Melocactus matanzanus

Melocactus matanzanus.

Traemos aquí el Melocactus matanzanus. Como buen melocactus, desarrolla en la madurez, el “gorro turco” o cefalio.

Este como otros melocactus, son fáciles de confundir con otras especies. de cactus similares. Deberemos esperar a que desarrolle el cefalio, para asegurar que estamos ante un melocactus.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con gran cefalio desarrollado

Hay otras especies similares, que nos pueden confundir por su pequeña dimensión y sus espinas cortas y recurvadas. El  Melocactus matanzanus es de forma similar al Melocactus concinnus y Melocactus braunii de Brasil.

Origen del matanzanus.

Como se puede deducir de su nombre, éste hace referencia a su origen en los estados norteños de Cuba. Concretamente de los estados de Matanzas y Las Villas.

Su hábitat de origen, está restringido a los matorrales costeros en afloramientos y asociaciones vegetales específicamente adaptadas para la vida en un medio seco. Es decir, plantas adaptadas a la escasez de agua.

Esta especie está en peligro crítico. La principal amenaza para esta especie, es la degradación del hábitat por las intensas actividades forestales.

Como es el Melocactus matanzanus.

El Melocactus matanzanus es una de las especies más pequeñas y populares que producen un “cefalio” o gorro turco en su zona superior.

En este cefalio, se desarrollará la estructura, donde se formarán los botones florales y dónde florecen cuando son muy jóvenes.

Es quizás la especie mejor y más comúnmente cultivada, por lo que la podemos encontrar fácilmente en viveros especializados.

Las plantas de este género, atraen más atención en las colecciones que las de cualquier otro género de cactus, por la espectacularidad de su “cefalio”.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con frutos

Este cactus, es una planta suculenta perenne, de tallo único con crecimiento determinado, no continúa alargándose indefinidamente, sino que está limitado por el desarrollo del “cefalio”.

El tallo es esférico o ligeramente deprimido, es decolor verde pálido y de unos 8 a 9 cm de alto y 8 a 9 cm de diámetro.  Dispone de entre 8 y 9 costillas, pudiendo llegar ocasionalmente hasta las 13 costillas.

Cuando la planta ha alcanzado cierta edad, muestra en la punta de crecimiento un” cefalio”.

El “cefalio” tiene forma de gorro. Es de forma globular tendiendo a cilíndrico, de ahí el nombre común de “Gorro de turco”.

Tiene unos 4 a 6 cm de diámetro, de unos 5 a 9 cm de altura y está recubierta por areolas muy puntiagudas, que llevan lana y cerdas de forma muy densa y de color rojo/anaranjado.

Espinas.

Tiene espinas radiales, entre 5 y 9, estan recurvadas y de hasta unos 2 cm de largo, pero generalmente de menos de 1,5 cm de largo.

Dispone de una espina central, ascendente, curvada, de aproximadamente 1,5 a 2,4 cm de largo. Es de color blanco, blanco cremoso a marrón y que va tornándose gris o blanquecina.

Flores e infloración y fruto.

Las flores son pequeñas, de color rosa a carmín, de unos 2 cm de largo, de forma similar a las flores de Mammillaria.

No emergen completamente del cefalio.

La temporada de floración es anual y a mediados del verano, surgen del cefalio en forma de anillo.

Son flores diurnas y se abren durante unas horas aproximadamente a media mañana. Comienza a florecer en 4 a 5 años.

Los frutos, son en forma de baya, de un tamaño de 1 a 2 cm de largo, de color rosa a rosa lila.

Las frutas maduras están presentes en el cefalio. Las semillas, son muy pequeñas, de aproximadamente 1 mm.

Como cultivar el matanzanus.

Estos cactus tropicales no son los cactus más fáciles de cultivar y no son precisamente, plantas para principiantes. Recordar, que son muy sensibles a la pudrición de raíces.

En estos cactus, la tasa de crecimiento, es relativamente rápido, siempre que se den las mejores condiciones ambientales.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, ejemplar joven

Sustrato.

Al Melocactus matanzanus, le gusta el sustrato que sea una mezcla para cactus estándar, pero muy poroso.

Trasplante.

En el trasplante de este cactus hay que ir con cuidado, ya que el sistema radicular es débil y generalmente se resiente al ser trasplantado.

Esto puede demorar mucho tiempo, que la planta se restablezca a la condición inicial. Hay que perseverar y cuidar con esmero.

Deberemos usar una maceta con muy buen drenaje.

Iluminación, riego y fertilizado.

En cuanto a la iluminación, el matanzanus prefiere la luz muy brillante, no tanto como los cactus de crecimiento más áridos, pero de todos modos luz con sol directo, sin excesos.

Tiende a broncearse con luz fuerte e intensa, lo que fomenta la floración y la producción de columna del “cefalio”.

El riego de los Melocactus, como no pueden soportar largos períodos de sequedad total, regar en época de crecimiento, de abril a octubre.

Recordar que demasiada agua los pudrirá, ya que sus sistema de raíces débiles, tienden a ser ineficientes para absorber el agua del suelo húmedo.

Sin embargo, nuevamente como resultado de sus orígenes tropicales, necesitan una buena cantidad de agua, pero permiten que el suelo se seque un poco antes de volver a regar. Exigen un muy buen drenaje.

De la fertilización, recordar no abonar en invierno.

Melocactus matanzanus

Temperaturas ambiente y entorno.

La resistencia o vigor del Melocactus, depende de que descanse de octubre a abril.

No puede soportar temperaturas frías, por lo que es indispensable mantenerlas por encima de 8-12 ° C en todo momento.

Estas bajas temperaturas, le provocarán daños severos o incluso la muerte, a temperaturas en que la gran mayoría de los cactuspodrían sobrevivir.

Debemos tener en cuenta que prefiere agua de riego más frecuente en invierno que otros cactus, digamos una vez al mes.

Aunque podría resistir hasta los 4 ° C por períodos cortos de tiempo, evitar las bajs temperaturas.

Por otra parte, el calor durante todo el año (temperaturas suaves), aumentarán el éxito de la planta, mínimo de 12 °C a 20 ° C, durante la temporada de descanso.

Plagas y enfermedades.

Las plagas y enfermedades que puden sufrir son varias.

En función de su estado vital, puede ser atractivo para una variedad de insectos, aunque las plantas en buenas condiciones deben estar casi libres de plagas, particularmente si se cultivan en una mezcla mineral para macetas.

Deben tener una buena exposición y ventilación. Sin embargo, hay varias plagas a tener en cuenta:

– Araña roja
– Cochinilla algodonosa: estas ocasionalmente se desarrollan de forma aérea en el nuevo crecimiento (cegalio) entre la lana con resultados desfigurantes, pero los peores tipos se desarrollan bajo tierra en las raíces y son invisibles excepto por sus efectos.
– Pulgón: rara vez son un problema.

Como enfermedades tan solo,
– Pudrición: es solo un problema menor con los cactus, si las plantas se riegan y se “airean” correctamente. Si se presenta la pudrición, los fungicidas no podrán ayudarán mucho, porque la planta se viene abajo rápidamente.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, cultivo en semillero

Multiplicación.

Para la propagación del Melocactus matanzanus, el método es exclusivamente por semillas.

Siembre en febrero/marzo en un suelo ligero, arenoso y poroso.

Cubra la bandeja de germinación con vidrio para evitar que las semillas se sequen.

La germinación es más exitosa a una temperatura de 18 a 22 ° C.

Estos cactus pueden ser autofértiles, polinizarse ellos mismos, aunque ols polinizan los colibries.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

2 opiniones en “Melocactus matanzanus”

  1. Excelente la informacion que he obtenido aqui, solo me falto algo. Mi ejemplar que lo tengo hace 8 años tiene varios frutos y ahora que hago, no se si los tengo que abrir o ponerlos a secar para despues hacer el semillero, me gustaria tener esta informacion. Gracias.

    1. Hola, Jorge;
      Como todas las planta en general, debes dejar que se maduren los frutos y se prepare para soltarlos o abrirlos y sacar las semillas. Cuándo observes que están secos, bien maduros, debes estar atento a si se abren los frutos, porque las semillas son muy pequeñas, sobre 1 mm.
      Si nos se abren, recógelos y pasado un tiempo en que ya estén bien secos, podrás abrirlos.
      Prepara el semillero y buena cosecha. Puedes ver algo detallado aquí, https://www.cactusysuculentas.org/semilleros-de-cactus/
      Gracias por visitar nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *