Mammillaria vetula

Mammillaria vetula.

El cactus Mammillaria vetula, es un pequeño cactus muy ornamental, muy hermoso y muy decorativo. Perfecto por su tamaño para macetas, maceteros y terrarios de cactus.

Es una especie del Género Mammillaria, para tener en colección, es muy prolífica y de rápido crecimiento, lo que la hace perfecta para poder reproducirla sin problemas. Desde pequeñas, generan un montón de hijuelos.

Mammilaria vetula
Mammilaria vetula en flor

Dada esa facilidad reproductora, se han obtenido muchas variedades que presentan diferencias evidentes en el número de espinas, la densidad de la lana, la longitud de los tallos, etc.

El nombre de Mammillaria, derivado del latín, mammilla, que siginifica tubérculo, en alusión a los tubérculos que son una de las características del género.

Se dan dos subespecies que son, la Mammillaria vetula s.vetula y la Mammillaria vetula s.gracilis. Se diferencian, por que esta última no tiene la espina central, menos espinas radiales, sobre 16 máximo y sus flores son más pequeñas.

Así mismo, hay dos variedades muy repartidas y cultivadas, que son muy bellas y reconocidas que son, La Mammillaria vetula s.gracilis v. Arizona y la Mammillaria vetula s.gracilis v. Clone. Muy similares y espectaculares.

Procedencia y entorno ambiental de la Mammillaria vetula.

Su procedencia es centroamericana de donde es endémico, concretamente de los Estados mejicanos de Hidalgo, Guanajuato y Querétaro. Es normalmente abundante y se presenta en la naruraleza, formando colonias.

Su entorno está en zonas muy altas, entre los 1.600 a 3.500 m de altitud sobre el nivel del mar. Se desarrolla en áreas boscosas y grandes pinadas a gran altura.

No está en peligro de extinción, aunque está muy buscado para uso ornamental. Existen muchos cultivos de Mammillaria vetula, lo que asegura su continuidad.

Mammilaria vetula

Podemos encontar este cactus con diferentes nombres como, Cactus vetulus, Chilita vetula, Escobariopsis vetula o Neomammillaria vetula.

También se la denomina con otros nombres que son sinónimos científicos tales como, Mammillaria gracilis y también como Mammillaria magneticola.

Cómo es la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, es un cactus  globoso y de tamaño pequeño. Generalmente su tamaño oscila entre los 10/13 cm de altura y los 4 cm de diámetro, lo que lo hace objetivo claro, para terrarios de cactus.

Este pequeño cactus, se agrupa libremente formando como montículos de cactus. Genera muchos hijuelos con facilidad, a cualquier altura del tallo, fácilmente trasplantables.

Cómo es el tallo y las espinas de la Mammillaria vetula.

Lso tallos son de color verdoso brillante y con numerosas mammilas de color verde oscuro.  Presenta tubérculos  del tallo principal de hasta 8 mm, de forma cónica y algo fláccidos. No exuda látex y las axilas lanudas o incluso también desnudas.

En las mamilas, en su ápice se presentan numerosas espinas blanquecinas, que aumentan el contraste de color de la planta.

Las aréolas tienen de 1 a 2 normalmente y hasta 7 espinas centrales, que son más gruesas, rectas, robustas, con forma de aguja, de hasta 10 mm de largo y de tonalidad rojiza.

Presenta también, espinas radiales en número de 25 al inicio, para llegar a las 50. Son de color blanco, delgadas, rectas, con forma de aguja y de 3 a 10 mm de largo.

Tanto el número de espinas, su grosor, el tamaño de los tallos y la lanosidad en la base de las espinas,  varía según la variedad de que se trate.

Mammilaria vetula
Flor de Mammillaria vetula

Cómo son las flores y los frutos de la Mammillaria vetula.

Las flores de la Mammillaria vetula, son pequeñas y de color amarillo pálido o amarillo limón, de hasta 17 mm de longitud y nacen en las axilas de los tubérculos.

La temporada de floración, se produce en el otoño.

Los frutos son como una pequeña baya alargada, de color blanquecino a verdoso y presentan semillas en su interior de color negro y de muy pequeño tamaño.

Cómo cultivar la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, agradece el sol directo y la exposición incluso a altas temperaturas, para garantizar su buen crecimiento.

Si se trata de ejemplares cultivados en invernaderos, quizá deneremos tener más cuidados con las temperaturas extremas.

En ese caso, que será el normal de la mayoría, quizá el sol directo sea muy agresivo en las horas centrales del día, por lo que será conveniente resguardarlo.

OJO¡¡, si la tenemos en el interior, cuidado al exponerlo al sol directo sin aclimatación, ya que se podría quemar severamente.

En invierno, deberemos protegerlos de temperaturas inferiores a los 5ºC y evitar heladas, a ser posible (como mínimo soporta los -4º). Mantendremos el reposo invernal entorno a los 10ºC.

El ambiente ideal será mantener la planta entre los 15 y 35ºC.

Riego. Sustrato. Fertilización. Trasplante.

Regar con moderación durante los meses de verano y mantenerlo seco en invierno. Regar solo cuándo el sustrato esté bien seco y evitar el exceso de agua y los encharcamientos.

Mammilaria vetula v.Arizona Snowcap

Generalmente riegos parcos, cada 3/4 días en verano y semanalmente en primavera y otoño. En invierno, se pueden casi eliminar por completo en interior, quizá un riego de mantenimiento cada 30 días. Al exterior, si acaso, una vez al mes.

Para nuestro cactus, lo mejor será disponer de un sustrato para catus y suculentas, pero que tenga a partes iguales, arena gruesa, mantillo y tierra de jardín.  Lo mejor es un suelo mineral, con un buen drenaje.

Es una planta de crecimiento lento y una vez establecida y aclimatada, vivirá feliz en su posición y con su sustrato, durante años.

Para fertilizar nuestra Mammillaria vetula, deberemos esperar hasta el inicio de la primavera y podremos hacerlo hasta el final del otoño.

Lo ideal será hacerlo con un abono líquido para cactus y suculentas, que nos garantize un buen desarrollo de la planta y una buena etapa de floración. No obstante, no es impescindible el abonado, si la planta goza de un buen sustrato.

Aun a pesar de ser un cactus de pequeño porte, cada dos o tres años, necesitará ser trasplantado. Básicamente cambiaremos el sustrato por uno nuevo, al que añadiremos, si no lo lleva ya, un tercio de perlita.

Mammilaria vetula
Mammilaria vetula v. gracilis

Plagas y enfermedades de la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, puede ser objeto de ataques de cochinillas, caracoles, babosas y por nemátodos. Si se da una temporada mucha sequía y calor, puede ser atacada por araña roja.

Igualmente, en función del exceso de humedad o riego, las pudriciones por hongos, son su peor enemigo.

Mammilaria vetula

Reproducción. Esqueje e Injerto.

Para multiplicar la vetula el método más propicio, es el de separar los hijuelos laterales, de los muchos que va generando la planta madre.

También, por semillas obtenidas de los frutos y sembradas en la primavera en un sustrato que sea de tipo arenoso y con la humedad justa, propia de un semillero de cactus.

Este cactus se da bien para ser objeto de operaciones de injerto, de forma que se potencia su crecimiento al contar con una planta pie porta injertos o base, con mayor capacidad de crecimiento.

Un pie de injerto muy socorrido, es el cactus triangular,  Hylocereus.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *