Haworthia cooperi

Haworthia cooperi

Las Haworthias cooperi, son un grupo muy diverso de suculentas de hojas que forman rosetas.

En la familia de las Haworthias, podemos encontrar muchas especies y todas muy bellas.

Son originarias de Sudáfrica, más concretamente de Nanibia, Mozambique, Lesotho y Swazilandia. Esta es una de las más de 100 especies de haworthias, que existen.

Haworthia cooperi.

La especie, se origina en las áreas de lluvia de verano en Suráfrica.

Son suculentas de la familia de las Xanthorrhoeaceae, son perennes que forman rosetas sin tallo, desde las pequeñas de 5 cm a 7 cm, hasta las más grandes de unos 12 cm de diámetro.

Cómo son las Haworthias cooperi.

La Haworthia cooperi, es una planta de crecimiento lento y poco suculenta.

Su tallo es  corto y produce muchas hojas que son lo suficientemente largas para alcanzar la superficie del suelo. Tiene las puntas traslúcidas, que  permiten que la luz entre a través de la planta.

Sus hojas, generalmente unas 30 o 40 en forma de roseta, son gruesas, turgentes, como rechonchas y que terminan de manera aguda y suelen ser de color verdeazulado o incluso de color naranja, cuando sufre exceso de luz solar.

Según la especie de que se trate, las hojas de estas suculentas pueden estar revestidas de unas bolitas o verrugas pequeñas de color blanco.

Haworthia cooperi.

Las puntas de las hojas tienen un patrón atractivo, con zonas de transición marcadas, con largas agujas alternas con zonas translúcidas y pigmentadas.

Estas Haworthias con puntas de hojas traslúcidas, crecen parcialmente enterradas en el hábitat, con solo las puntas de las hojas expuestas a la luz del día.

Es una planta muy bella, atractiva y muy decorativa. Mejor si la acompañamos con un sobre tiesto de porcelana, a juego con la decoración del hogar o el color nuestra cooperi.

Cómo son las flores de la Haworthia Cooperi.

Forma densos racimos cuando florecen, siendo las flores simples y de color blanco. Nacen de la inflorescencia.

Florece de primavera a verano, tiene un pedúnculo de inflorescencias simples, unos 30 cm de largo.

Las flores son tubulares, de unos 10 milímetros de largo y de unos 8 milímetros de ancho. Los pétalos y sépalos están unidas durante la mayor parte de la longitud del tubo floral.

Haworthia cooperi.

Los pétalos y sépalos fuertemente reflejos, son de color blanco verdoso-azulado, con franjas medias de verde a marrón verdoso. Si bien nadie cultiva estas plantas, por sus flores.

Las flores de las Haworthias, aún en sus distintas especies, son muy similares. Sin embargo, las hojas suelen ser muy diferentes, teniendo cada una un aspecto característico, propio de su especie.

Iluminación y temperatura idónea para su desarrollo

Las Haworthias cooperi, son plantas duras y no requieren de muchos cuidados, por lo que es sencilla de cultivar y mantener.

Debe estar en zonas bien iluminadas, luz intensa, luz natural pero sin que le dé el sol directamente. Le van bien zonas de buena aireación, no corrientes de aire, evitando que sean con bajas temperaturas.

Observaremos por el color de las hojas, si padece la planta y a qué es debido. Si las hojas de la Haworthia cooperi presentan un color pálido o amarillento, denota exceso de exposición al sol.

No suelen soportar bien temperaturas inferiores a 5ºC, en invierno. Procurar que no bajen de 10ºC en invierno.

Para el buen desarrollo y crecimiento de la planta, lo ideal sería que estuviese siempre con temperatura cálida.

Cómo regar la Haworthia cooperii

Se debe regar abundantemente y de forma frecuente, en los meses de primavera y verano. Siempre hay que evitar que se produzcan los temidos encharcamientos, por lo que solo regar cuándo el sustrato esté seco.

Los riegos se reducirán en otoño, hasta el invierno. En esta época, casi eliminar el riego como tal y tan solo mantener húmedo el sustrato.

Procurar que no se acumule agua de riego, en las rosetas de la planta.

Cómo abonar, trasplantar y podar esta planta correctamente

Para tener sana y bien alimentada la planta, se debe abonar en primavera y verano, una vez al mes o cada 20 días y utilizar un fertilizante líquido, propio de suculentas, añadido al agua del riego.

En otoño e invierno, no abonar.

Haworthia cooperi.

Para el trasplante de la Haworthia cooperi, asegúrese de que el contenedor tenga el drenaje adecuado.

Buena idea es, añadir una capa de grava al fondo, para reducir la acción de absorción del suelo.

No requiere poda. Tan solo, eliminar las hojas que se sequen.

La reproducción de la Haworthia

La multiplicación o reproducción de las Haworthias cooperi, se consigue fácilmente con semillas o bien con brotes de la planta, por división.

Plagas que pueden afectar a nuestra Cooperi

Las Howorthias cooperi, suelen estar libres de plagas.

La principal plaga que ataca  a la cooperi, es la cochinilla algodonosa. Combatir esta plaga con insecticidas comerciales adecuados.

No obstante, en climas tropicales, su principal enemigo es la bacteria Erwinia carotovora, bacteria que se introduce en la planta por el sistema radicular y que si se le deja actuar, mata a la planta en unas semanas.

Este ataque de la carotovora, se llama la pudrición blanda de los cactus. Se ceba en los cactus y suculentas, pero también en plantaciones de verduras.

Se la conoce tambien a la Erwinia carotovora,  como Pectobacterium carotovia.

La enfermedad es causada por las bacterias que entran en las heridas o las aberturas naturales de la planta. Las heridas, pueden ser producidas por daño de insectos, daños a las mascotas, golpear accidentalmente la planta con herramientas de jardinería, etc.

En climas húmedos y en ambiente húmedo, se propaga rápidamente.

Si se detecta la infección de la bacteria, desenterrar las raíces de la planta completamente, limpiar o eliminar las partes mas infectadas.

Si un cactus o suculenta desarrolla una herida en cualquier parte y en cualquier lugar, tratar la herida de inmediato con un fungicida de cobre o una solución de lejía y agua.

Se debe aplicar sobre las heridas de la bacteria, un cuchillo o navaja al rojo vivo, para cauterizar las heridas de las raíces.

Además, introducir las raíces de la planta, durante unos minutos, en una solución de cloro, de forma que aseguremos la desinfección de las mismas.

También podemos, antes de usar el tratamiento a base de una disolución de cloro, utilizar como tratamiento un buen bactericida, que es menos agresivo.

 

Haworthia truncata

Haworthia truncata

La Haworthia truncata, es una de las especies más inusuales, de un género que se caracteriza por presentar rosetas . Aquí  sin embargo, se presentan sus hojas, cortadas o truncadas.

También llamada, Dientes de caballo, la Haworthia truncata es un aplanta suculenta, perenne y originaria de suráfrica. Se encuentra a una altitud de 500 a 1500 metros.

Haworthia truncata

De la familia de las Xanthorrhoeaceae, existen mas de 100 especies.

Cómo es la Haworthia truncata.

La Haworthia truncata es una planta pequeña, de hasta 20 cm de alto y hasta unos 10 cm de ancho. Fácilmente reconocible, al tener sus hojas una sección transversal casi rectangular y están dispuestas en dos filas opuestas.

Las hojas son un color gris oscuro o  gris verdoso. Las hojas, en su superficie superior, dan la impresión de haber sido cortadas  o truncadas y están dispuestas como un abanico, no como una roseta.

Aparecen pues las hojas, con unas líneas blancas o grises con verrugas o tubérculos.

Suelen crecer a la sombra de arbustos y a veces en áreas abiertas. Suelen crecer bajo tierra y solo el ápice final de las hojas, se asoma sobre el suelo, lo que las hace difíciles de encontrar.

Haworthia truncata

La hojas son como translúcidos o como vidrios, permitiendo la entrada de luz, al interior de la planta, rico en capas de células portadoras de clorofila.

De esta forma el área frente al sol, es mucho mayor y así mismo, evitan la pérdida de agua.

Esta práctica de la planta, no deja de ser una  forma de protegerse contra los herbívoros.

Tiene las raíces retráctiles, que arrastrarán a la planta al suelo en tiempos de sequía, dejando expuestas las partes superiores de las hojas.

Las Flores de la Haworthia truncata

Las flores no son muy vistosas, como en todas las Haworthias y surgen en unos racimos tubulares blancos, en un tallo.

Haworthia truncata

Miden hasta unos 20 cm. Florecen en verano y al inicio del otoño.

Iluminación y temperatura correctas

La Hawortia truncata, se desarrollará de forma correcta, en un entorno con exposición a pleno sol o directo y también con semisombra.

Puede soportar el frío, justo al nivel de helada, con el sustrato seco. Lo ideal, no exponerla a bajas temperaturas, por debajo de los 5ºC.

Cómo regar y abonar la Haworthia truncata

La truncata, se debe regar regularmente en la temporada de crecimiento. Nunca deben secarse el sustrato por completo, durante el período de descanso.

Al igual que todas las suculentas, la situación más peligrosa se da cuándo hay exceso de agua de riego.

Nunca se les debe permitir encharcamiento, aunque sea en el plato exterior, recoge aguas de riego por drenaje.

Utilize fertilizante una o dos veces durante la temporada de crecimiento.

Debe ser un fertilizante comercial para cactus y suculentas (será pobre en nitrógeno), incluidos todos los micronutrientes y oligoelementos.

Regar diluyendo a la mitad, la concentración recomendada en la etiqueta.

No necesitan poda.

Haworthia truncata

Cómo hacer sustrato y trasplantar tu Haworthia truncata

Es muy importante que el sustrato tenga un buen drenaje, así que tendremos, a partes iguales, una mezcla de arena de sílice, mantillo de hojas y turba rubia o en su defecto, un sustrato comercial para cactus.

Crece mejor en suelo arenoso y arenoso y requiere un buen drenaje, ya que es propenso a la pudrición de la raíz.

Métodos de reproducción y multiplicación

La propagación de la Haworthia truncata, se puede hacer por separación de alguna hoja carnosa y poniéndola a enraizar en un sustrato arenoso, un poco húmedo.

Haworthia truncata
Haworthia truncata var. variegata

También por cultivo de semillas en primavera.

No es difícil de cultivar, aunque es de crecimiento lento y tarda varios años en formar buenas plantas.

Curiosidad de la Haworthia truncata

Una curiosidad de esta planta son, las raíces retráctiles.

Las raíces retráctiles, empujan continuamente a las plantas más profundamente en el suelo, a medida que el tallo se alarga. 

De esta forma, estarán casi a nivel subterráneo.

Haworthia truncata
Haworthia truncata. Raíces

Las raíces retráctiles son generalmente amplias, carnosas, muy verticales, afiladas, arrugadas y son capaces de un esfuerzo increíble, produciendo una fuerza de tracción, sino que también empujan el substrato y crean un canal de suelo, en el que el movimiento de la planta será más fácil.

Por ejemplo, en la Haworthia, las raíces carnosas y contráctiles se hinchan con humedad en la estación húmeda, creando un espacio en el sustrato.

Después al secarse  el sustrato durante la estación seca, una parte considerable de estas raíces muere, dejando espacios vacíos en el substrato, que permiten el movimiento de la planta, con una resistencia mínima o nula, al mismo tiempo que las otras raíces se deshidratan y se contraen verticalmente, arrastrando la planta hacia el suelo.

Haworthia fasciata

Haworthia fasciata

La Haworthia fasciata, a la que se llama también Planta Cebra como a la attenuata, Haworthia Cebra o también se le llama Cactus Cebra, es una suculenta y no un cactus.

Haworthia fasciata

Todo lo que comentemos a continuación, será prácticamente igual a la attenuata, por lo que no nos extenderemos demasiado.

Es una especie suculenta de la familia de las Xanthorroeaceae. Originaria de Sudáfrica.

Su nombre común se deriva de las rayas horizontales, que recuerdan a las rayas de las cebras. Tanto la fasciata como la attenuata, difieren  entre sí, muy ligeramente.

Estas plantas suculentas, tienen similitudes con la planta de Aloe y están relacionadas con la misma subfamilia.

Cómo es la Haworthia fasciata.

La Haworthia fasciata es una planta perenne, de pequeño tamaño, de unos 10 cm de altura, sus hojas son de forma triangular, de color verde y con unas estrechas rayas o tiras crestadas blancas en el exterior.

La hoja no presenta en su ápice, una espina no aguda. Las flores, blancas, surgen en el mes de octubre/noviembre, al final de una inflorescencia.

En la madurez, se llegan a crear numerosas rosetas agrupadas muy juntas, pequeñas y todas ellas con muchas y apretadas hojas.

Haworthia fasciata
Haworthia fasciata con puntas secas. Falta de riego o exceso de sol.

En su hábitat natural, Sudáfrica (subtropical), reciben mucho sol y períodos prolongados sin lluvia. Por su naturaleza como planta suculenta, puede almacenar agua en las gruesas hojas, para los períodos de sequía.

Normalmente, se suelen cultivar en jardines, no obstante, también se cultivan en invernaderos y en los hogares. Es una planta muy adecuada, para jardines con rocalla.

¿Cómo distinguir la fasciata de la attenuata?

La fasciata y la attenuata, son especies muy similares, por lo tanto, las dos se confunden con frecuencia entre sí.

La principal diferencia entre las dos especies (H. fasciata – H. attenuata), es que la Haworthia fasciata tiene la cara interior de las hojas más lisa, a diferencia de la Haworthia attenuata, que muestra tubérculos que son unos crecimientos verrugosos a lo largo de la hoja.

La Haworthia fasciata, es supuestamente más difícil de encontrar que la variedad attenuata y parece tener hojas más gruesas.

Comó cuidar y cultivar la Haworthia fasciata.

La Haworthia fasciata, es una planta de fácil cultivo.  Le van bien las macetas pequeñas, donde las raíces queden apretadas.

Cómo es su floración

Las flores de la Haworthia fasciata, son pequeñas flores tubulares blancas o rosadas, de hasta una 10 cm, con estrechas bandas a lo largo de la flor, de color verde o marrón rojizo claro y que crecen de una inflorescencia.

Nacen de varas largas, de unos 30 a 40 cm de longitud, que apenas se mantienen erguidas.

Haworthia fasciata

Iluminación idónea para favorecer su crecimiento.

La Haworthia fasciata, debe permanecer en un lugar donde pueda recibir mucho sol o luz brillante. Las zonas del hogar orientadas al sur-sureste, le darán la mayor cantidad de sol.

Una orientación este u oeste, darán la parte del sol directa del día, más adecuada. Si se colocan a pleno sol, pueden adquirir tonalidad rojiza o anaranjada y crecer con más lentitud.

El exceso de sol, puede secar las puntas de las hojas, síntoma que deberemos considerar, controlando nuestra planta.

Temperatura ambiente correcta.

En inverno deben estar sobre los 10ºC, para no interrumpir el periodo de reposo que necesitan, aunque resiste bajas temperaturas si se tiene el sustrato seco.

El invierno, es la peor época para la Haworthia fasciata. La unión del agua de riego, junto con temperaturas frías o corrientes de aire, pueden hacer enfermar o incluso matar a la planta.

Haworthia fasciata
Haworthia fasciata con brotes o hijuelos, listos para propagar

Las hojas son órganos de almacenamiento, por lo que durante el invierno riegan mucho menos y permiten que la tierra superior se seque.

Debe permanecer en semisombra o sombra, pero muy luminosa. No es bueno que permanezca al sol directo cuando la planta es joven, ya que puede quemarla.

Debe recibir una luz intensa, pero indirecta. En la madurez, la planta podrá ponerse a pleno sol y aún así evitando los días más cálurosos del verano.

El rango de temperaturas debe ser, 18ºC a 26 ºC, pero no inferior a los 10ºC.

Cómo regar la Haworthia fasciata.

La época de crecimiento, de abril a septiembre, es cuándo se debe regar completamente y luego riegue, solo cuando la tierra esté seca al tacto, aunque no completamente seca.

Debe ser un riego moderado en primavera y verano y nulo o casi nulo en el resto del año.

Cómo abonar la Haworthia fasciata.

La época para abonar nuestra planta será, desde abril hasta septiembre. Se puede incorporar un fertilizante líquido diluido en el agua de riego, una vez al mes.

No abonar durante el invierno.

Haworthia fasciata

Sustrato ideal para nuestra planta.

Las Haworthias, requieren un sustrato, que sea rico en materia orgánica y arena para facilitar su drenaje. Son plantas suculentas con necesidades nutritivas, más bien altas.

El sustrato o tierra de cultivo, debe ser una mezcla para cactus, que drene bien y dé suficiente aireación a las raíces pequeñas y compactas.

Si hace su propia mezcla de tierras o sustratos, use parte del sustrato para cactus, parte de perlita y parte de arena.

Reproducción y propagación de la Haworthia fasciata.

Las Haworthias, como al inicio comentabamos, se propagan de la misma manera que las plantas de Aloe.

Se multiplica por separación de rosetas o brotes de la planta madre, que produce en gran cantidad.

Se pueden propagar con unos 5 cm de hojas recortada, dejando que la herida sane, durante al menos un par de días antes de plantar, dejándolos secar.

También producen brotes o hijuelos, que pueden ser recogidas de la planta madre y replantadas.

En ambos métodos, debe regar el sustrato una vez y luego esperar para ver un pequeño signo de nuevo crecimiento, evitando el exceso de agua.

Haworthia cymbiformis

Haworthia cymbiformis.

La hermosa planta que traemos aquí es, la Haworthia cymbiformis. Dentro del género de las Haworthias, la cymbiformis tiene a su vez variedades interesantes, es una suculenta de la familia de las asfodeláceas.

Haworthia cymbiformis

El nombre de cymbiformis, significa, con forma de bote.

Su origen es también Suráfrica y toma el nombre de su descubridor, el botánico Haworth.

Es una familia de plantas similar  a los Aloe y las Gasterias, con las que puede hibridar.

Cómo es la Haworthia cymbiformis.

Es una bella planta suculenta, que prefiere los terrenos arenosos, donde se encuentra semienterrada y del que solo sobresalen el final de la hojas, debido principalmente por la fuerza del sol.

La cymbiformis, crece en un área de precipitaciones de verano, formando  grupos densos que cuelgan en grietas, en las laderas rocosas a lo largo de ríos y arroyos.

Haworthia cymbiformis

Se presentan formando grupos de rosetas de hojas, de 3 a 10 cm de diámetro, con tallos muy cortos. Es de raíces superficiales.

Cómo son su hojas

Las hojas son verde claro con puntos blancos o lineas de colores más oscuros y semitransparentes. Al final de la hoja, sí se presenta transparente, para llevar la luz necesaria para la fotosíntesis.

La Haworthia cymbiformis, es una encantadora especie muy pequeña, que se caracteriza por presentar hojas muy carnosas y jugosas, suaves y que se  hinchan con el agua almacenada.

Es una planta perenne, sin tallo, de hoja perenne, suculenta, con hojas simples de hasta 5 cm de largo, dispuestas en rosetas de hasta unos 8 cm de alto y unos 10 cm de diámetro.

Flores de la Haworthia cymbiformis

Las flores son rosadas o de color blanco a muy pálido, con vetas verde pardo, que nacen en inflorescencias de hasta unos 20 cm de alto.

Haworthia cymbiformis
Flor de la Haworthia cymbiformis

Son flores discretas, de unos 15 cm de largo, en forma de racimo de unos 20 cm de largo.

Florecen al final de la primavera y verano, pero tiene poco interés ornamental, por ello se suele aconsejar el corte de la flor, para reducir el gasto energético de la planta.

Iluminación y temperatura adecuadas

La Haworthia cymbiformis, es fácil de cultivar en el jardín o en macetas, aunque es delicada fente al exceso de agua y las bajas temperaturas invernales.

Le gusta el clima o ambiente cálido, 20ºC a 26ºC de promedio y que se mantengan siempre por encima de los 10ºC.

Pueden resistir heladas moderadas, que no bajen de los 0ºC y siempre que el sustrato esté seco.

En cuánto a la iluminación, le viene muy bien mucha luz para su crecimiento y florecer. Debemos evitar el pleno sol directo, puede llegar a quemarla. Ideal es mantenerla en la semisombra.

Los sitios parcialmente sombreados, son aquellos que reciben algo de sombra durante al menos la mitad del día.

Cómo regar la Haworthia cymbiformis

El riego de la Haworthia cymbiformis debe ser suficiente, como para mantener sus hojas redondeadas y carnosas, en perfecto estado.

La forma inchada de sus hojas, indica que son zonas de acumulación de agua, son resistentes a la sequía, por lo que deben hacerse riegos controlados.

Según el clima, necesitará al menos un riego moderado, una vez cada 15 a 20 días.

Haworthia cymbiformis

La frecuencia con que debemos regar nuetras cymbiformis, será la siguiente;

  • En el invierno o época de temperaturas frías, regaremos solo cuando el sustrato este bien seco.
  • En la primavera, un par de veces al mes
  • En el verano, una vez cada 7 días

Se debe regar cuando el sustrato o suelo, esté seco por completo. Esta planta, prefiere la sequedad al exceso de agua, como todas las suculentas.

La  capacidad que tiene sus hojas de de retener agua, las convierte en plantas delicadas antes el exceso de aguade riego. Así mismo, le van mal los climas muy fríos y ambientes muy húmedos.

El exceso de agua de riego, puede llegar a pudrir las raíces.

Sustrato ideal

La tierra del sustrato, debe ser porosa y no estar apelmazada. Procurar un drenaje óptimo y evitar encharcamientos.

Podemos utilizar sustratos normales para suculentas, siempre que los mezclemos con arena. Cubrir hasta la base de la planta con grava, vermiculita, perlita, etc., entremezclados.

Cómo abonar la Haworthia cymbiformis

En el caso del abonado de nuestra Haworthia cymbiformis, suelen necesitar abono en la etapa de crecimiento. Con un abonado mensual, es suficiente.

No siendo primordial, se puede abonar cada 3 o 4 meses, debido a que su crecimiento es lento.

Haworthia cymbiformis

Utilize un fertilizante multiuso comercial una vez y al comienzo de la temporada de crecimiento. Procure utilizar la mitad de la dosis recomendada, para sus otras plantas de jardín.

Plagas que pueden afectar a nuestra planta

Las plagas que típicamente suela atacarla son, las cochinillas, los pulgones y los ácaros. Estos se suelen colocar en sus carnosas y suculentas hojas.

También pueden ser atacadas sus hojas, por caracoles y babosas.

Aplicar los tratamientos comerciales al efecto, que podremos encontrar en los establecimientos especializados.

Si tenemos un exceso de riego, se pueden presentar problemas de hongos.

Reproducción y propagación de la  Haworthia cymbiformis

Se reproducen las Haworthias cymbiformis, por los brotes o hihuelos que surgen en la base de la planta madre y también por esquejes de sus carnosas hojas. Hacerlo de primavera a otoño.

Los brotes o hijuelos, deben dejarse secar unos 3 días, antes de replantarlos en un sustrato que esté húmedo y sea arenoso.

En un par de semanas, tendremos raíces nuevas, siempre con la tierra húmeda.

Se pueden reproducir también por semilla, aunque el resultado es un tanto desconocido, ya que es una planta que hibrida con facilidad.

Deben ser replantados con frecuencia, porque cada año una parte de sus raíces muere y luego se pudre en la maceta.

Haworthia attenuata o Planta Cebra

Haworthia attenuata o Planta Cebra.

La Haworthia attenuata o Planta Cebra, es una planta suculenta, no cactácea.

Llamada también como suculenta cebra, originaria de Suráfrica, exactamente Cabo Oriental y descubierta por Haworth.

Haworthia attenuata o Planta Cebra

Existen más de 100 especies del género Haworthia, de la familia de la Xanthorrhoeaceae.

Tiene muchos sinónimos como, Aloe attenuata, Apicra attenuata, Aloe clariperla, Catevala attenuata y varias variedades de la Haworthia attenuata.

Como es la Haworthia attenuata.

Esta es una de las especies de Haworthia que más difusión tiene y es fácilmente cultivable en el hogar y de ahí y por su belleza, su gran conocimiento popular.

Tallo, hojas.

La Haworthia attenuata, es una suculenta perenne, agrupada, sin tallos de hasta unos 15 cm de altura. Las rosetas tienen hasta unos 15 cm de diámetro, con 30 a 40 hojas de color verde oscuro, hasta unos 7,5 cm de largo y con tubérculos blancos.

Poseen unas típicas lineas blancas sobre las hojas, de tipo coriáceo, de textura agradable y que invitan a palparlas, que le dan un diseño propio y las hace las plantas de interior y decoración, favoritas para muchos.

Estas líneas blancas, son como pequeños tubérculos, crecimientos verrogosos, que la diferencian básicamente de la Haworthia fasciata, mucho más lisa.

Flores.

La Inflorescencia, las flores, miden hasta unos 40 cm de altura y las flores son blancas, con vetas verdes, que se desarrollan a lo largo del un tallo floral que surge de la planta.

Haworthia attenuata o Planta Cebra

Son flores de poco interés, que aparecen como en racimos y de forma tubular. Florecen en primavera y al inicio del verano y dan semillas que serían viables para su cultivo.

Haworthia attenuata o Planta Cebra

Cuándo la Haworthia attenuata o Planta Cebra haya florecido, dará hijuelos o brotes y luego la planta madre, morirá. Son plantas monocárpicas.

La plantas monocárpicas, son aquellas, que fructifican una sola vez, o sea florecen una sola vez, mueriéndose después.

Son plantas que florecen y fructifican inmediatamente antes de morir. Este tipo de plantas, suele necesitar varios años antes de alcanzar el tamaño de floración.

Raíces.

La Haworthia attenuata, tiene unas raíces pequeñas y compactas.

Esta es una planta que va muy bien en maceteros grandes o terrarios, por su carácter decorativo, jugando con el contraste de colores.

Si observamos que las punta de las hojas aparecen quemadas, significa que le falta agua o están aguantado muchas horas directas de sol.

Podríamos mantener en vida una planta monocárpica, las Haworthias, después de la floración, si las flores se eliminan tan pronto como se termine la floración, antes de que comience la formación de las semillas o si se arrancan los botones, antes de que la floración comience.

Como cuidar y cultivar la Haworthia attenuata.

Es una planta suculenta de interior, muy bella, ornamental y decorativa, que además de esto, es fácil de cultivar y de reproducir.

La Haworthia attenuata, gusta de estar en zonas de semisombra, bien iluminada pero sin sol directo y cultivada en macetas de mayor porte, más anchas que profundas.

No le van bien las temperaturas bajas, no debe bajar de los 10ºC. En tiempo cálido, se puede mantener al exterior.

Puede resistir heladas y hasta algún grado bajo cero.

Riego.-

Para regar la Haworthia attenuata o Planta Cebra, durante la temporada de crecimiento, de abril a septiembre, hay que regarla completamente y no volverla a regar, hasta que el sustrato esté seco al tacto.

Regar cada 15 días, también en función de la temperatura exterior. Aunque admiten más agua que otras suculentas, cuidado con pasarnos porque podríamos tener problemas de pudrición.

El invierno, con las bajas temperaturas, es un momento difícil. Controlar el exceso de agua con bajas temperaturas, ya que puede debilitarse mucho o incluso morir, si nos pasamos.

Las hojas son órganos de almacenamiento de agua, por lo que durante el invierno, habrá que regar mucho menos y dejar secar el sustrato hasta el próximo riego (una vez al mes).

Dos claves en el riego de esta suculenta,

1.- Solo regar con el sustrato completamente seco

2.- Regarla hasta que el agua salga, por los agujeros de drenaje de la maceta

El principal peligro para nuestra Haworthia attenuata, es el exceso de agua en el riego. No conviene ponerla en un plato bajo maceta, ya que podría retener el agua sobrante y llegar a pudrir la raíces.

Sustrato.-

La Haworthia attenuata o Planta Cebra, no es exigente respecto a la tierra de cultivo, pero una tierra ideal sería, la mezcla de sustrato comercial de turba con algo de arena gruesa.

Utilice una mezcla de sustrato para macetas de cactus, que tenga un buen drenaje y proporcione suficiente aireación a las raíces pequeñas.

Si hace su propia mezcla o compra de otro tipo, use parte de tierra para macetas, parte de perlita y parte de arena.

Abonado.-

Para un correcto abonado de la Haworthia attenuata, lo mejor sería abonar cada 30 días con un  fertilizante mineral para plantas crasas, durante la época de crecimiento.

No es mandatorio, podrían pasar sin él, ya que realmente no lo necesitan.

Por tanto, usar fertilizante de abril a septiembre, para alimentar a la plantas Cebra.

Debe ser, diluyendo el fetilizante líquido una vez al mes. No abonar durante el invierno. Un buen fertilizante es el humus de lombriz.

Reproducción.-

Para la reproducción de la Haworthia attenuata, con los vástagos tenemos un medio simple y muy efectivo para multiplicarlas.

Se reproduce por medio de esquejes basales, hijuelos o por semillas.  Tras florecer la planta, ésta dará hijuelos y la planta madre morirá.

Haworthia attenuata o Planta Cebra

Se recogen con cuchilla afilada o estilete desinfectados, con cuidado de no crearle daños a la planta madre y se colocan en macetas, con sustrato base de crecimiento apropiado.

Sin embargo, solo deben tomarse en primavera u otoño cuando la planta no está en crecimiento.

En definitiva, se propagan de la misma manera que las plantas de Aloe.

Con una hoja de unos 5 cm, dejando que la herida sane durante un par de días antes de plantarla (déjelos secar).

También se puede reproducir tomando brotes o hijuelos, tomados de la planta madre y replantados.

En cualquiera de los ambos métodos, regar el sustrato una vez y luego esperar, hasta apreciar signos de un nuevo crecimiento y asi evitar matarlos con exceso de agua.

Plagas y enfermedades.-

La principal plaga y/o enfermedades que atacan  a la Haworthia attenuata o Planta Cebra, es la cochinilla algodonosa, sobre todo lo hace en las raíces.

Deberemos desenterrar y mirar de vez en cuando o si observamos que la planta está débil y buscar el polvo blanco que rodea a la cochinilla.

Si la planta estuviera afectada por esta plaga, lavar las raíces con agua y aplicar un insecticida comercial al efecto.

Como medida de precaución, se puede incorporar un producto sistémico al agua del riego, de forma que tengamos bajo control la plaga de cochinillas.

Aviso.-

La Haworthia attenuata o Planta Cebra, se suele confundir con la “Haworthia fasciata, aunque es fácilmente reconocible, ya que la Haworthia fasciata, tiene el haz  interior de la hojas, suave, más liso y sin ninguna marca.