Euphorbia Láctea cristata

Euphorbia Láctea cristata.

La Euphorbia Láctea cristata, es la variedad crestada  de la Euphorbia Láctea, muy espectacular, es una planta decorativa, parece un  cactus o bien llamadas cactiformes, cuya cresta ondulada es particularmente notable.

Tiene el aspecto del Cactus Cerebro, pero es una Euphorbia.

Euphorbia Láctea cristata
Euphorbia Láctea cristata – injertada

También se le conoce bajo los nombres más populares como, Planta crestada, Planta candelabro crestada, Euphorbia cristata o Euphorbia crestada.

Es una especie, cactiforme, oriunda de las áreas tropicales de Asia, más concretamente, de India y Sri Lanka.

Como es la Euphorbia Láctea cristata.

El término Cristata, en botánica representa un crecimiento ondulado que ocurre no solo en cactus y suculentas, sino que es causado por una mutación.

La Euphorbia Láctea cristata, tiene una forma de cresta con ramas en forma de abanico intrincadamente ondulantes, que forman una cresta de serpiente o un grupo lleno de gente.

La forma de cresta más común, es verde oscuro marcada de forma atractiva con patrones en zigzag gris plateado.

Actualmente esta planta está disponible en un gran número de cultivares variados y pintorescos que varían en color de blanco a amarillo, rosa, violeta y verde.

También existen las especies estándar, sin cresta, con tallos aplanados de tres lados, que parecen un candelabro que llega a alcanzar sin problemas, una altura de hasta 5 metros.

Euphorbia Láctea cristata
Euphorbia Láctea cristata – injertada

No tienen hojas, pero presentan espinas negras en partes de sus ondulantes costillas. No suelen florecer.

Este planta suculenta e inusual, es muy fácil de cultivar.

La forma cristata de esta Euphorbia Láctea, sola no es viable, porque es muy sensible. Por lo tanto, debe injertarse en una base sólida.

Esta Euphorbia está injertada ya que ella por si misma, no es capaz de realizar la función clorofílica y necesita de un pie que sí lo haga, para poder sobrevivir.

Como cultivar la Euphorbia Láctea cristata.

Las Euphorbias son muy fáciles de cuidar. Requieren un poco de mimos para establecerse, pero una vez lo están, son autosuficientes.

Son de crecimiento muy lento y fácil cultivo. Suelen utilizarse en macetas, como plantas de interior o en terrazas. Si el clima lo permite, son aptas para rocallas y jardines de cactus y suculentas, al exterior.

Debe cultivarse al sol y temperatura cálidas. Tolera el pleno sol del verano, pero entonces puede estar en semisombra.

Euphorbia láctea cristata
Euphorbia láctea cristata – injertadas

Riego.

Es importante el control del riego en las Euphorbias, de hecho, mueren más por el exceso de cuidado y riego, que por negligencia.

Necesitan un suelo con buen drenaje y mucha luz solar. Resisten muy bien la sequía.

A diferencia de la mayoría de las suculentas, las Euphorbia Láctea, no maneja bien los largos períodos de sequía. Puede necesitar riego semanal durante el verano. Cuidado, no provocar encharcamientos.

Riegue cuando el sustrato esté seco. Riegue profundamente, pero no los deje en tierra mojada, lo que puede causar la pudrición de la raíz. Para ello debe haber un buen drenaje.

Euphorbia Láctea cristata
Euphorbia Láctea cristata – injertada

Sustrato, abono y trasplante.

No son particularmente exigentes en cuanto al pH del sustrato, pH neutro o ligeramente ácido, pero no toleran el suelo encharcado.

Agregue un poco de materia orgánica o fertilizante al hoyo de plantación.  El sustrato puede ser uno cualquiera, de los que se comercilizan para cactus.

Será suficiente con un abonado mensual, con algún fertilizante mineral para cactus, en primavera y en verano.

Si puedes, haz tu propio sustrato, que deberá tener un tercio de humus, un tercio de arcilla fina y el resto de arena de grano grueso. No aplique turba, que puede ser de pH demasiado ácido.

Si los cultiva en macetas o en exterior con suelos pobres, aliméntelos mensualmente con un fertilizante de media concentración.

El trasplante de maceta se hace en primavera, pero dado su lento crecimiento, se hace cada largos períodos.

No es necesaria ninguna poda.

Reproducción.

La Euphorbia Láctea cristata, se puede cultivar a partir de semillas, pero puede ser difícil de germinar o incluso de encontrar.

Suele propagarse por esquejes, mayormente y en primavera.

La forma verde de la Euphorbia Láctea cristata, se propaga por esquejes o injertos, mientras que las formas variadas son difíciles de cultivar en sus propias raíces y generalmente se injertan por conveniencia en un pie de Euphorbia canariensis o bien de Euphorbia resinifera.

La clave es el calor y la buena circulación de aire. Estos esquejes se deben sumergir en polvo hormonal, aunque no es necesario y dejarlos por un período de 3 a 4 semanas hasta que sean insensibles.

Luego proceder a plantarlos. Esto puede ser complicado, debido a la savia que exuda.

La savia o látex, es tóxica e irritante y puede afectar, inflamando las mucosas y piel, si se ponen en contacto.

Crecimiento de la “cresta”.

El crecimiento en la cresta, variedades cristata, a diferencia de las variedades de plantas “monstruosas”, donde la variación del crecimiento normal se debe a la mutación genética, el crecimiento en la cresta puede ocurrir en las plantas normales.

Euphorbia Láctea cristata
Euphorbia Láctea cristata – varios injertos

A veces se debe a variaciones en la intensidad de la luz o al daño externo infringido sobre la planta, pero generalmente las causas son desconocidas.

Una planta crestada, puede tener algunas áreas que crecen normalmente y una planta con cresta que parece un cerebro, puede volver al crecimiento normal sin ninguna razón aparente.

Si le queda algo de la parte con cresta, debe eliminar el crecimiento normal y dejar atrás la parte con cresta, tendrá que hacerse con regularidad.

Atención al látex.

Al igual que con todas las otras Euphorbias cuando una planta se daña, exuda una savia espesa, lechosa y blanca conocida como látex.

La savia lechosa de la Euforbia, sirve como protección contra los depredadores y para el cierre de la heridas.

Este látex es venenoso e irritante y particularmente peligroso para los ojos, la piel y las membranas mucosas.

Así que presta mucha atención para que no entre en contacto con los ojos o la boca.

Si el látex llega a tocar la piel, se debe lavar inmediatamente con agua, ya que ya no es soluble en agua, cuando se seca.

En este caso, use soluciones o emulsiones grasas como leche o crema para la piel.

En caso de contacto con ojos o mucosas, se debe consultar a un médico.

Las personas sensibles pueden reaccionar incluso a los vapores del látex, por lo que también es necesario garantizar una ventilación adecuada.

Consejos para su manipulación.

Utilice guantes, para manipular la planta en procesos de trasplante y esquejado.

Use gafas protectoras, evitando así salpicaduras de látex sobre ojos y mucosas y piel. El contacto con los ojos, puede llegar a provocar !!!!ceguera¡¡¡¡

Procure buena ventilación en la zona de trabajo con la planta, para así evitar los vapores própios del látex.

La ingestión o incluoso inhalación del látex y sus vapores, puede provocar náuseas y vómitos.

Evita que la Euphorbia quede al alcance de los niños.

Euphorbia Láctea cristata
Euphorbia Láctea cristata – raíces

Plagas y enfermedades.

Pudrimiento de las raíces.

La principal enfermedad que la puede afectar, es la pudrición de las raíces por exceso de riego, encharcamiento de las raíces.

Este encharcamiento, genera hongos que pueden matar a la planta.

Si el peine o la almohadilla de la cristata,  se marchita repentinamente o se pone verde pálido, esto generalmente indica un ataque de hongos causado por el encharcamiento. Facilite un buen drenaje del agua de riego.

Cochinillas.

Si observa la presencia de la plaga de cochinillas, algodonosa o marrón, proceda al lavado con cuidado con un trapo húmedo, sobre la plaga. Observe que las raíces no estén afectadas por la plaga de la cochinilla.

Si lo estuviera, lave bien y aplique insecticida o bien pode las partes muy dañadas y cambie el sustrato y meceta, para evitar futuros brotes de la plaga.

Se pueden presentar en los pliegues de la cresta. Son insectos que chupan la savia y pueden atraer hongos.

Si no es suficiente el lavado, proceda con insecticida comercial al efecto y proceda al tratamiento de la planta.

Como injertar la Euphorbia Láctea cristata.

Un buen ejemplar injertado.

Los pasos para un correcto injertado de la planta, será los siguientes:

1.- Prepare el pie portainjerto a la altura generada y haga un corte en forma de V, con una cuchilla afilada y esterilizada, a poder ser y los lados del corte, ligeramente curvados hacia el interior.

2.- La parte superior del cactus que utilizaremos de pie, podrá servir para practicar un esqueje con él.

3.- Corte el extremo inferior de la cristata, de forma que quede e planos paralelos al corte realizado en el pie. Los vasos guía, deben quedar montados, uno sobre el otro, si no, no agarrará el injerto.

4.- Inserte el injerto sobre la base o pie. Ajuste bien los vasos guía.

5.- Selle la unión con pasta para injertos, evitando la pérdida de látex y deshidratación. Si procede, sujete bien el injerto por medios mecánicos, alfiler de cerámica, atado exterior, etc.

6.- Riegue después del injerto, pero con un buen drenaje. Colóquela en un entorno cálido y a la sombra.

7.- Tras pasar 7 a 10 días, las caras del injerto, deben estar secas y unidas. A partir de ahí, puede comportarse con ella como si fuera una planta normal, pero sin exceso de sol ni calor.

8.- A partir de los 15 a 20 días, puede quitar los elementos de unión externos.

2 opiniones en “Euphorbia Láctea cristata”

  1. Buenas noches!! Hace dos años me regalaron un “esqueje” de esta planta, el tema es q no la he visto crecer ni moverse, pero este verano ha empezado a brotar, lo curioso es q le ha salido un brote de hoja blanda y está creciendo, poco a poco, pero sin pausa. El brote es en el “tallo”. La verdad es q parecen canónigos lo q le está creciendo y por todo lo q he podido leer no hay información alguna sobre ello.
    Me podrías decir si es normal?
    Gracias de antemano!!

    1. Hola, Borja;
      Como sabes, el crecimiento de la cresta, en las plantas cristata, puede ocurrir por causas generalmente normales, como las variaciones de luminosidad o los daños que haya sufrido la planta, pero en realidad las causas son desconocidas.
      Es de crecimiento muy lento.
      Las plantas crestadas, pueden tener zonas de crecimiento normal e incluso una crestada volverse a normal, sin una razón clara.
      Por tanto, si tu planta tiene una parte crestada, elimina la parte de crecimiento normal.
      Si tan solo el crecimiento fuera aparentemente normal, quizá ese esqueje no va a evoucionar como se espera y tendrás una euphorbia láctea normal.
      Gracias por visitar nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *