Euphorbia trigona

Euphorbia trigona, árbol de la leche, cactus catedral

Origen de la Euphorbia trigona.

La Euphorbia trigona, es también conocida con el nombre común de árbol africano de leche o cactus catedral.

La Euphorbia trigona, una especie del género Euphorbia oriunda de África sudoriental (Río Graboon).

Por favor, vea el epigrafe ADVERTENCIA, en caso de contacto con el látex que supura, al cortar la planta y  como precaución en su manipulación.

Características de la Euphorbia trigona.

Los tallos de esta especie son de forma triangular, aunque en algunos casos pueden aparecer hasta con 4 aristas.

En las esquinas, podemos ver espinas acompañadas de hojas alargadas.

Es un arbusto con tallos suculentos en forma de candelabro de sección triangular, en cuyas tres aristas se sitúan longitudinalmente hojas y espinas de forma continuada.

En buenas condiciones crece muy rápido y puede llegar a medir hasta 4 metros, formando grandes columnas erguidas.

Cultivada en maceta se mantiene en un comedido tamaño.

Euphorbia Trigona, árbol de la leche, cactus catedral

Sus hojas crecen en primavera y mueren en invierno. Si se encuentra en malas condiciones, pierde las hojas.

Por el contrario, es muy poco llamativa en la floración.

La Euphorbia trigona, es una planta suculenta de tallos erectos.

Divididos en segmentos de 15-25 cm separados por constricciones, de color verde jaspeado (con el tiempo llega a adquirir una forma arbustiva), de entre 4 a 6 cm de diámetro, 3 ó 4 costillas agudas y pronunciadas, con aristas onduladas y dentadas.

Espinas espatuladas y acuminadas de 2 a 4 mm, de color marrón rojizo.

Hojas de 3 a 5 cm de largo, espatuladas y terminadas en un mucrón muy corto.

Suelen permanecer en la planta bastante tiempo, si la temperatura y el riego son los adecuados.

Cómo cuidar una Euphorbia trigona.

La Euphorbia trigona, no llega a soportar menos de 5º a 7º centígrados, a partir de ahí, perderá las hojas.

Se debe considerar esta temperatura como más extrema, de forma que las heladas, no son ni mucho menos algo que pueda soportar. Ojo con las temperaturas¡¡¡¡.

Euphorbia Trigona, árbol de la leche, cactus catedral

Las hojas mueren en invierno y salen otras nuevas en primavera.

Necesita temperaturas cálidas y constantes para su desarrollo óptimo.

En invierno puede pedir algo más de fresco y se puede colocar en una zona exterior, donde la temperatura ronde los 10-15 ºC.

No es estrictamente necesario, pero lo agradece.

En resumen, la ubicación ideal para esta planta es en una posición de semi-sombra, tolera el pleno sol si no es demasiado intenso.

En interior, necesita de lugares muy luminosos y aireados.

Qué sustrato utilizar.

Esta planta, requiere sobre todo un buen drenaje del agua de riego. Por otra parte, no requiere sustratos demasiado específicos.

Es necesario que una buena parte del sustrato (1/3), sea arena para facilitar dicho drenaje.

Por tanto, utilizar un compuesto estándar.

Cómo abonar.

Al árbol africano de la leche, como abono se le puede añadir un 10% de turba medianamente fertilizada o mantillo de hojas, en el caso de que se cultive a temperatura templada, durante el invierno.

Cómo regar.

En el riego será mejor pecar por defecto, que por exceso. Un exceso de riego, provocará daños al pie del tallo y la planta morirá. Los riegos deben ser parcos, pero regulares y siempre cuando el sustrato esté seco.

Euphorbia trigona, árbol de la leche, cactus catedral

En verano, precisa que se la riegue más, de manera que el sustrato no llegue a secarse nunca, pero evitando siempre los encharcamientos.

En invierno, contrariamente, se pueden evitar todos los riegos totalmente.

Cómo reproducir la Euphorbia trigona: Esquejes.

La Euphorbia trigona se propaga por medio de los vástagos que salen de la base de la planta.

Euphorbia trigona, árbol de la leche, cactus catedral

En la propagación por esquejes, la forma más rápida y fácil, conviene dejar que la herida del corte cicatrice al menos un par de días, antes de plantarlos en un sustrato con base de arena.

Estos a finales de primavera, pueden ser atacados por plagas de cochinilla, araña roja, mildiu, mosca blanca, pero si se mantiene en interior, se evita en gran medida. Controle su planta.

Recomendable trasplantar cada tres años, al menos.

A continuación, adjuntamos un vídeo explicativo sobre cómo esquejar la Euphorbia Trigona o Árbol africano y datos curiosos sobre ella.

Advertencia.

Al igual que con todas las otras variedades de Euphorbias, cuándo una planta se daña, emana una savia lechosa blanca y espesa, conocida como látex.

Este látex es venenoso y particularmente peligroso para los ojos, la piel y las membranas mucosas, es sumamente irritante para los tejidos de la mucosa y capaz de provocar ceguera temporal, si toca los ojos.

En caso de que nos salpicara a los ojos y/o mucosas en la cara, una solución de urgencia es, lavar con leche (la leche de vaca que tomamos generalmente), ya que reducirá la picazón.

No obstante, se debe acudir a un servicio de urgencias para evitar males mayores o llamar al Centro de Toxicología, donde nos darán las pautas para solucionar el problema.

“Los miembros del género Euphorbiaceas, contienen una savia acre y lechosa, el látex, que contiene entre sus componentes ésteres di o tri terpenos, que pueden variar en su composición según la especie.

Esta combinación de ésteres determina cuan cáustico e irritante es este látex para la piel y en contacto con las mucosas, ojos, nariz y boca, puede producir inflamaciones bastante dolorosas.”

Otras variedades de euphorbia

Euphorbia milii

Euphorbia MiliiLa Euphorbia milii.

Corona de Cristo o  Corona de Espinas, es una planta fanerógama incluida en el género Euphorbia.

Es un arbusto espinoso, que puede alcanzar los 150 cm de altura.

Origen de la Euphorbia milii.

Arbusto originario de Madagascar, que se desarrolla abundantemente en barrancos, laderas y terrazas a media sombra y a pleno sol principalmente.

De uso ornamental, su nombre hace alusión a la corona de espinas que se impuso a Jesucristo antes de su martirio y ejecución.

También se puede encontrar en algunas zonas del norte de América del Sur.

Euphorbia milii, crasas, suculentas
Euphorbia milii

Características de la Euphorbia milii.

La corona de espinas o Euphorbia milii, es un arbusto espinoso, muy espinoso, semi-suculento, que consigue cerca de 1/1,5 m de altura, con una extensión alrededor de 60 cm.

Tiene hojas duras y de color verde brillante en tallos carnosos delgados, pero las hojas suelen caer en todos, excepto en los tallos más jóvenes.

La planta se queda a veces completamente sin hojas.

La bien nombrada corona de espinas, está armada con espinas negras, de unos 13 mm, por todos los tallos y ramas.

En los climas subtropicales, la corona de espinas lleva pequeñas flores de color amarillo-verde rodeadas por dos llamativas brácteas rojas brillantes en primavera y verano.

Euphorbia milii, crasas, suculentas
Euphorbia milii

En climas tropicales, florece en ciclos después de la lluvia durante todo el año.

Como los otros miembros del género, Euphorbia milii, exuda la savia lechosa de tallos o de hojas magulladas o rotas.

Todos las plantas de la familia Euphorbia, tienen una fruta de tres lóbulos que se separa cuando está madura, pero la corona de espinas rara vez fructifica si es de cultivo.

Esta especie también ha sido hibridizada con otras Euphorbias, resultando en cultivos con brácteas más grandes y más llamativas.

Presentan flores reunidas en pequeños manojos y provistas de estambres con anteras bifurcadas.

Prácticamente está en flor todo el año, pero en invierno, pierden casi todas las hojas.

Se diferencia de especies similares porque las brácteas, grandes, de 1 a 2 cm de largo, se encuentran fusionadas dos terceras partes de su longitud.

Las glándulas florales son dentadas.

Euphorbia milii, crasas, suculentas
Euphorbia milii

Es muy buena como planta de interior, pues resiste la calefacción pero necesita un lugar soleado y sin corrientes de aire.

La Espina de Cristo necesita una exposición muy soleada, orientada al sur.

Cuidados de la Espina de Cristo.

La corona de espinas, es de cultivo lento, se nutre de suelos arenosos y bien drenados y es moderadamente tolerante con el rocío salino y los suelos salados.

Esta especie tolera numerosos tipos de sustratos siempre y cuando, éste no se mantenga húmedo durante mucho tiempo.

La humedad prolongada pudre las raíces y la planta en general.

Soporta perfectamente el pleno sol, pero se hace más bonita permaneciendo en  semi sombra.

A la sombra totalmente, florece muy poco o nada.

En interiores son convenientes los lugares muy iluminados.

Para los ejemplares jóvenes y los esquejes, sombra clara.

Debe crecer en climas preferiblemente cálidos con inviernos débiles.

Las temperaturas deben mantenerse estables en un rango de 20-35°C y nunca bajar de los 5°C.

Las heladas son mortales, para la Euphorbia milii.

Cómo regar la Espina de Cristo.

Regar muy moderadamente en toda estación y sobre todo en invierno, un poco más frecuente y abundante durante el verano.

Está bien adaptada a climas secos. Regar siempre que el sustrato esté completamente seco.

En invierno, total o casi por completo ausente y con el ambiente moderadamente húmedo.

Después de la floración hay que regar solo durante un mes, lo suficiente para que no se seque el cepellón.

Cómo abonar la Espina de Cristo.

No necesita ser abonada en lo absoluto. Sobrevive y florece sin problemas con bajos nutrientes en el sustrato.

En cualquier caso, se abonará cada 15 días (de primavera a final de verano) con fertilizante específico para cactus.

Euphorbia milii, crasas, suculentas
Euphorbia milii

Enfermedades de la Espina de Cristo.

Es una planta muy resistente a las enfermedades y al ataque de plagas.

Pueden aparecer algunas cochinillas en el envés de las hojas, pero no es algo habitual.

La única patología de preocupación que puede aparecer en el cultivo, es la pudrición por exceso de humedad, como mencionábamos con anterioridad.

Por tanto lo más normal son, hongos de pie (la unión del tallo con la tierra), generalmente por un exceso de riego o agua combinada con temperaturas bajas.

El látex tóxico presente en el interior de los tallos y las espinas son escudos protectores contra las plagas y los animales herbívoros.

Como podar la Euphorbia milii.

La Euphorbia milii, se puede podar, pero hay que hacerlo con cuidado, con limpieza y además podremos aprovechar los esqueje que obtengamos para nuevas plantas.

Deberemos hacer los cortes de forma limpia y dejar entre los cortes y el tallo soporte del mismo, unos 15 cm de separación.

Tras la poda y cuando el corte se haya secado aplicaremos pasta cicatrizante, para el tratamiento de las heridas. En caso de no disponer de pasta cicatrizante, podremos espolvorear canela sobre la herida.

No es mandatorio podarla, pero si lo hacemos que sea con buenas maneras.

Ojo¡¡..  usar guantes, ya que el látex que exhuda es corrosivo e irritante.

Reproducir la Espina de Cristo

Se realiza en primavera y es muy sencilla a partir de esquejes terminales o fragmentos del tallo central.

Se utilizan los brotes más viejos, se guardan de 48 a 72 horas de forma que se seque el área del corte (pierden la savia lechosa que rezuma).

Luego sembrar estos más tarde, en sustrato adecuado, pero que esté húmedo.

Advertencia

Al igual que con todas las otras variedades de Euphorbias, cuándo una planta se daña, emana una savia lechosa blanca y espesa, conocida como látex.

Este látex es venenoso y particularmente peligroso para los ojos, la piel y las membranas mucosas.

Es sumamente irritante para los tejidos de la mucosa y capaz de provocar ceguera temporal, si toca los ojos.

“Los miembros del género Euphorbiaceas, contienen una savia acre y lechosa, el látex, que contiene entre sus componentes ésteres di o tri terpenos, que pueden variar en su composición según la especie.

Esta combinación de ésteres determina cuan cáustico e irritante es este látex para la piel y en contacto con las mucosas, ojos, nariz y boca, puede producir inflamaciones bastante dolorosas.”

Otras variedades de Euphorbia