Género Cereus

Género Cereus.

Los cactus del Género Cereus, son cactus columnares de gran porte y desarrollo por lo que son llamados, aguacollas o gigantones.

También reciben otros nombres populares como, cereo, cirio, acacana, achacana o tunilla. Además de estos, se le llama de forma coloquial,  Cardón uruguayo, Cactus candelabro, Cactus de ordenador o Quisco.

Un nombre asociado a los Cereus, es el de Cactus del ordenador, por su cacapcidad de absorción de radiaciones.

Cereus peruvianus
Cereus peruvianus

Son originarios de Sudamérica, más concretamente de Brasil, Uruguay y Argentina. Son zonas áridas y desérticas, propias de los cactus.

Existen entre 40 o 50 espécies de Cereus y entre los más concoidos por todos están los Cereus peruvianus, Cereus jamacaru, Cereus forbesii, Cereus haageanus, Cereus lanosus, Cereus albicaulis, Cereus hidmannianus, etc.

Tipos de cactus Cereus

Cómo son los Cereus.

Los Cereus son cactus perennes, de américa central y sudamérica que desarrollan gran porte en su entorno natural y pueden crecer hasta más de 10/12 metros de altura.

Son columnares, de color verde azulado a verde claro en la madurez. Presentan en el tallo de entre 3 a 10 costillas y en la aréolas, espinas.

Algunas especies, tienen forma de candelabro, contribuyendo a la variedad de la especies.

Dan flores, con forma de embudo, blancas de unos 20 cm de diámetro, generalmente perfumadas y nocturnas (aunque en función de los polinizadores), que florecen en el verano en plantas adultas de más de cuatro años.

Si los Cereus los tenemos en macetas o maceteros, dificilmente darán flor, salvo que estén muy adaptadas y sean adultas de buen tamaño.

Los frutos que dan, son bayas  carnosas de color rojizo o amarillento, son generalmente comestibles y sus semillas son negras.

Son cactus de rápido crecimiento al aire libre y muy longevos, viven de 20 o 30 años.

Cereus jamacaru
Cereus jamacaru

Como cultivar los Cereus.

Los Cereus son aptos para tener en macetas o maceteros y tener en jardines o rocallas. Son muy decorativos por su esbeltez, color y belleza de porte en general.

Como casi todos los cactus, admite bien el pleno sol, aunque es bueno mantenerlo a semisombra. No soporta temperaturas muy frias, por debajo de los 5ºC, con el sustrato seco.

Para preparar la floración y buena salud del Cereus, debe pasar un invierno suave, sobre los 10/12 ºC mínimo.

Es conocida, quizá no bien documentada, su capacidad de absorber las radiaciones de origen electromagnético, que emiten de las pantallas de televisión y ordenador.

Riego, abono y poda

El Cereus debe regarse al menos, dos o tres veces al mes en los meses de crecimiento, primavera hasta otoño. En invierno, una vez al mes ligeramente o dejarlo seco.

Se abonará una cada 30 días con un fertilizante líquido para cactus y suculentas y hacerlo en la primavera y hasta finales de verano. En invierno, no abonar.

Estos cactus no necesitan ninguna poda, si bien se pueden recortar brotes, para darle la forma que más nos interese.

Sustrato y trasplante

El sustrato necesario para nuestra Cereus, será un suelo que drene bien el agua de riego.

Deberá ser un sustrato algo ácido, con lo cual añadiremos hasta un 15% de turba rubia. El compost será tierra vegetal, arena gruesa y turba rubia o bien utilizar un sustrato vegetal comercial adecuado.

Podemos también, usar un sustrato con doble de compost, que de arena gruesa. Procurar un buen drenaje.

Cuando tengamos que trasplantar el Cereus, que será cada dos o tres años, lo haremos a una maceta o macetero (de terracota) más grande y ancho, para garantizar la estabilidad de la planta, ya que crecerá y aumentará su peso.

Cereus hildmannianus
Cereus hildmannianus

Reproducción

Para la reproducción de los Cereus, podemos acudir a las dos formas principales para ello, por semilla y por esquejes.

Por semillas, es sencillo sembrando en la primavera en sustrato adecuado, arenoso y rico en materia orgánica.

Por esquejes, que lo realizaremos en la primavera o en verano.

Plagas

Los Cereus, son cactus que no sufren especialmente plagas ni enfermedades específicas.

Controlar el exceso de agua, para evitar pudrición de raíces.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *