a obovoides, de unos 5 a 7 mm de diámetro y pulpa fuertemente mucilaginosa (sustancia vegetal viscosa, coagulable al alcohol y también es una solución acuosa espesa de una goma, utilizada para suspender sustancias insolubles y para aumentar la viscosidad).

La semillas son pequeñas y de color negro. Para germinar con éxito las semillas, se cubrirán con una fina capa de vermiculita y se mantendrán en el semillero cerca de una fuente de calor, para que germinen en unos 7 a 15 días.

Cómo cultivar el Rhipsalis cereuscula.

El cultivo del Rhipsalis cereuscula, siendo un cactus epífito, es de los más fáciles de cultivar y tolera la negligencia y las manos poco experimentadas.

Estos cactus del bosque o jungla, tienden a tener una vida larga. Se presentan como los corales marinos, con una forma muy ramificada, que proporciona una textura de gran hermosura.

A medida que la planta aumenta de tamaño, la parte superior tiende a arquearse, una forma perfecta para colgar cestas. Estos cactus del bosque o jungla, están protegidos del frío y del calor intenso, por el propio habitat de origen.

EL cactus Rhipsalis cereuscula, prosperará en interiores o en un área protegida, desde la primavera hasta el otoño, al aire libre.

Preferiblemete deberemos tenerlo, como todas las Rhipsalis, en sombra parcial, necesita mucha iluminación, pero no sol directo. No se debe exponer al sol directo, ya que de lo contrario se quemaría.

Cómo regar y Temperatura ambiente adecuada para la Rhipsalis cereuscula

Este cactus, Rhipsalis cereuscula, tiene mayores necesiades de agua, que los típicos cactus del desierto. Requiere abundante agua de verano (más que otros cactus), pero se debe permitir que la tierra se seque ligeramente entre riegos.

Como norma general, regaremos de 3 a 4 veces por semana en verano y de 1 a 2 veces por semana durante el resto del año. Evitar aguas duras, con alto contenido de cal.

Si es posible, podemos utilizar agua de lluvia, que es además ligearmente ácida. Evitaremos mojar las hojas con el agua de riego.

Se agradece la nebulización ocasional además de riegos semanales ligeros. Las claves son, mantenerlo todo el año a temperatura ambiente estable, mantener una alta humedad y regar rociando o pulverizando agua, de vez en cuando.

Lo ideal será mantener a la planta entre los 10º Cy los 30º C, pero evitando siempre bajas temperaturas cercanas a 0º C. Sufre con las heladas, por lo que debe llevarse al interior durante el invierno, salvo quizá en los climas más suaves.

Necesita temperaturas nocturnas no inferiores a los 5º C, especialmente en invierno.

Cómo transplantar la Rhipsalis cereuscula, sustrato perfecto

El sustrato para estos cactus de origen tropical, no es un suelo de cactus normal, porque preferirán estar en un suelo compuesto en gran parte de material orgánico, como turba o musgo sphagnum.

También, un sustrato vegetal permeable con fracciones de arena. Lo ideal es el suelo de cactus disponible comercialmente, con proporciones de piedra pómez, corteza de pino y gránulos de arcilla.

El Rhipsalis cereuscula, no tolera la tierra fría.

Este tipo de suelo normalmente se usaría para orquídeas, bromelias u otras plantas epífitas. Deberemos facilitarle un excelente drenaje.

Para el trasplante, esperaremos a que pasen los fríos y cuándo las temperaturas sean suaves, (18º C) ya en primavera, trasplantaremos.

Cómo fertilizar y abonar la Rhipsalis cereuscula

Los cactus tropicales, necesitarán un mayor aporte de nutrientes que los típicos cactus del desierto. Abonaremos desde principios de primavera, hasta finales de verano y lo haremos con un fertilizante especial para cactus.

Fertilizaremos una vez al mes, en la época de crecimiento y para provocar la formación de brotes, fertilice cada 2 semanas. Después de abrir los brotes ajustar completamente el fertilizante y reducir la frecuencia.

Cómo reproducir la Rhipsalis cereuscula

La forma más rápida y eficaz de reproducción es mediante esquejes de tallo. También se puede propagar por semillas.

Prepararemos un esqueje, lo dejaremos secar una semana y luego lo plantaremos en sustrato como el arriba indicado. Regaremos y mantenremos en lugar con buena temperatura y mucha luz.

Plagas y enfermedades que afectan a la Rhipsalis cereuscula

Generalmente, el Rhipsalis cereuscula, no tiene asociados insectos o enfermedades, que la ataquen de forma insidiosa. Tan solo, citar que se pueden cebar en ellas, las babosas y caracoles, por el ambiente húmedo en que se desarrollan.

No obstante, ojo a las típicas plagas que pueden aparecer; cochinilla algodonosa y pulgón.

Como enfermedades;

  • la pudrición del tallo o raíces, por exceso de riego.
  • la deshidratación, por falta de riego y baja humedad
  • quemaduras solares, por excesiva exposición al sol directo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *