Género Conophyutm

Género Conophytum.

El Género Conophytum es muy amplio, llegando a contar con más de 450 especies. Suculenta de la familia de las Aizoáceas.

Género Conophytum
Variedad de especies de Conophytum

Origen y hábitat.

Son originarias de del Sudáfrica y su hábitat son colinas en zonas áridas y rocosas, donde se pueden mimetizar con el suelo y hacerse invisibles a media distancia.

Los conophytums, crecen en la parte occidental de Sudáfrica y también en el suroeste de Namibia.

Este área, es una zona de clima mediterráneo, con lluvias que caen en invierno y veranos secos.

Crecen en invierno y los conos persisten en este comportamiento en el cultivo.

Como son los Conophytum.

Son plantas perennes, de pequeño tamaño ya que no suelen sobrepasar los 10 cm de altura y pueden formar esteras o formaciones de  matas compactas.

No tienen tallo, sino que surjen las hojas de la base. Son hojas carnosas, gruesas, pesadas y de forma redondeada.

Género Conophytum

Crecen de dos en dos y son de color verde o grisáceo azulado. Pueden presentar una piel de un solo color o bien pueden presentar pequeños puntos o estrías, según la especie.

Al estar expuestas al sol directo, por crecer extendidas sobre el suelo, entre guijarros, se protegen con una capa superficieal de cera o pequeños pelos, que ayudan a reflejar el sol directo.

Como cultivar los Conophytum.

Los Conophytums tienen un período de descanso de verano, durante el cual las hojas existentes se secan y protegen las hojas de la próxima temporada, en una especie de envoltura de papel.

Riego y abono.

El riego se reanuda a fines de julio y se continua hasta aproximadamente dos meses, una vez por semana, dependiendo del clima dónde viva.

En este período, las nuevas hojas se desarrollan rápidamente, dividiendo la vaina vieja y en la mayoría de las especies se producen las flores.

Cuándo el tiempo se enfría, el riego se reduce progresivamnete hasta una vez cada 20 o 30 días, hasta diciembre y enero. Dependerá del clima ambiente donde viva el conophytum.

Al inicio de la primavera, con mejores temperaturas, la frecuencia de riego va en aumento. Es durante este período, cuándo las nuevas hojas comienzan a formarse, dentro de las existentes.

El riego se detiene a principios de abril y las plantas entran en su fase de reposo.

Cuando la planta está demasiado seca y necesita agua, se producen algunas arrugas que nos permiten saber, que debemos regar de nuevo.

Género Conophytum

Mejor, no regar en absoluto durante el verano, aunque en algunas zonas cálidas, se hace un riego ligero.

Evite mojar las vainas u hojas del Conophyutm al regar, porque puede provocar una decoloración desagradable.

No toleran los Conophytum el encharcamiento.  Se debe garantizar un buen drenaje, por lo que será bueno añadir arena gruesa al sustrato.

Podemos utilizar, fertilizante liquidos bajos en nitrógeno, una vez al comienzo de la primavera, para ayudar a que se formen las nuevas hojas y también una vez en otoño si las plantas no han sido trasplantadas.

Flores y fruto.

La flores son de aspecto similar, al de las conocidas margaritas. Se forma desde el centro del par de hojas de la planta. Según la especie, las flores serán diurnas o bien nocturnas.

Los colores de las flores, pueden ser blancas, rosas, carmín, anaranjadas, moradas o amarillas, siempre según la especie.

Florecen en otoño y las hojas viejas se secan.

El fruto, presenta la particularidad de abrise cuando, estando listo para ello, le cae una gota de agua encima, de forma que dispara la apertura desplegando las semillas.

Género Conophytum
Conophytum calculus

Iluminación.

Los Conophytum, deben su belleza y su coloración a la luz. Se necesitan altos niveles de luz durante la temporada de crecimiento.

Es por ello que durante el invierno, las plantas deben colocarse en la posición más iluminada posible.

Si hubiera carencia de alta iluminación, los cuerpos de las plantas tienden a volverse muy verdes y suaves.

Hay que considerar que los primeros soles fuertes de la primavera y más en verano, pueden provocar un gran peligro de quemaduras.

Este es un problema serio para los Conophtyum. El efecto del sol a menudo no se ve, hasta que las plantas comienzan a crecer en otoño, cuando las cabezas orientadas al sur, se ven como muertas.

Temperaturas.

En cuánto a las temperaturas que favorecen el crecimiento, el rango es muy amplio y va desde los 5ºC, hasta los 25ºC.

Necesitan en cualquier caso una muy buena ventilación de aire. Pueden soportar puntualmente hasta los 0ºC y mejor con el sustrato seco o bien se congelará.

En la naturaleza, algunos de los conos o conophytum, que crecen en altitudes más altas, sufren heladas y nieve.

Trasplante y sustrato.

Las macetas más indicadas para cultivar los Canophytum son las macetas de plástico. Las macetas de barro o arcilla, se secan demasiado rápido.

La mayoría de los Conophytum, son de enraizamiento superficial.

Se cultivan mejor en macetas más planas que hondas y maximizaremos el uso del sustrato o compost.

Un sustrato normal indicado, será añadiendo a un compost para cactus estándar, un tercio de arena gruesa.

Idealmente, las plantas deben replantarse aproximadamente una vez cada dos años, pero en buenas condiciones pueden durar más tiempo.

El mejor momento para replantar, es a principios de la temporada de crecimiento, julio-agosto, pero se puede hacer en casi cualquier momento mientras las plantas están en crecimiento.

En realidad, parece haber más formación de raíces nuevas durante el invierno que en otoño.

Cuándo trasplante los Conophytum, es aconsejable retirar la mayor cantidad del viejo sustrato, eliminando restos de abono anteriores.

Género Conophytum

Reproducción.

Si las plantas que tenemos son adultas, lo mejor será esquejarlas, al perder vigor. Se pueden sacar hijuelos y plantar.

Los esquejes deben tomarse después de que las hojas se hayan desarrollado adecuadamente en el otoño, generalmente de septiembre a octubre, pero incluso he tomado esquejes con éxito en febrero.

El corte debe consistir en solo uno o dos crecimientos, con no más de un par de milímetros de tallo debajo.

Sembrar en compost adecuado y riéguelos. El enraizamiento debe llevarse a cabo dentro de uno o dos meses.

Si se quieren semillas, para la siembra y desea producir sus propias semillas, será necesario en la mayoría de los casos, tener dos clones diferentes de la especie.

Estos deben aislarse de alguna manera, para evitar cualquier polinización no deseada. El polen se transfiere entre flores en plantas separadas, usando una herramienta adecuada, pincel, algodoncillo, etc. 

En la naturaleza, la semilla germinaría en otoño con la caída de las temperaturas y la llegada de las lluvias. Por lo tanto, el otoño es el momento natural para sembrar.

La temperatura para la germinación, no debe ser demasiado alta, de 15 a 20 ºC durante el día, cayendo a 5 a 10 ºC por la noche.

Las macetas semilleros, deben mantenerse húmedas y pueden mantenerse en una atmósfera cerrada, hasta que comience la germinación en una o dos semanas, luego permita la libre circulación de aire.

Las plántulas se riegan y se mantienen creciendo durante los primeros 15 meses y para lograr esto, deben estar muy sombreadas y mantenerse lo más frescas posible desde marzo en adelante hasta el verano.

Se pueden fertilizar o abonar las plántulas con bastante frecuencia, para ayudarlas a desarrollarse lo más rápido posible.

Género Conophytum
Conophytum bilobum

Plagas y enfermedades.

El Género Conophytum está relativamente libre de problemas, pero a veces puede ser atacado por cochinilla algodonosa.

Se puede regar añadiendo un insecticida adecuado al efecto, una vez durante el otoño, como medida preventiva.

También los trips de las flores, se ven en las flores de los Conophytum, pero no parecen causar ningún daño.

Pulverizar con un insecticida de contacto durante la temporada de crecimiento proporcionará cierto control.

También los caracoles y las orugas comienzan a morder y masticar las plantas.

Como medida de higiene general y de apariencia de los Conophytum, se mejoran eliminando cuidadosamente las vainas viejas, después de que las nuevas hojas se hayan abierto.

La eliminación de flores muertas, evita que se conviertan en una fuente de hongos, botritis.

Conophytum bilobum.

Este es un conophytum común y fácil de cultivar, que prodece unas bellas flores amarillas generalmente.

El la más fácil de todos los conophytum, para conseguir un buen crecimiento, sin problemas.

Es una planta multiforme, con muchas variantes morfológicas y hasta geográficas que las hace ser como plantas o especies independientes.

Conophytum bilobum

Origen y hábitat del bilobum.

El Origen y el hábitat de la Conophytum bilobum, se encuentra en la parte occidental de Sudáfrica, áreas del Cabo Norte, cerca del río Orange y Little Namaqualand.

Su hábitat específico es el de crecer en un suelo bien drenado, con algo de agua en invierno y también algo de sol. Vive generalmnete en altitudes alrededor de los 600 a 800 metros.

Como es el Conophytum bilobum.

El Conophytum bilobum es una planta robusta caespitosa, cubierta del suelo, sin tallo o con tallos cortos con el tiempo.

Presentan cuerpos con hojas pares. Tienen un espesor de unos 3 centímetros y una altura de unos 7 centímetros.

Las puntas de las hojas, lóbulos, son libres y tienen 10 mm de largo y forma triangular y como de  quilla de barco.

Los colores de los márgenes son de color verde a rojo o púrpura intenso. La epidermis es glabrosa (sin pelos ni glándulas) a aterciopelada o bastante áspera.

Es de color verde blanquecino a glauco o verde azul profundo o rosa parduzco.

La epidermis puede estar muy manchada o completamente lisa.

Flores y floración

Las flores, no tienen ningún tipo de perfume y de un tamaño de hasta 3 cm, en el caso mayor de las de su género.

La temporada de floración, se da en el otoño, rara vez en verano y son diurnas.

Las plantas del género Conophytum, son también conocidas como “guijarros vivos” o “piedras vivas”.

Durante el período de descanso, que son los meses de verano en Europa, se forma un nuevo cuerpo dentro del viejo, tomando gradualmente todas las sustancias de éste, hasta que todo lo que queda es la piel, que seca y protege a la planta joven del calor del sol y la evaporación excesiva de agua.

Conophytum bilobum

El Conophytum, protegido por esta cubierta seca, se asemeja a una piedra y de ahí el nombre de “piedra viva”.

El período de crecimiento de la mayoría de las especies es de agosto a marzo.

La temperatura debe ser de aproximadamente 10 a 12 ° C.

El Conophytum bilobum, es más de invierno, ya que es más activo desde fines del invierno hasta finales de la primavera y se dirige hacia la latencia del verano.

Todas las formas de Conophytum bilobum son fáciles de cultivar.

Sustrato.

Como suelo, requiere un buen drenaje ya que es propenso a la pudrición de la raíz. Puede utilizarse un suelo para cactus y suculentas y añadir arena gruesa.

Puede crecer al aire libre en grietas soleadas, secas y rocosas, aunque requiere protección contra la alta humedad del invierno.

También se puede cultivar en áreas alpinas, siempre y cuándo esté en suelos pobres y bien drenados.

No es necesario trasplantar con frecuencia, ya que puede permanecer varios años en la misma maceta.

Riego y fertilización.

Requiere poca agua de riego, de lo contrario, su epidermis se rompe, lo que se  traduce en cicatrices antiestéticas.

Regar mínimamente en verano, solo cuando la planta comienza a marchitarse.

En el invierno, regar regularmente después de que las hojas del año anterior, se hayan secado. Requiere buen drenaje.

Para la fertilización o abonado del Conophytum bilobum, aliméntelo una vez durante la temporada de crecimiento, con un fertilizante específico formulado para suculentas y cactus, pobre en nitrógeno, que incluya todos los micronutrientes y oligoelementos, diluidos a la mitad de la concentración recomendada en la etiqueta.

Conophytum bilobum

Prospera en suelos pobres y necesita un suministro limitado de fertilizantes, para evitar que las plantas desarrollen un exceso de vegetación, que es fácilmente atacado por enfermedades fúngicas.

Las condiciones de cultivo son en cuánto a exposición, mantener fresco y sombreado en verano, necesita pleno sol o sombra ligera.

En cuánto a temperatura, es  resistente hasta los -2 ° C. Asegurarse siempre de tener una muy buena ventilación.

Plagas.

Puede sufrir ataques de plagas de cochinillas.

Reproducción.

Para la propagación del Conophytum, éste se puede reproducir tanto por esquejes como por semillas.

Tome el corte de una planta madre adulta. Cada corte debe contener una o más cabezas junto con una fracción de raíz.

También se propaga fácilmente por semilla. Las semillas pequeñas se pueden sembrar en macetas de arena fina y bien drenada, en cualquier momento durante los meses de primavera y verano cuando las temperaturas son cálidas.

Cubra las semillas con una capa muy fina de arena y agua desde abajo y trate con un fungicida, para evitar la presencia de hongos.

Durante los primeros 3-4 días, cubra las macetas con una lámina de vidrio/film transparente, para mantener altos los niveles de humedad.

Retire el vidrio/film y reemplácelo con un paño de sombra ligero y rocíe una o dos veces al día durante las próximas dos semanas, después de lo cual la mayoría de las semillas deberían haber germinado.

A partir de entonces, los riegos con agua pulverizada, se pueden reducir a cada dos o tres días, a medida que crecen las pequeñas plantas.

Conophytum frutescens.

Otra variedad de Conophytum, es la frutescens.

Conophytum frutescens
Conophytum frutescens

Origen y habitat

Son originarias de Cabo Norte, Namaqualand, en la zona oriental, Sudáfrica.

Crece en el área del Karoo, en laderas húmedas. Es una especie localmente abundante y que no está amenazada.

Como es la Conophytum frutescens.

En ocasiones es denominada como Conophytum salmonicolor, debido a la coloración rosa anaranjado de las flores o incluso cobrizo.

Las flores anaranjadas son bastante inusuales. Una coloración similar, solo ocurre de otra manera en conophytum con flores nocturnas o en híbridos entre especies con pétalos violetas y especies con pétalos amarillos.

Es una planta suculenta perenne de crecimiento lento muy atractiva de 10 a 30  cm de alto, llamada así por su arbusto inigualable.

Tallos.

Es un género conocido por su crecimiento compacto y a veces incluso subterráneo.

La Conophtum frutescens produce tallos laxos, ramificados con entrenudos extendidos de hasta 3 cm de largo, aunque esta característica no existe en todas las variedades.

Esta planta también se puede distinguir de las formas altas de Conophytum bilobum, por su coloración de flores muy peculiar y su temporada de floración aberrante, de primavera a verano.

Conophytum frutescens

Hojas y flores.

Los cuerpos tienen hojas pares, hasta 35 mm de alto, 15 mm de ancho. Son planas, más de la mitad fusionados, en forma de garra, como una hendidura que se abre y los dos lóbulos son bastante prominentes.

Son de color verde amarillento, verde grisáceo o turquesa, glabros (o sea sin pelos ni glándulas), manchados, marcados con rayas o manchas de color púrpura en las quillas y en el borde de la fisura entre los lóbulos.

Entre las dos puntas de las hojas de cada par fusionado, son visibles los restos secos de flores de la temporada anterior.

Las flores son de color naranja a cobrizo o rosado.

La futescens, es una de las primeras en florecer. La mayoría de los conophytums tienen flores de otoño, pero la Conophytum frutescens está en plena floración en el solsticio de verano.

Como cultivar el Conophytun frutescens

El Conophytum frutescens es una planta más activa, desde fines del invierno hasta fines del verano y no se dirige a la latencia del verano.

En condiciones de crecimiento favorables, continúa durante el verano también y no necesita cuidados especiales. Es fácil de cultivar.

Exposición al sol, mantener fresco y sombreado en verano, necesita pleno sol o sombra ligera.

Es resistente a bajas, temperaturas, pero no tenerla expuesta por debajo de los -2ºC. En todo caso, asegurar una buena ventilación.

Conophytum frutescens

Sustrato, Riego y trasplante.

Para el sustrato o suelo, requiere siempre de un buen drenaje, ya que es propenso a la pudrición de la raíz.

Puede crecer al aire libre en grietas soleadas, secas y rocosas, aunque se requiere protección contra la humedad del invierno.

También se puede cultivar en zonas alpinas, en suelos pobres y bien drenados. Utilize sustrato para cactus y suculentas y añadir 1/3 de arena gruesa.

El riego, las frutescens requieren poca agua, de lo contrario, su epidermis se rompe, lo que da como resultado unas cicatrices antiestéticas.

Riegue mínimamente en invierno y solo cuando la planta comienza a marchitarse.

Riegue moderadamente en invierno, después de que las hojas del año anterior se hayan secado. Requiere buen drenaje.

Evite trasplantar la frutescens con frecuencia. Esta planta, puede permanecer en la misma maceta durante muchos años.

Apropiada para tener en macetas, rocallas o jardín de rocas.

Abonado.

Para la fertilización de la frutescens,  aliméntelo una vez durante la temporada de crecimiento, con un fertilizante específicamente formulado para suculentas de cactus, pobre en nitrógeno.

Deberá incluir todos los micronutrientes y oligoelementos, diluidos a la mitad de la concentración recomendada en la etiqueta.

Prospera en suelos pobres y necesita un suministro limitado de fertilizantes, para evitar que las plantas desarrollen un exceso de vegetación, que es fácilmente atacado por enfermedades fúngicas.

Plagas.

En cuánto a las plagas, la Conophytum frutescens, es vulnerable al ataque de cochinillas.

Reproducción.

En cuánto a la propagación, puede reproducirse tanto por esquejes como por semillas.

Tome el corte de una planta madre adulta. Cada corte debe contener una o más cabezas, junto con una fracción de raíz.

Conophytum frutescens

Se propaga fácilmente por semilla.

Las semillas, pequeñas, se pueden sembrar en macetas de arena fina y bien drenada, en cualquier momento durante los meses de primavera y verano, cuando las temperaturas son cálidas.

Cubra las semillas con una capa muy fina de arena y agua. Utilize un fungicida, si fuera necesario, para evitar la humectación.

Durante los primeros 3-4 días, cubra las macetas con una lámina de vidrio/film transparente para mantener altos los niveles de humedad.

Retire el vidrio/film y reemplácelo con un paño de sombra ligero y rocíe una o dos veces al día durante las próximas dos semanas, tras las cuales la mayoría de las semillas deberían haber germinado.

A partir de entonces, las neblinas de agua de riego, se pueden reducir a cada segundo y luego cada tercer día a medida que crecen las pequeñas plantas.

Conophytum karamoepense

El Origen y el hábitat del Conophytum karamoepense, es la zona Oeste de Pofadder, Bushmanland, Cabo Norte, en  Sudáfrica.
Crece en áreas de roca, cuarzo desnudo, con un puñado de tierra y en las grietas.

Conophytum karamoepense

Lo podemos encontrar llamado como, Conophytum marginatum subs. haramoepense, Conophytum haramoepense

Este Conophytum, es uno de los “pseudobilobum” de flores rosadas, que se asemeja a un grupo de pequeños cristales de color verde jade, bordeados de rocas con amatista.

Los lóbulos son cortos, curvados hacia adentro y a menudo, casi se fusionan.

Como cultivar el Conophytum karamoepense.

Se trata de una planta “invernal”, ya que es más activo desde finales del invierno, hasta finales de la primavera y se dirige hacia la latencia del verano.

En condiciones de crecimiento favorables, continúa durante el verano también y no necesita cuidados especiales.

Esta planta, se debe mantener en un lugar fresco y sombreado en verano, aunque necesita pleno sol o sombra ligera.

En cuánto a las temperaturas, es resistente hasta los -2 ° C. Asegurar, en cualquier caso, una muy buena ventilación.

Conophytum karamoepense

En cuánto al trasplante, evite trasplantar con frecuencia. Esta planta puede permanecer en la misma maceta durante muchos años.

Es muy apto para tener en macetas, maceteros y en jardín de rocas o rocallas.

Sustrato.

El Conophtyum karamoepense, necesita de un buen drenaje, ya que es propenso a la pudrición de la raíz.

Puede crecer al aire libre en grietas soleadas, secas y rocosas. No obstante, requiere protección contra la humedad del invierno.

También se puede cultivar en zona de altura, zonas alpinas, pero en suelos pobres y muy bien drenados.

Conophytum karamoepense
Conophytum karamoepense en flor.

Riego.

El karamoepense, requiere poca agua, de lo contrario, su epidermis se puede romper, lo que resulta en cicatrices antiestéticas que afean la planta.

Se debe reguar mínimamente en verano, tan solo cuando la planta comienza a marchitarse.

Generalmente, en buenas condiciones, crecerá incluso en verano si se le aporta agua de riego.

Riegue regularmente en invierno, después de que las hojas del año anterior se hayan secado. Es imprescindible un buen drenaje.

Fertilización.

Para fertilizar el Conophytum karamoepense, aliméntelo una vez durante la temporada de crecimiento con un fertilizante específicamente formulado para suculentas de cactus, pobre en nitrógeno.

Este debe de incorporar todos los micronutrientes y oligoelementos, pero para regar, mejor diluidos a la mitad de la concentración recomendada en la etiqueta.

Esta planta suculenta, prospera en suelos pobres y necesita un suministro limitado de fertilizantes, para evitar que las plantas desarrollen un exceso de vegetación (efecto del nitrógeno), que es fácilmente atacado por enfermedades fúngicas.

Conophytum karamoepense

Plagas y enfermedades

En cuánto a las plagas que pueden cebarse en las Conophytum karamoepense, tan solo y principalmente, están las cochinillas.

Propagación

Se puede reproducir tanto por esquejes como por semillas.

Tome el corte, retoño o esqueje de una planta madre adulta. Cada corte debe contener una o más cabezas junto con una fracción de raíz.

Se propaga también y fácilmente por semilla.

 

Conophytum calculus

La Conophytum calculus, es una pequeña planta del género Conophytum.

El nombre de Conophytum, proviene de la palabra latina “conus”, que significa cono, que se refiere a la forma de las hojas de muchas especies y la palabra griega “phytum” que significa planta.

Conophytum calculus
Conophytum calculus en flor

Hay aproximadamente 90 especies diferentes de Conophytum.

El nombre específico cálculo viene de la palabra latina para guijarro o piedra y describe la apariencia dura, redondeada y suave del Conophytum calculus.

Origen y habitat.

Su origen está en Sudáfrica, concretamente en la Provincia del Cabo, sur de Namaqualand.

El género Conophytum en su conjunto, es endémico de las regiones de lluvia invernal de las provincias del Cabo de Sudáfrica y la parte sur de Namibia.

El hábitat del calculus, es una planta que se ha adaptado para sobrevivir a los veranos largos y secos del desierto de Namaqualand.

Esta zona desértica de Namaqualand, presenta lluvias suaves y usualmente generalizadas, solo en invierno.

La apariencia dura, redondeada y suave del calculus, crea un camuflaje efectivo entre los campos de piedra de cuarzo donde se encuentran y combina bien con los montículos de arena en el fondo.

Estos campos de cuarzo blanco son hábitats ideales para suculentas enanas, como por ejemplo los Lithops.

Este se debe a que el cuarzo refleja la luz solar y por lo tanto, crea un microclima mucho más frío en comparación con los áreas cercanas de arenas oscuras y rocas de dolerita.

Lamentablemente, esta área ha sido fuertemente explotada por su riqueza mineral y también ha sido despojada de yeso.

Conophytum calculus

Como son los Conophytum calculus.

El Conophytum calculus, es una suculenta pequeña, pero muy resistente, de bajo crecimiento y sin tallo con “hojas” redondeadas individuales, fusionadas en un solo cuerpo, que se multiplican con la edad y se agrupan para formar un cojín en forma de cúpula.

Cuerpo y hojas.

Los cuerpos de las hojas esféricas son completamente lisos y sin pelo ni espinas, característicamente opacos, no transparentes ni brillantes y tienen un color verde tiza a verde pálido amarillento.

Los cuerpos de las hojas están siempre sin manchas y miden hasta 30 mm de diámetro.

Se forman nuevas hojas dentro de las existentes y cuando, después de un año, el cuerpo de la hoja comienza a morir, emerge una nueva hoja desde el inetrior.

La hoja vieja se convierte en una vaina delgada, seca y lisa, de color beige, que a veces se vuelve negra, que persiste en la planta.

Los botones de mármol (Conophytum calculus), es un Conophytum de aspecto globular de gran apariencia, que forma grupos y flores amarillas.

Es una de las especies más populares del género, quizás la más abundante de todas las especies y fácilmente reconocible, por sus cabezas esféricas sin puntos o rayas oscuras.

Al igual que los gemelos siameses, el par de hojas de una planta se ha fusionado tan estrechamente como para parecer un globo verde pálido.

Por tanto, los cuerpos, hojas emparejadas, casi perfectamente esféricos a algo aplanados lateralmente, de unos 16 a 20 mm de altura y bastante más anchos, hasta 30 mm de diámetro.

Conophytum calculus

Con solo una pequeña hendidura de unos 4 mm de ancho y algunas veces acanaladas.

Durante la temporada de verano, las plantas se estiran y el cuerpo se reemplaza gradualmente por un nuevo par de hojas jóvenes.

A menudo se les llama plantas de guijarros o botones de mármol como resultado. Es obvio que cuanto mayor es la reducción del área de superficie, mayor es la sequía a la que la planta está sometida.

Son plantas que habitualmente forman esteras más o menos anchas y compactas, de hasta 15 cm de diámetro con el paso de los años.

Flores.

La flores son de hasta unos 12 mm de diámetro. Los pétalos son de color amarillo intenso o amarillo anaranjado con puntas de color marrón.

La temporada de floración se da en otoño, el cálculo de Conophytum muestra o saca su flor, desde el “ojal”.

Sin embargo, para experimentar la floración completamente abierta, se requiere una visita nocturna, ya que estas flores muy perfumadas, con aroma a clavo, son nocturnas para atraer polinizadores como las polillas.

Como cultivar los Conophytum calculus.

Para el cultivo del Conophytum calculus, hay que considerar que es un productor de “invierno”, que es el más activo desde finales del invierno  y hasta finales de la primavera, e inactivo en verano.

Todas las formas de Conophytum calculus son fáciles de cultivar.

Sustrato.

Para sustrato y cultivo, lo mejor en macetas y rocallas al exterior. Van muy bien en macetas, con una mezcla de tierra y arena ligeramente ácida, gruesa, extremadamente bien drenada.

Requiere un buen drenaje, ya que es propenso a la pudrición de la raíz.

Se puede tener al aire libre en el soleado y seco. También se puede cultivar en zonas alpinas, en suelos pobres, bien drenados.

En cuánto al trasplante, evite trasplantarla con frecuencia, ya que esta planta puede permanecer en la misma maceta, durante muchos años.

Riego y ambiente.

En invierno se les puede regar ligeramente, desde la primavera hasta el otoño y se les gusta una luz brillante por la mañana y con sombra por la tarde.

Requiere poca agua, de lo contrario, su epidermis se rompe, lo que resulta en cicatrices antiestéticas.

Riegue mínimamente en verano, solo cuando la planta comienza a marchitarse, pero generalmente crecerá incluso en verano si se le da agua.

Riegue regularmente en invierno, después de que las hojas del año anterior se hayan secado. Requiere buen drenaje.

En verano permanecen inactivos y deben mantenerse secos en su mayoría e incluso pueden estar parcialmente sombreados.

Use agua tibia en aerosoles finos, para humedecer las plantas desde el otoño hasta la primavera y asegúrese de dejarlas secas y sombreadas en su período de inactividad durante los meses de verano.

La planta produce arrugas obvias cuando necesite más aporte de agua. Por el contrario, se agrieta y se abre cuando recibe demasiada agua.

Se alarga y mantiene múltiples pares de hojas, si no recibe suficiente luz.

En cuanto a la temperatura, es resistente hasta unos -2 ° C. Deberá asegurarse de darle una muy buena ventilación.

Abono.

Para la fertilización del calculus, aliméntelo una vez durante la temporada de crecimiento, con un fertilizante específicamente formulado para suculentas de cactus (pobre en nitrógeno).

Procure que incluya todos los micronutrientes y oligoelementos y riegue pero diluido a la mitad de la concentración recomendada en la etiqueta.

Prospera en suelos pobres y necesita un suministro limitado de fertilizantes, para evitar que las plantas desarrollen un exceso de vegetación, que es fácilmente atacado por enfermedades fúngicas.

Conophytum calculus
Semillero de Conophytum calculus – véase el sustrato

Reproducción.

Se pueden propagar mediante esquejes, subdivisión de grupos o semillas.

Esquejes.

El método de propagación más fácil y popular es tomar esquejes. Cada corte debe contener una o más cabezas, junto con una fracción de raíz.

Deben tomarse unos milímetros por debajo del punto de crecimiento, que es donde la base del cuerpo se une al tallo / vainas leñosas.

Los esquejes se pueden tomar a fines del otoño, que es el comienzo de la temporada de crecimiento.

Utilice una hormona de enraizamiento para acelerar la formación de raíces.

Las plantas deben mantenerse secas y en un lugar fresco durante su latencia de verano, ya que se matan fácilmente por sobrecalentamiento durante este período.

Semillas.

No se sabe muy bien cómo se dispersan las semillas de Conophytum, pero al respecto está la teoría de que los roedores disfrutan comiendo las cápsulas de sus semillas.

Por lo tanto, actuarían como dispersores para algunas especies. Algunas especies también tienen cápsulas con vainas adheridas, que pueden actuar como paracaídas contra el viento.

Siembra de semillas: semilleros

Las semillas están listas para sembrar, tan pronto como las cápsulas estén secas.

La propagación a través de la semilla, requiere un poco más esfuerzo pero es definitivamente más gratificante.

Use la misma tierra que para los esquejes, pero use un tamiz de 2 mm para tamizar la tierra y mejor si la esteriliza en el horno, durante una hora y a unos 180 ºC.

Siembre las semillas gruesas y cubra con una capa de grava fina, no más profunda que 2 mm. y riegue desde abajo con un fungicida para evitar la humectación.

Conophytum calculus

Deje que las macetas se remojen en agua desde abajo y cubra con plástico o vidrio.

Después de una semana, deje la cubierta ligeramente entreabierta para evitar el crecimiento de algas y mohos. La mayoría de las semillas habrán germinado en diez días.

Al cabo de dos semanas, retire la cubierta, rocíe las plántulas diariamente y remoje desde abajo una vez por semana.

Durante este tiempo, no se les debe permitir que se sequen, solo hasta que llegue su primer verano, un momento en el que se les debe regar cada dos semanas.

Es mejor dejar las plántulas juntas, durante al menos el primer año, después del cual pueden ser recogidas en grupos o como individuos y trasplantarlas.

La mayoría de las plántulas pueden florecer al cabo de 1 a 3 años.

Conophytum calculus

Plagas.

La Conophyutm calculus, en cuánto a plagas es vulnerable al ataque de las cochinillas.

Por otra parte, las larvas de una especie de polilla son particularmente dañinas y una gran amenaza para los Conophytum.

Son más dañinas cuando los conophytum están en su etapa latente de verano. Las larvas recién nacidas pueden desecar totalmente grandes grupos de conófitos.

Además estas, son del mismo color que la piel seca, similar a un pergamino en los conófitos y por lo tanto, no son detectadas por el ojo inexperto.

Debemos tener en cuenta, que también hacen un túnel debajo de la piel seca y se introducen en el tejido protector subyacente.

Use un insecticida sistémico o de contacto comercial, indicado para estas larvas e insectos.

La piel seca protectora, visible en el verano, debe romperse antes de finales de abril. Si la nueva piel no aparece, hay una alta posibilidad de que la planta muera.

El tejido sano se cubre literalmente, debajo de la vieja piel protectora.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *