Euphorbia pillansii

Euphorbia pillansii.

La Euphorbia pillansii, es una cactácea perteneciente a la familia de la euforbiáceas. Es una planta suculenta, con forma de arbusto enano y perenne.

El nombre de Euphorbia, viene en honor del médico griego del Rey Juba II de Mauritania, Euphorbus. El apellido, pillansii, se debe al biólogo sudafricano Neville Stuart Pillans, que fue su descubridor.

Euphorbia pillansii

Origen y entorno de crecimiento de la Euphorbia pillansii

Su origen, como el de muchas Euphorbias, está en Sudáfrica, concretamente en la Provincia del Cabo Occidental.

Su hábitat natural en Sudáfrica es básicamente arenisca, zonas áridas azotadas por las escasas lluvias invernales. No así en verano, cuándo se ciernen sobre ellas tormentas con gran aparato eléctrico, aunque ocasionales.

En este hábitat, se dan temperaturas invernales extremas, de hasta los -17ºC.

Cómo son las Euphorbia pillansii.

Son cactáceas de poco porte, ya que su tamaño, suele moverse entre los 20 y los 60 cm de altura.

Esta Euphorbia, es una especie columnar de pequeño tamaño, que se ramifica desde la base para crear pequeños grupos. Es dioica o unisexual, esto es, que hay individuos machos e individuos hembras.

Euphorbia pillansii

Cómo es el tallo, las costillas, las hojas y las espinas de la Euphorbia pillansii

El tallo es grueso, carnoso, que forma matas de hasta unos 30 cm de altura. No está muy estriado y dispone de bandas horizontales. Es de color gris verdoso claro y también gris verdoso oscuro.

Tiene márgenes espinosos y ramas laterales cortas de unos 3 a 5 cm de diámetro.

Las costillas, suelen ser de 7 a 9, con tubérculos separados unos 4mm y prominentes.

Las hojas, son redimentarias, verdes y son caducas.

Las espinas son robustas y rígidas de 1 a 5 cm de largo y se disponen generalmente en la zonas superior de la planta. Son simples o bifurcadas y con de 1 a 6 espigas que se ramifican varios milímetros.

Cómo son las flores y los frutos de la Euphorbia pillansii

Presenta la Euphorbia pillansii, unas flores pequeñas de tan solo uno 5 mm. Son de color verde pálido o incluso amarillentas y nacen en los ápices de la ramas.

La temporada de floración se da desde finales del invierno hasta la primavera.

Presentan un fruto de forma globosa y cubierto de pelo grueso, recio y áspero.

Cómo cultivar la Euphorbia pillansii.

Es de fácil  cultivo y es una planta que crece bien en sustrato mineral para cactus y suculentas en macetas. Estas deben ser muy drenantes y de barro (arcilla).

No es muy exigente con el tipo de sustrato.

Euphorbia pillansii

La pillansii, necesitará de mucha iluminación para mantener su forma de crecimiento compacta, aunque los clones o hijuelos suelen variar en su tolerancia a la luz solar directa e intensa.

A veces, en función de la intensidad de la radiación solar, las plantas se pueden decolorar un poco.

Cómo regar la Euphorbia pillansii.

Está acostumbrada por su hábitat de origen, tanto a las lluvias tanto en invierno como a las de verano. Por ello se puede regar moderadamente todo el año.

Tan solo, evitaremos el riego en los dos o tres meses más fríos del año, ya que se podrían producir pudriciones fácilmente, sobre todo en función de la humedad ambiente.

Durante los meses fríos, mejor si está totalmente seca si las temperaturas son inferiores a 5º C, aunque pudiera soportar las heladas ligeras.

El riego en el verano, será normal, pudiendo fertilizar ligéramente. Se pueden cultivar al exterior, si las temperaturas no son muy bajas y libres de heladas o en todo caso de heladas muy ligeras.

Cómo reproducir la Euphorbia pillansii.

La Euphorbia pillansii, se reproduce bien a partir de esquejes.

Como la planta ramifica con facilidad, si se coge un esqueje, deberemos dejarlo secar una semana al menos, hasta que la herida sane, ya que de lo contrario se pudriría fácilmente antes de enraizar.

Como medida práctica, lavar el esqueje con agua de forma que quitemos todo el látex y luego dejar secar la herida.

Euphorbia pillansii

Advertencia:

Tanto en esta planta como en el resto de Euphorbias, hay que tener especial cuidado con con el látex que exuda, al recoger un esqueje.

Este látex es venenoso y puede irritar la piel y sobre todo las zonas húmedas en ojos y boca. Puede producir iritaciones y ceguera temporal.

Dada la condición venenosa de su látex/savia, este árbol no suele verse afectado por plagas.

Manejarlas con cuidado y llevar guantes de de goma.

“Los miembros del género Euphorbiaceas, contienen una savia acre y lechosa, el látex, que contiene entre sus componentes ésteres di o tri terpenos, que pueden variar en su composición según la especie.

Esta combinación de ésteres determina cuan cáustico e irritante es este látex para la piel y en contacto con las mucosas, ojos, nariz y boca, puede producir inflamaciones bastante dolorosas.”

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *