Gymnocalycium denudatum

Gymnocalycium denudatum.

El Gymnocalycium denudatum, es un cactus ornamental que se presta a engrosar nuestras colección de cactus.

Este Gymnocalycium es un cactus pequeño, ideal para los terrarios de cactus, ocupa poco sitio y es muy vistoso, por su tallo, las espinas curvadas y sus hermosas flores.

Gymnocalycium denudatum

Es de crecimiento lento y muy adaptable al cultivo en interior.

Se le llama popularmente, Cactus araña, debido a la forma de sus espinas con forma de araña.

Es una excelente planta para cultivo en macetas. Siempre se ve bien y se mantiene con pequeño tamaño. Se desarrolla bien en un invernadero, en el interior  o también al aire libre en una rocalla.

En cuanto a la exposición del cactus, tolera bien las situaciones de gran luminosidad, aunque le viene bien la luz filtrada o semisombra. En el interior, sí necesitará mucha luz y también sol directo.

En ocasiones, si el sol directo es muy fuerte, se puede como broncear. Esto fomenta la floración, la producción de espinas, aunque posiblemente sufra quemaduras solares en las horas centrales del día.

Las subespecies o variedades más reconocidas son, G. denudatum Pfeiff, G. denudatum s, angelae, G. denudatum c. Jan Suba y la G. megalothelon.

De dónd procede el denudatum.

Su origen de procedencia es América del Sur, Brasil en Río Grande, Argentina en Corrientes y Misiones, en Bolivia, Paraguay e Uruguay.

Cómo es el Gymnoclycium denudatum.

Se trata de un cactus de forma esférica, algo aplanado o globular y generalmente no ramificado. En ocasiones se puede presentar casi cilíndrico.

De color verde oscuro brillante, con las costillas redondeadas, aunque son muy variables.

Gymnocalycium denudatum
Gymnocalycium denudatum, brotando las flores

Cómo son el tallo y las costillas del Gymnoclycium denudatum

Es una cactus solitario de tallo globular esférico,  de unos 3 a 5 cm de alto y de unos 6 a 10 cm de diámetro, de color verde grisáceo brillante, hasta verde oscuro.

Puede llegar  hasta los 15 cm de diámetro y hasta los 20 cm de altura.

Presenta entre 5 a 8 costillas, que son anchas con tubérculos poco desarrollados y suavizados. Los tubérculos son anchos y bajos.

Cómo son las espinas, flores y los frutos del Gymnoclycium denudatum

El denudatum, presenta pocas aréolas, redondeadas, lanosas ligeramente y separadas por unos 2 cm.

Las espinas son todas radiales y en forma como de araña. No son punzantes, de 1 a 1,5 cm de longitud, blanquecinas a rosa pálido.

No obstante tiene forma de punzón, delgadas y retorcidas y curvadas hacia arriba o lateralmente. Se presentan muy juntas al perímetro del cuerpo.

Las flores, son grandes de color blanco o crema brillante y a veces se presentan de color rosa pálido y en ocasiones con fondo de color rojo. Su tamaño, de 5 a 7 cm de anchura.

De las aréolas basales se forman los hijuelos, de los cuales podremos llevar a cabo la reproducción vegetativa o asexual de la planta, por medio de esquejes, hijuelos, brotes.

Presentan el tallo de la flor, desnudo sin escamas ni pelos.

De ahí viene su nombre Calicio, de cáliz, por su forma, esto es, tiene espinas aplanadas contra el cuerpo, que parecen un montón de arañas blancas arrastrándose sobre un cactus.

La época de floración, es en la primavera y verano.

Los frutos son de color verde y son más largos que anchos.

Cómo cultivar el Gymnocalycium denudatum.

El denudatum es un cactus fácil de cultivar y mantener. Es una especie de cactus de crecimiento relativamente rápido y de también de floración rápida.

Es un cactus resistente a las heladas ligeras, pero si se mantiene seco. Puede soportar hasta los -2ºC, pero poco tiempo. Evitaremos en lo posible las bajas temperaturas y heladas.

Qué sustrato utilizar para el Gymnoclycium denudatum y cómo transplantarlo

Al Gymnocalycium denudatum, le gustan los sustratos muy porosos, los sustratos estándar para cactus y suculentas. Le va mejor un pH bajo, ligeramente ácido (pH < 7) y evitaremos utilizar suelos ricos en caliza o alcalinos, ya que esto bloquearía el crecimiento del cactus.

Para trasplantarlo, hay que tener en cuenta que este cactus necesita bastante espacio para las raíces, por lo que cada dos años o cuándo el cactus llene la maceta, lo trasplantaremos.

Siempre utilizaremos macetas con buen drenaje.

Gymnocalycium denudatum
Gymnocalycium denudatum en flor

Riego y Fertilización del Gymnoclycium denudatum

En la temporada cálida, primavera/verano, necesitarán que se les riegue cada 10/15 días, en función de la temperatura ambiente.

Para el invierno, el riego será eliminado con temperaturas promedio, por debajo de los 10ºC. Con ello, prepararemos al cactus para la floración estival.

Para abonar el denudatum, utilizaremos un abono rico en potasio y lo haremos en el verano.

Plagas y enfermedades que más afectan al Gymnoclycium denudatum

Aunque es posible que pueda sufrir diversos ataques de insectos, una planta adulta bien cuidada y fuerte, no sufrirá demasiado. Para ello, el sustrato es importante y este será una mezcla de minerales para suculentas. También la iluminación y aireación, es primordial.

Aun así puede sufrir ataques de;

  • Araña roja
  • Cochinillas, escondidas entre la lana de la zona alta, aunque también pueden darse entre las raíces y son las peores.
  • Pulgón, no suelen atacar al denudatum

En cuanto a enfermedades, soporta bien las enfermedades fúngicas, si están bien ventiladas, con el riego correcto y con buen drenaje.

Como casi en todas los cactus, la putrefacción por exceso de riego y alta humedad, es el principal problema.

Cómo reproducir Gymnoclycium denudatum

El Gymnocalycium denudatum, se propaga por medio de semillas y por medio de la división de vástagos basales, brotes o hijuelos.

Las semillas se siembran después de la última helada invernal. Germinan en unos 7 a 14 días, estando a unos 20º/27ºC en invernadero y ya en la primavera.

En unos 15 días, enraizarán y las podremos tratar como plántulas jóvenes, evitando el pleno sol.

Gymnocalycium mihanovichii

Gymnocalycium mihanovichii.

EL cactus Gymnocalycium mihanovichii, es muy apreciado por se espectacularidad, siendo la principal característica,  su cuerpo colorido verde grisáceo, con reflejos blancos  y rojos.

Gymnocalycium mihanovichii

Es un cactus pequeño, por lo que es muy apreciado, tanto por su colorido, por su capacidad para formar conjunto de cactus enanos en terrarios.

Además, dispone de una gran facilidad para ser injertado, formando coloridos injertos.

Es una excelente planta para cultivo en macetas. Siempre se ve bien y se no crece demasiado, quedando como un cactus enano. Se desarrolla bien en un invernadero y también al exterior en rocalla.

De dónde procede y  el entorno ambiental del Gymnocalycium mihanovichii.

Su origen endémico está en las provincias de Formosa, Chaco Boreal, Santiago del Estero y Bahía Negra en Paraguay, lindando con el Brasil y también en Argentina.

Recibe su nombre del empresario naviero croata, Nicolás Mihanovic, que trabajó en Paraguay y Argentina en el transporte fluvial.

También se le llama, Echinocactus mihanovichii, Cactus Chin y Bola rubí.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii, desarrollando las flores

Cómo es el Gymnocalycium mihanovichii

Se trata de un cactus enano, ya que solo llega a medir unos 4 cm de altura y con un diámetro de 5/6 cm. Tiene un tallo solitario  y esférico y es de color verde grisáceo o de verde con tonos rojizos.

Disponen de 8 a 10 costillas obtusas con un saliente por encima de la aréola.. las aréolas son avales y generan una lana blanca.

Están cubiertos de espinas, son muy ornamentales, con pelos o cerdas que despuntan de pequeñas protuberancias de la superficie, las aréolas.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii injertados sobre pie de Hylocereus, de varios colores

La forma más habitual de encontrarnos este cactus es injertado, sobre un pie, generalmente de Hylocereus, que son cactus triangulares.

Estos injertos, se hacer debido a que son mutaciones incapaces de desarrollar la fotosíntesis, producción de clorofila, sin la cual no pueden vivir. Esta ausencia de clorofila, hace que presenten colores espectaculares en cactus como el amarillo, rojo o lila oscuro.

El pie del injerto les proporciona esa clorofila necesaria, pero con el inconveniente de que no suelen vivir los injertos, más de dos o tres años.

Estas variedades de colores se denominan como Hibotán o Japón, debido a que son variedades japonesas, con colores desde el amarillo, rojo y lila oscuro.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii, en flor

Cómo son las flores y los frutos del  Gymnocalycium mihanovichii

Desarrolla unas flores de 4 a 5 cm de longitud y forma de campanilla o embudo de varios colores, amarillo o verde oliva pálido.

Las flores de esta especie, que no se abren por completo, tienen una apariencia sedosa y varían de verde pálido a amarillo pardusco.

El fruto, con forma de huso o fusiforme (forma elipsoidal) y que en su interior contendrá numerosas semillas de color negro/parduzcas.

Las flores del mihanovichii, tienen una vida breve y se abren generalmente durante un día, son siempre vistosas y características por su forma y color.

Cómo cultivar el Gymnocalycium mihanovichii

Fue cultivado por primera vez en Japón y los faltos de clorofila, deben cultivar se injertados. Es un cactus fácil de cultivar, de fácil floración y de crecimiento realtivamente rápido.

Se cultivan en las regiones o zonas de clima templado, en jardines y parques. También en interiores, balcones, terrazas, etc., zonas bien soleadas donde muestran todas sus tonalidades de color.

Gymnocalycium mihanovichii
Detalle de Gymnocalycium mihanovichii injertado sobre pie de Hylocereus

Iluminación y Temperatura ambiente adecuada para el Gymnocalycium mihanovichii.

Son cactus que deben estar al sol directo y en el interior deben tener mucha iluminación, ya que de lo contrario, se deformarán buscando la luz solar.

Si el sol es muy intenso en verano, mejor tenerlas en semisombra.

Tiende a oscurecerse con luz intensa, lo que fomenta la floración y la producción de espinas pesadas, pero es probable que sufra quemaduras solares o retraso en el crecimiento, si se expone en exceso a la luz solar directa durante la parte más calurosa del día, en verano.

Aunque son resistentes  a las altas y bajas temperaturas, en función del clima local, soportarán mejor o peor el frío. Su rango óptimo de temperaturas, oscila entre los 10º y 30ºC.

Es bastante resistente a las heladas si se mantiene seco, hasta los -5 ° C,  pero para un cultivo seguro, es mejor evitar las temperaturas bajo cero.

En el caso de plantas injertadas, evitaremos temperaturas menores de 10/12º, ya que el injerto no las soporta.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii variegata

Cómo regar y qué sustrato utilizar para el cactus Gymnocalycium mihanovichii

Se deben de regar con cierta regularidad, moderados, sobre todo en las etapas de crecimiento y floración. Cuidado con la posible putrefacción por exceso de agua.

Dejar secar siempre entre riegos. Evitaremos mojar el cuerpo o tallo del cactus, al regar, porque puede provocar putrefacciones.

Más tarde en el otoño, se reducirán los riegos poco a poco, hasta llegar al invierno donde ya no regaremos.

Si se trata de una zona de clima cálido, podremos hacer riegos ligeros en invierno en el interior y en  ausencia de lluvias si está al exterior.

Lo mejor es regar con agua de lluvia, que es ligeramente ácida o en su defecto, con agua sin cal o embotellada. No tolera la cal, por lo que precisa  que tanto el agua de riego como el sustrato de base, tengan un pH bajo, entorno al 6/6.5.

Le gustan los suelos o sustratos de mezcla de cactus estándar, muy porosos. Prefiera un abono de pH bajo, evite sustratos ricos en piedra caliza, de lo contrario, el crecimiento se detendrá por completo.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii variegata

Un buen arreglo sería, macetas con pómice, akadama, sustrato mezclado con perlita y algo ácidos.

Los cactus del Género Gymnocalycium, requieren un suelo algo ácido, por tanto no debe dejarse que se alcalinicen por el uso de aguas calcáreas.

Cómo transplantar, fertilizar y cómo podar el cactus Gymnocalycium mihanovichii

Para trasplantarlo, como esta planta necesita mucho espacio para sus raíces, el trasplante debe hacerse cada dos años en primavera o cuando haya superado su maceta.

Utilizaremos siempre una maceta con un buen drenaje.

Abonaremos con un fertilizante rico en potasio y lo haremos en el verano. Aplicaremos abono líquido para cactus, una vez al mes.

No necesita poda como tal. No obstante, podremos quitarle las flores y frutos una vez se vayan secando.

Además, en el caso de que nazcan brotes laterales en un injerto, es necesario eliminarlos, ya que sino podría secarse la mihanovichii.

Qué Plagas y enfermedades afectan al Gymnocalycium mihanovichii

El Gymnocalycium mihanovichii, puede ser atractivo para una variedad de insectos, pero las plantas en buenas condiciones, generalmente estan casi libres de plagas.

Si se desarrollan en un medio adecuado, sustrato mineral para macetas, con buena exposición al sol y ventilación, poco han de temer.

No obstante, hay varias plagas a las que hay que prestar atención;

Arañas rojas, Cochinillas, que ocasionalmente se desarrollan de forma aérea en el nuevo crecimiento entre la lana, aunque las peores son las que se desarrollan bajo tierra, en las raíces y son invisibles excepto por sus efectos. Pulgón, rara vez es un problema.

Por otra parte, tan solo la podredumbre es particularmente fácil, rara vez padece enfermedades criptogámicas (hongos), salvo excesos de agua y peor aún, con frío y humedad alta.

La putrefacción es sólo un problema menor, si las plantas se riegan y mantienen bien ventiladas correctamente.

Si no es así, los fungicidas no ayudarán mucho.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii – Hibotan

Cómo reproducir el cactus Gymnocalycium mihanovichii

La Gymnocalycium mihanovichii, se reproduce bien por medio de semillas, por brotes o hijuelos y por las variedades injertadas.

Las semillas germinan en unos 7 a 14 días, entre los 21 a 27 ° C., en primavera.

Retiraremos gradualmente la cubierta de vidrio del semillero, tan pronto como las plantas estén bien enraizadas, en unos 10/15 días y las  mantendremos bien ventiladas, pero sin sol directo sobre las plantas jóvenes.

Los especies mutantes de color y las variedades raras, se propagan por injerto.

La enfermedad fúngica que las puede llegar a matar a la planta, se debe a la presencia del hongo Pythium debaryanum, de rápida difusión, que provoca la podredumbre basal, oscurecimiento y enmohecimiento con la consiguiente muerte de la planta.

El tallo de la plántula afectada se tumba. El último estadio de la infección es la pudrición de las semillas.

La presencia del Pythium, conocido como agente de la enfermedad o pudrición blanda de los semilleros, se deben siempre a exceso de la humedad.

Para evitar estas enfermedades, es aconsejable hacerles un tratamiento con base de cobre. También podemos utilizar en los primeros síntomas, remedios caseros antifúngicos.

Género Gymnocalycium

Género Gymnocalycium.

El Género Gymnocalycium, es un género con hasta 70 especies de cactus. Todos son originarios de Sudamérica, concretamente su distribución comprende los paises de, Brasil, Uruguay, Paraguay, sur de Bolivia y Argentina principalmente.

Gymnocalycium baldianum
Gymnocalycium baldianum

El nombre de Gymnocalycium, deriva del griego “gymnos”, que significa desnudo y “kalix”, que significa, cáliz. Luego la traducción será, “cáliz desnudo”, pero refiriéndose a que los brotes florales, no tienen ni espinas, ni pelos.

Son procedentes de regiones subtropicales, aunque la mayor parte de las especies, son endémicas de los cordones montañosos del centro y norte de Argentina.

Tipos de cactus del Género Gymnocalycium.

Cómo son los cactus del Género Gymnocalycium.

Son cactus de pequeño porte, son pequeños, esféricos, globulosos y con unas dimensiones de entre los 5 cm y los 15 cm de diámetro, aunque algunas especies pueden crecer hasta los 30 cm de diámetro.

Suelen mostrar unas costillas muy visibles, prominentes, con fuertes y largas espinas, a veces retorcidas y coloreadas.

Son cactus muy apreciados por los amantes de los cactus, por su facilidad para florecer, su belleza y el colorido de las flores.

Gymnocalycium horstii
Gymnocalycium horstii

Cómo son las flores, espinas y requerimientos de luz en el Género Gymnocalycium

Las flores surgen de los largos tubos terminales y son de buen tamaño. Son de fácil y generosa floración y cultivo fácil.

Son cactus que van bien en zonas de semisombra  y con temperaturas NO inferiores a los 17ºC en invierno. Las flores son de color muy vistosas y de buen tamaño.

Las flores, están situadas en el centro de la planta,  con la corola de color blanco, rosa pálido o blanco rosado.

Necesitan las flores de una luz intensa, para mostrarse en todo su esplendor.

Las espinas, muchas veces retorcidas o encorvadas. Son espinas largas y coloreadas que surgen de las costillas.

Se desarrollan bien en lugares bien iluminados, pero evitaremos la exposición directa  al sol. Las mantendremos en semisombra, ya que en su hábitat original, viven bajo el cobijo otras plantas.

Gymnocalycium mihanovichii
Gymnocalycium mihanovichii

Cómo regar, qué sustrato y fertilización utilizar en un cactus del Género Gymnocalycium

Deberemos regar desde la primavera hasta el otoño. El riego se hará con normalidad, pero dejando que se seque el sustrato antes de volver a regar. Evitar los encharcamientos de agua.

Las raíces de los Gymnocalycium, soportan mejor la humedad que otros cactus y se pueden regar más generosamente  en la época de crecimiento.

Durante el invierno, no regar y dejar que se el sustrato esté seco. Se deben mantener a temperatura entre los 5 y 10ºC.

La época de descanso será clave, para que florezca, de lo contrario si no detiene se crecimiento, no florecerá.

Necesitaremos sustratos moderadamente ricos en y con un pH ligeramente ácido. Se adaptan bien a cualquier compost comercial, para cactus y suculentas.

Mezclar 2/3 de compost o sustrato comercial y 1/3 de arena gruesa o gravilla, que sin duda mejorará el drenaje.

Los trasplantes a su lugar definitivo o trasplante a maceta más grande, los haremos en primavera. Estos se harán cada dos o tres años, si procede.

Las especies de este género, necesitarán un abonado con fertilizante líquido diluido al 50%, que aplicaremos una vez al mes, de primavera  a verano.

Son cactus resistentes, que se pueden habituar a sustratos ricos y zonas cálidas, tanto como a rocallas en zonas más frías.

Gymnocalycium denudatum
Gymnocalycium denudatum

Cómo reproducir cactus del Género Gymnocalycium

Se multiplican por medio de semillas, que plantaremos en  la primavera. Las semillas germinan al menos a unos 21ºC.

También podemos reproducirla por medio de brotes o hijuelos, durante el verano.

Este Género de Gymnocalycium, suele hibridizar con facilidad dando unos especímenes muy variables.

Cuáles son las plagas que más afectan al Género Gymnocalycium

Puden ser atacado, generalmente por cochinilla algodonosa.

Mammillaria candida

Mammillaria candida.

La Mammillaria candida, es otra especie del Género Mammillaria de pequeño porte, muy hermosa y que recibe el nombre común de Cactus bola de nieve o Biznaga bola de nieve y en inglés el de Snowball.

Mammillaria candida
Mammillaria candida o Cactus Bola de nieve

Se puede encontar con el nombre de Mammilloydia candida, como si otro género fuese, aunque se habla simpre de la misma planta.

Es una excelente planta para tener en maceta o terrario de cactus.

Origen y entorno mediambiental de procedencia de la Mammillaria candida

Este cactus, es originario de Méjico, más concretamente del Noreste de Méjico en Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas. Se da en altitudes de entre los 500 y los 2500 m, sobre el nivel del mar.

Su hábitat de desarrollo natural, son las áreas planas y bien drenadas en grietas sobre rocas calizas, colinas, laderas rocosas y paredes de cañones.

Esta especie se encuentra a menudo debajo de arbustos xerófitos, esto es especies de plantas que se han adaptado a lo largo de la vida, a un tipo de ambiente carentes de agua o con muy poca, como los desiertos, picos nevados, tierras áridas, zonas secas o rocosas y en asociación con otras especies de plantas.

Es una especie que se cultiva mucho por su valor ornamental.

No es una especie especialmente amenazada de extinción, aunque se recolecta mucho en su localización. Su peor enemigo es el pastoreo y la acción de la cabras, que se alimentan de ellas.

Es una especie protegida por el NOM-059-SEMARNAT-2001.

Es una cactus globoso, usualmente solitaria, pero que puede formar macollos (conjunto de tallos, flores o espigas que nacen del mismo pie de una planta), hasta de 10 individuos cuando es adulta, pudiendo alcanzar cada uno hasta 20 cm de diámetro.

Mammillaria candida
Mammillaria candida adulta con dos hijuelos o brotes

Cómo es la Mammillaria candida.

La Mammillaria candida, es un cactus globoso, con forma de bola, llamada Cactus  Bola de nieve, debido a que el desarrollo de sus espinas blancas, la cubren densamente y su cuerpo verdoso azulado queda oculto tras ellas.

Su cuerpo de color verdoso/azulado es redondo, globoso, esférico, muy espesa con sus espinas y que suelen llegar a los 10/12 cm de altura.

Es de crecimiento solitario, hasta que desarrolla nuevos brotes o hijuelosEs un cactus perenne simple o eventualmente agrupado.

Las plantas adultas pueden presentarse, como una especie de racimo de cabezas o bolas blancas.

La Mammillaria candida, necesita una exposición al sol directo y también altas temperaturas, para su óptimo desarrollo. La temperatura en invierno, no debería bajar de los 5 ºC.

Cómo son su tallo, tubérculos aréolas y espinas.

Presenta tallo esférico, quizá cilíndrico en su edad adulta y de color pálido verde azulado. Puede desarrollar desde los 12 cm hasta los 30 cm de altura, en el mejor de los casos y entre 6 y 20 cm de diámetro. La cabeza se presenta plana en la parte superior o ligeramente hundida.

En las axilas, se presentan los tubérculos con pelos o cerdas blancas. Los tubérculos son cilíndricos, de 5  6 cm de largo y las axilas tienen entre 4 y 7 pelos o cerdas blancas.

La aréolas, tienen unas 30 a 120 espinas radiales y blancas y de punta oscura, de unos 15 mm de largo. Hay de 6 a 12 espinas centrales, blancas o rosadas, duras y rígidas, de 5  10 mm de largo.

Flores, frutos y semillas de la Mammillaria candida

Desarrolla unas flores de color blanco o rosado, que se presentan formando corona en la parte superior del cuerpo del cactus. Las flores, de unos 2 cm de longitud y 1,5 cm de anchura, están dispersas y florecen cerca del ápice, generalmente en forma de corona.

Mammillaria candida
Mammillaria candida en flor

Cuando dan fruto, éste es con forma de baya larga, de color rosado a rojizo. Florecen en la primavera.

Los frutos, son pues más largos que anchos, rojos o rosáceos, jugosos, indehiscentes o que se abren espontáneamente y de unos 7 a 14 mm de tamaño.

Las semillas de la Mammillaria candida, son de color negro, brillantes, de aproximadamente 1 mm de diámetro, con la cabeza plana o algo abovedada.

Como cultivar la Mammillaria candida.

El cactus Bola de nieve, es sencillo de cultivar y fácil para su desempeño por principiantes. Es de crecimiento lento.

Sustrato adecuado y cómo regar una Mammillaria candida

Para que se dasarrolle correctamente, el sustrato debe ser de mezcla de tierras para cactus normales, siendo muy poroso y con poca materia orgánica. Será un sustrato mineral y con un buen drenaje de maceta.

Evitaremos la turba, que retiene mucha agua y proponer un suelo con un tercio de arena gruesa. Por ejemplo, mantillo, arena gruesa y tierra de jardín a partes iguales.

Para el riego correcto de la candida, regaremos regularmente en verano, pero no en exceso, ya que es muy sensible a la humedad, especialmente por su suculento sistema radical.

Sus raíces se pierden y estropean fácilmente en macetas, que permanecen húmedas durante bastante tiempo.

Se debe dejar sin riego, en seco, con buena ventilación de aire en invierno. En este período de descanso,  no suele haber demasiada humedad atmosférica, aunque se debe controlar.

OJO!! Se debe tener cuidado con no excederse en el riego, ya que tienden a hincharse y desordenarse en crecimiento, si se les da demasiada agua y sombra.

El sustrato, debe secarse completamente entre cada riego. A partir de finales de septiembre, el riego se interrumpe completamente.

Mammillaria candida

Temperaturas. Abono. Trasplante.

Este cactus, se debe mantener preferiblemente alrededor de los 10ºC y con buena iluminación. El descanso invernal, protegido de los extremos de frío y humedad, le proporcionarán la base para una buena floración.

Es bastante resistente a las heladas si se mantiene seco, resistente a temperaturas tan bajas como los -5 ° C.

No obstante, algo de calor durante todo el año aumentará el éxito, manteniéndolos a un mínimo de 5 ° a  8 ° C, durante la temporada de descanso.

Una buena exposición al sol directo en el exterior, luz solar filtrada o sombra de la tarde y en el interior necesita luz brillante y algo de sol directo.

Esta sujeto a quemaduras solares, si se expone al sol directo durante demasiado tiempo. Tiende a broncearse con una luz intensa, lo que favorece la floración y la producción de lana y espinas pesadas.

Para mantener en buen estado nuestro cactus, aunque no imprescindible, podemos abonar con un ferilizante adecuado a cactus y suculentas, un par de veces al año, entre primavera y verano.

Un exceso de fertilizante, puede provocar ataques de hongos y pudrir la planta.

Para el trasplante, lo haremos cada 2 o 3 años. Utilizaremos compost muy poroso. Utilice una maceta con buen drenaje.

Plagas y enfermedades que sufren la Mammillaria candida

La Mammillaria candida, es apetecible para un montón de insectos, aunque esto está en función de su buen estado de salud y condiciones de cultivo, temperaturas, ventilación, sol, riegos, etc.

Mammillaria candida

No obstante puede ser atacado por Araña roja, que actúan por la zona superior, sobre la cabeza del cactus.

También las cochinillas ocasionalmente, ya que encuentran entre las cerdas o lanas un buen escondite. Las peores son las cochinillas de las raíces.

Pulgón, rara vez se presenta.

Por último, lo peor, la podredumbre o putrefacción, que será un problema menor si las plantas estan controladas en cuanto al riego, la humedad y la ventilación.

Cómo reproducir la Mammillaria candida

La reproducción por semillas, que germinan en un plazo de 7 a 15 días y a unos 20 a 27ºC de temperatura ambiente.

Por esquejes, cuándo podamos retirar los hijuelos que aparecen, de al menos unos 2 cm de largo, en la base de las plantas adultas, luego separelos, déjelos secar una semana y plántelos.

No produce muchos hijuelos o brotes y puede tardar muchos años en crecer los suficiente, para dar brotes.

Los esquejes echarán raíces a una temperatura mínima de 20 ° C, aunque mejor con temperaturas más cálidas. Los esquejes deben enraizar entre 2 a 6 semanas.

Se pueden tomar esquejes de brotes sanos, durante la primavera y verano.

Mammillaria vetula

Mammillaria vetula.

El cactus Mammillaria vetula, es un pequeño cactus muy ornamental, muy hermoso y muy decorativo. Perfecto por su tamaño para macetas, maceteros y terrarios de cactus.

Es una especie del Género Mammillaria, para tener en colección, es muy prolífica y de rápido crecimiento, lo que la hace perfecta para poder reproducirla sin problemas. Desde pequeñas, generan un montón de hijuelos.

Mammilaria vetula
Mammilaria vetula en flor

Dada esa facilidad reproductora, se han obtenido muchas variedades que presentan diferencias evidentes en el número de espinas, la densidad de la lana, la longitud de los tallos, etc.

El nombre de Mammillaria, derivado del latín, mammilla, que siginifica tubérculo, en alusión a los tubérculos que son una de las características del género.

Se dan dos subespecies que son, la Mammillaria vetula s.vetula y la Mammillaria vetula s.gracilis. Se diferencian, por que esta última no tiene la espina central, menos espinas radiales, sobre 16 máximo y sus flores son más pequeñas.

Así mismo, hay dos variedades muy repartidas y cultivadas, que son muy bellas y reconocidas que son, La Mammillaria vetula s.gracilis v. Arizona y la Mammillaria vetula s.gracilis v. Clone. Muy similares y espectaculares.

Procedencia y entorno ambiental de la Mammillaria vetula.

Su procedencia es centroamericana de donde es endémico, concretamente de los Estados mejicanos de Hidalgo, Guanajuato y Querétaro. Es normalmente abundante y se presenta en la naruraleza, formando colonias.

Su entorno está en zonas muy altas, entre los 1.600 a 3.500 m de altitud sobre el nivel del mar. Se desarrolla en áreas boscosas y grandes pinadas a gran altura.

No está en peligro de extinción, aunque está muy buscado para uso ornamental. Existen muchos cultivos de Mammillaria vetula, lo que asegura su continuidad.

Mammilaria vetula

Podemos encontar este cactus con diferentes nombres como, Cactus vetulus, Chilita vetula, Escobariopsis vetula o Neomammillaria vetula.

También se la denomina con otros nombres que son sinónimos científicos tales como, Mammillaria gracilis y también como Mammillaria magneticola.

Cómo es la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, es un cactus  globoso y de tamaño pequeño. Generalmente su tamaño oscila entre los 10/13 cm de altura y los 4 cm de diámetro, lo que lo hace objetivo claro, para terrarios de cactus.

Este pequeño cactus, se agrupa libremente formando como montículos de cactus. Genera muchos hijuelos con facilidad, a cualquier altura del tallo, fácilmente trasplantables.

Cómo es el tallo y las espinas de la Mammillaria vetula.

Lso tallos son de color verdoso brillante y con numerosas mammilas de color verde oscuro.  Presenta tubérculos  del tallo principal de hasta 8 mm, de forma cónica y algo fláccidos. No exuda látex y las axilas lanudas o incluso también desnudas.

En las mamilas, en su ápice se presentan numerosas espinas blanquecinas, que aumentan el contraste de color de la planta.

Las aréolas tienen de 1 a 2 normalmente y hasta 7 espinas centrales, que son más gruesas, rectas, robustas, con forma de aguja, de hasta 10 mm de largo y de tonalidad rojiza.

Presenta también, espinas radiales en número de 25 al inicio, para llegar a las 50. Son de color blanco, delgadas, rectas, con forma de aguja y de 3 a 10 mm de largo.

Tanto el número de espinas, su grosor, el tamaño de los tallos y la lanosidad en la base de las espinas,  varía según la variedad de que se trate.

Mammilaria vetula
Flor de Mammillaria vetula

Cómo son las flores y los frutos de la Mammillaria vetula.

Las flores de la Mammillaria vetula, son pequeñas y de color amarillo pálido o amarillo limón, de hasta 17 mm de longitud y nacen en las axilas de los tubérculos.

La temporada de floración, se produce en el otoño.

Los frutos son como una pequeña baya alargada, de color blanquecino a verdoso y presentan semillas en su interior de color negro y de muy pequeño tamaño.

Cómo cultivar la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, agradece el sol directo y la exposición incluso a altas temperaturas, para garantizar su buen crecimiento.

Si se trata de ejemplares cultivados en invernaderos, quizá deneremos tener más cuidados con las temperaturas extremas.

En ese caso, que será el normal de la mayoría, quizá el sol directo sea muy agresivo en las horas centrales del día, por lo que será conveniente resguardarlo.

OJO¡¡, si la tenemos en el interior, cuidado al exponerlo al sol directo sin aclimatación, ya que se podría quemar severamente.

En invierno, deberemos protegerlos de temperaturas inferiores a los 5ºC y evitar heladas, a ser posible (como mínimo soporta los -4º). Mantendremos el reposo invernal entorno a los 10ºC.

El ambiente ideal será mantener la planta entre los 15 y 35ºC.

Riego. Sustrato. Fertilización. Trasplante.

Regar con moderación durante los meses de verano y mantenerlo seco en invierno. Regar solo cuándo el sustrato esté bien seco y evitar el exceso de agua y los encharcamientos.

Mammilaria vetula v.Arizona Snowcap

Generalmente riegos parcos, cada 3/4 días en verano y semanalmente en primavera y otoño. En invierno, se pueden casi eliminar por completo en interior, quizá un riego de mantenimiento cada 30 días. Al exterior, si acaso, una vez al mes.

Para nuestro cactus, lo mejor será disponer de un sustrato para catus y suculentas, pero que tenga a partes iguales, arena gruesa, mantillo y tierra de jardín.  Lo mejor es un suelo mineral, con un buen drenaje.

Es una planta de crecimiento lento y una vez establecida y aclimatada, vivirá feliz en su posición y con su sustrato, durante años.

Para fertilizar nuestra Mammillaria vetula, deberemos esperar hasta el inicio de la primavera y podremos hacerlo hasta el final del otoño.

Lo ideal será hacerlo con un abono líquido para cactus y suculentas, que nos garantize un buen desarrollo de la planta y una buena etapa de floración. No obstante, no es impescindible el abonado, si la planta goza de un buen sustrato.

Aun a pesar de ser un cactus de pequeño porte, cada dos o tres años, necesitará ser trasplantado. Básicamente cambiaremos el sustrato por uno nuevo, al que añadiremos, si no lo lleva ya, un tercio de perlita.

Mammilaria vetula
Mammilaria vetula v. gracilis

Plagas y enfermedades de la Mammillaria vetula.

La Mammillaria vetula, puede ser objeto de ataques de cochinillas, caracoles, babosas y por nemátodos. Si se da una temporada mucha sequía y calor, puede ser atacada por araña roja.

Igualmente, en función del exceso de humedad o riego, las pudriciones por hongos, son su peor enemigo.

Mammilaria vetula

Reproducción. Esqueje e Injerto.

Para multiplicar la vetula el método más propicio, es el de separar los hijuelos laterales, de los muchos que va generando la planta madre.

También, por semillas obtenidas de los frutos y sembradas en la primavera en un sustrato que sea de tipo arenoso y con la humedad justa, propia de un semillero de cactus.

Este cactus se da bien para ser objeto de operaciones de injerto, de forma que se potencia su crecimiento al contar con una planta pie porta injertos o base, con mayor capacidad de crecimiento.

Un pie de injerto muy socorrido, es el cactus triangular,  Hylocereus.

Lophophora diffusa – Cactus falso Peyote

Lophophora diffusa o Cactus falso Peyote

La Lophophora diffusa o Cactus falso Peyote, recibe este nombre ya que aún siendo muy parecida a la williamsii, ésta no tiene prácticamente efectos psicoactivos.

Es decir, su concentración de Mescalina, es muy bajo. Son de crecimiento muy lento, al punto de que en su árido entorno, pueden tardar hasta 20 años en ser ejemplares adultos.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Magnífico ejemplar.

Su forma globular y su raíz tuberculada, les permite acumular agua, evitando deshidratarse a través de su fina piel. Aún así, un cactus adulto es una planta ornamental.

Origen y entorno.

La Lophophora diffusa o Cactus falso Peyote, es conocida como Peyote de Querétaro o Peyote queretano.

Solo existe en los Estados de Querétaro y San Luis Potosí, en este último en los Municipios de Rioverde y Ciudad del Maíz. Terrenos sedimentarios, inundables, calcáreo-yesosos a yesosos. El color varía de verde oliva a verde azulado.

Originaria de los Estados de Querétato y de Hidalgo y se encuentra dispersa y aislada, en zonas de altitud sobre los 1000 a 1800 metros, sobre el nivel del mar.

Crece en zonas desérticas, en los valles de Vizarrón, Bucareli y Tolimán. Son zonas desérticas de matorral seco y suelo pedregoso y arenoso.

Este hábitat, permite el enraizado de la diffusa, ya que su raiz tuberculada le permite profundizar fácilmente.

Suele encontrarse bajo el amparo de algunos grandes matorrales o arbustos que le den algo de sombra y le protegen de los animales que la depredan.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Ejemplar adulto y retraído por la aridez y sequedad del terreno.

Es una especie amenazada al igual que la williamsii, debido a la recolección y también al uso generalizado de los moradores de su entorno, para uso medicinal y también comercial, para ampliar colecciones.

La diffusa, está en peligro de extinción y su población se ha reducido considerablemente.

Como son las Lophophora diffusa.

Generalmente se las suele confundir con la especie williamsii. Tienen un parecido de adultas a un gran tubérculo, aplanado y deshidratado en su ambiente natural.

Son cactus globulares, sin espinas y con una gran raíz principal.

Forman generalmente grupos de varios miembros y en ocasiones, grandes montículos con varias cabezas. Esta especie es más primitiva que la williamsii o cactus Peyote.

Tallo. Costillas. Raíz.

El  tallo, suele ser de entre unas 2 a 7 cm de altura y  de entre 5 a 12 cm de diámetro, pero se pueden encontrar algunas poblaciones con tallos más grandes, de hasta 20 a 25 cm de diámetro.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Detalle sistema radicular

Son de color amarillo verdoso o gris verdoso, generalmente sin nervaduras y surcos bien definidos.

Presentan entre 5 y 13 costillas, que rara vez son elevadas y remarcadas. Son onduladas, anchas y planas.

La raíz es con forma de tubérculo. Es amplia, plana  y no muy profunda.

Areolas. Flores.

Las Lophophora diffusa, son suaves con pequeñas areolas, de 2 a 3 mm de diámetro y con unos mechones de pelos que se presentan extendidos de forma desigual.

Las flores, son generalmente de color blanquecino, amarillento o rosado tenue. Su tamaño es de unos 1,5 a 3 cm de diámetro. Las flores nacen entre los meses de primavera verano, en ejemplares adultos de al menos 20 años, convenientemente nutridos en el parón invernal.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Varios ejemplares hacinados en su entorno natural.

Como cultivar la Lophophora diffusa.

Para un buen crecimiento, deberemos mantener un ambiente similar al propio del cactus y mantenerla en semisombra, evitando el sol directo, al menos en las horas centrales. En invierno, agradece más sol directo.

Evitaremos temperaturas extremas, de menos de 5ºC y más de 30ºC y también las corrientes de aire frío.

Riego y sustrato.

Lo mejor será cultivarlo en una maceta estrecha y profunda, donde se pueda acomodar su raíz principal.

La diffusa, es tendente a la pudrición, lo que nos exige un sustrato poroso, arenoso, bien abonado y con un buen drenaje. Utilizar un sustrato típico para cactus y suculentas.

Los riegos deben ser poco frecuentes, para mantener la planta compacta, evitando engordamiento artificiales por agua, que le den una apariencia antinatural.

Un exceso de riego, tendrá como consecuencia que la piel del cactus se pueda agrietar o incluso llegar a pudrirse.

Soportan bien la sequía, solo regar con el sustrato bien seco.

Manteniendo unos riegos parcos y poco frecuentes, hará que la planta se retraiga en su ubicación en el suelo y adopte una coloración típica verdosa entre riegos, siendo este un proceso totalmente natural y no dañino, que no afecta a la planta.

Como muchos otros cactus de zonas secas y áridas, la diffusa o falso Peyote,  requiere una invernada seca y fresca, de lo contrario pueden sucumbir a la pudrición y además promueve la floración

Será necesario también, asegurarnos de que tenga buena ventilación.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Flor

Abonado.

Para un abonado correcto de nuestra Lophophora diffusa, lo haremos entre los meses de febrero y marzo, entrando la primavera y semanalmente. Mejor utilizar un abono liquido diluido con el agua de riego.

Multiplicación.

Para reproducir nuestro falso Peyote, sembraremos semillas en primavera en un estrato drenante y estéril.

Actuaremos según lo indicado en semilleros, para lograr una buena siembra y cosecha de ejemplares.

Las plántulas surgirán al cabo de entre 10 y 21 días. Las mantendremos en su sustrato natal, al menos varios meses.

Rellenaremos con gravilla (2 mm diámetro) o casi cubriremos, para que se mantengan erguidas, facilitando el crecimiento.

Además controla el crecimiento de otros plantas y regula la humedad.

También podremos hacer la reproducción por medio de hijuelos. Los cortaremos con mucho cuidado de no dañar a las plantas y dejaremos que la herida cicatrice unos dos días.

Procederemos a plantarlos en sustrato nuevo y regaremos bien durante un par de semanas. Luego pasaremos a un riego mas normalizado.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa. Ejemplares adultos en su entorno natural.

Propiedades de la Lophophora diffusa o falso Peyote.

Como hemos indicado al inicio, esta especie contiene de cero a pequeñas cantidades de Mescalina. Sin embargo presenta otros alcaloides, el más conocido es la “Pellotina”(6,7-Dimethoxy-1,2-dimethyl-3,4-dihydro-1H-isoquinolin-8-ol), su principal alcaloide.

La Pellotina es ligeramente narcótica y los nativos americanos la han utilizado como componente del peyote con fines religiosos.

Sus propiedades medicinales, hacen que se utilice como calmante y relajante muscular.

Su alcaloide principal, la Pellotina, no provoca estados de alteración de la conciencia, aun así se usa en rituales propios de las culturas locales.

Tiene propiedades antisépticas y es utilizado para tratar infecciones bacterianas.

Efectos psicológicos y fisiológicos.

Se sabe que unos 8 a 10 mg de pellotina aislada, causan convulsiones en ranas. Cuando se inyectó por vía subcutánea a humanos, los participantes informaron de somnolencia y el deseo de no realizar ningún esfuerzo físico o mental.

Se indicó que tiene efectos hipnóticos y también se indicó que reduce la presión arterial y la presión sanguínea.

 

Lophophora williamsii – Cactus Peyote

Lophophora williamsii – Cactus Peyote

Quizá la Lophophora williamsii – Cactus Peyote sea la especie más renombrada y conocida.

Lophophora williamsii - Cactus Peyote
Lophophora williamsii en flor. Cactus Peyote

Ciertamente que tan solo hay dos especies reconocidas, la williamsii y la diffusa. No obstante existen muchas variedades, muy similares como las caespitosa, cristata, fricii, jourdaniana, texana, swobodaiana, decipens, kikko, etc.

Entre los nombre populares más conocidos, está sin duda el de Cactus Peyote.

Pero hay muchos más, provenientes de las tribus centroamericanas que la han utilizado ancestralmente como alucinógeno, en sus ritos prehispánicos.

Se denomina como Peyote, Mescal, Flor de mezcal o Botón de mezcal o incluso, la Rosita en Méjico, pero también en la cultura anglosajona hay muchos nombres.

A saber, se denomina a la Lophophora williamsii – Cactus Peyote, como medicina de Dios, whisky seco, raíz del diablo, hierba divina, pudin de cactus, cactus divino, cactus de bola, botones de mezcal, droga india, cactus de nabo, mula blanca, etc.

No obstante, las tribus del centroamericanas y del sur de EEUU la llaman como Wokowi, Huatari, Biisung, Jicori, Hikuli, Peeyot, seni, Ho, Azee, Hicouri, etc.

De esa  amplia variedad de nombres comunes, se deduce la importancia del Cactus Peyote o Lophophora williamsii, en la vida gentes que lo utilizaban con cierta asiduidad.

Lophophora williamsii . Cactus Peyote
Lophophora williamsii . Cactus Peyote

Origen y habitat.

Es un cactus originario de la zona sur de los Estados Unidos (Tejas) y de Méjico, fundamentalmente.

Se encuentran en las zonas desérticas de los estados de Nayarit, Chihuahua, Durango, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León y San Luis de Potosí.

También se puede encontrar en los estados de Querétaro y Zacatecas.

Se da en zonas desérticas y colinas rocosas y lo hace a una altura de unos 100 a 1500m, pudiéndose dar hasta los 1900 m sobre el nivel del mar.

Los podemos encontrar fácilmente en zonas de matorral espinoso xerófilo, o sea organismo vegetal adaptado a la vida en un medio seco y en suelos calizos.

Se puede ver en grupos amplios en zonas desérticas, laderas rocosas o en lechos de ríos secos.

Es muy abundante en su hábitat, pero al ser muy apreciado, llega incluso a estar en peligro de extinción.

Al punto, que en Méjico está en peligro de extinción, por lo que está protegido y es ilegal su recolección, llegando a estar penada la misma. Han sido incluídos como especies protegidas, pues han sido extinguidos de la zona conurbada de Saltillo.

Es una especie protegida por el NOM-059-SEMARNAT-2001.

Otra amenaza es la ampliación de superficies de cultivo, donde se asienta el Peyote.

En las tierras aradas, se eliminan y arrancan sus raíces y también la vegetación y matorral necesario, ahogando a las posibles semillas sobre el terreno.

Lophophora williamsii v. caespitosa.
Lophophora williamsii v. caespitosa.

Como es el Peyote.

Se trata de un pequeño cactus de forma globosa o globular o esférica y aplanado que no pasa generalmente de unos 6 cm.

No es muy bello y ornamental, pero lo compensa con sus propiedades psicoactivas.

Las Lophophora, son de crecimiento muy lento y pueden tardar hasta 30 años en florecer.

Cuerpo. Costillas. Raíces.

Es un cactus generalmente solitario, salvo de adulto que crea grandes rodales.

Puede ser un cactus, cespitoso (que crece entre matas espesas) y que puede con la edad llegar a ser policéfalo (con varias cabezas).

El de color verde glauco, azul grisáceo o verde azulado, de forma suculenta, globular, con forma de copa aplanado y de unos 12 cm de diámetro.

Suele presentar la zona alta, lanuda.

Permanece semienterrado varios centímetros y presenta una raíz principal grande y gruesa, que puede llegar hasta los 25 cm de profundidad.

Presenta 5 costillas en la juventud y hasta las 7 a 13 muy anchas, redondeadas, rectas o en espiral y tuberculadas.

Son de formas irregulares, con surcos transversales que dan lugar a tubérculos irregulares.

Las raíces son de forma napiforme, gruesas y de unos 8 a 11 cm de longitud.

Lophophora williamsii
Lophophora williamsii. Detalle del sistema radical napiforme.

Flores. Frutos, Semillas.

Presenta areolas redondas y sin espinas con flores solo cuando son ejemplares jóvenes y con pelos alargados, algo enmarañados, lanudos y de color grisáceo.

Sus flores, son solitarias y con forma de campanilla de unos 2/2,5 cm de ancho en su apertura total.

De color rosado pálido genralmente, aunque se pueden dar blancas o arillentas y surgen del ápice.

Las flores nacen de la masa de pelos existente, rodeada por unos pelos largos. Florece esporádicamente en primavera/verano.

Los frutos son en forma de maza, de color rojo a rosado, de unos 2 cm de largo o incluso menos, que pueden resultar muy deliciosos y de sabor dulce al gusto.

Las semillas son pequeñas, de color negro, de hasta 1 mm de diámetro, rugosas y tuberculadas.

Como cultivar la Lophophora williamsii o Peyote.

Los cactus Peyote, son de crecimiento muy lento, aunque de fácil cultivo.

Se pueden cultivar fácilmente en macetas, que deben ser hondas para albergar sus largas raíces, de forma napiforme.

Generalmente, tardan muchos años en alcanzar  la edad óptima de floración e la naturaleza.

Para llegar a florecer, deben crecer al menos hasta el tamaño similar al de una pelota de golf.

No obstante, en especies cultivadas, el crecimiento es mucho más rápido y en tan solo unos 6 a 10 años, llegan a la madurez y la posibilidad de florecer.

Una clara desventaja que tiene la Lophophora williamsii, es que el hecho de tener una raíz principal y gruesa, es propensa a la pudrición.

Por ello, esta planta exige un sustrato arenoso y con un buen drenaje.

La Lophophora williamsii o Cactus Peyote, se injerta muy bien y da resultados espectaculares con el paso del tiempo.

Lophophora williamsii v. decipiens f. cristata
Lophophora williamsii v. decipiens f. cristata

Ambiente. Riego. Sustrato.

Preferiblemente debe estar en semisombra, aunque soporta bien el sol directo a pleno sol y con altas temperaturas.

Durante el invierno, debe estar protegido, pues no soporta temperaturas inferiores a los 3ºC. y mejor mantenerlo en cultivo con temparaturas cálidas, por encima de los 10/12ºC.

Requiere riegos poco frecuentes. Son muy resistentes a la sequía, lo que hace que sus riegos, deben ser espaciados y parcos en agua.

Incluso mejor dejar de regar entre el otoño y la primavera.

Esto es así, ya que en las horas de mucho calor la planta se bloquea para no perder humedad por transpiración y así soporta mejor la sequía.

A su vez, capta agua procedente del rocío y de la humedad ambiente, que se da en las zonas más calidas.

Cuándo la planta soporta esa sequía natural, se puede retraer en el suelo (como aplastado) y adoptar una coloración gris verdosa entre riegos.

Esto es perfectamente natural y no le causa ningún daño.

Un riego mayor y de mayor frecuencia, podría llevar a la planta a una deformación, haciéndola menos compacta, más alargada y con una apariencia antinatural.

Podría ese exceso de riego, hacerle agrietarse o hasta pudrirse.

El sustrato que mejor va con el Peyote, es el mayormente arenoso y que pueda drenar bien el agua.

Utilizaremos sustratos que sean algo ácidos y con turba, arena y grava, perlita, vermiculita, etc., que garantizan un bien drenaje y filtración del agua.

Hay que evitar encharcamiento en el fondo de las macetas o rocallas, ya que la raíz es larga y teniendo mucha humedad, se puedan pudrir.

Fertilización. Trasplante.

Para fertilizar el Peyote, utilizaremos un abono líquido propio de cactus y suculentas al principio de la primavera y luego una vez al mes.

No obstante, no son necesarios si la planta tiene un buen sustrato y no da síntomas de necesidad.

Para trasplantar la williamsii, lo haremos preferiblemente cada dos o tres años y aprovecharemos para cambiar el sustrato.

Trasplantaremos al final de invierno o inicio de primavera, antes de la etapa de crecimiento.

Lophophora williamsii
Lophophora williamsii. Ejemplares germinados

Propagación.

Los Peyotes se propagan o multiplican por medio de semillas que cultivaremos en la primavera en un sustrato al efecto, poroso y húmedo.

Las semillas requieren unas condiciones cálidas y húmedas para germinar. Los tendremos controlados a unos 20/25ºC de temperatura y en el interior.

También por hijuelos, de ejemplares adultos y cortando desde el rizoma de la planta matriz.

Plagas y enfemedades.

No son propicias a la presencia de plagas. Quizas, la cochinillas puede causar algún estrago en nuestros Peyotes.

En cuánto a las enfermedades, las pudriciones por exceso de agua. Pudriciones de raíz por alta humedad/encharcameintos en el sustrato.

Características psicotrópicas del Peyote.

Como es bien sabido, el Peyote, la Lophophora williamsii, ha sido utilizada por los pueblos nativos de centroamérica por sus propiedades psicoactivas, como  alucinógeno, por sus principios activos.

Su uso como sustancia psicotrópica, mescalina, esta prohibida en Canadá y en Estados Unidos.

Lophophora williamsii
Lophophora williamsii injertada

Mescalina. Usos.

La Mescalina (3,4,5-trimetoxifenetilamina), es un alcaloide natural que se ha utilizado durante milenios en rituales religiosos, gracias a sus propiedades psicodélicas y con fines medicinales, por los nativos norteamericanos desde hace miles de años.

Encontramos que la Mescalina, en la Lophophora williamsii – Cactus Peyote, es uno de los agentes alucinógenos conocidos más antiguos, que influyen en el comportamiento humano y animal, pero dónde sus mecanismos psicoactivos siguen siendo poco conocidos.

El Peyote, tiene un contenido de Mescalina de entre el 3% y 6% en planta seca.

Por tanto, la Mescalina, aunque su administración no es lícita y es menos común que el consumo de otras drogas, se utiliza en rituales pseudoreligiosos y/o terapéuticos.

Efectos.

Sus efectos, son comparables a los de drogas duras como el LSD.

Estos proporcionan una serie de efectos clínicos similares a los de estas drogas, a saber, euforia, alucinaciones, despersonalización y psicosis.

Alucinógenos o psicodélicos, reveladores de la mente.

En bajas concentraciones, estos compuestos producen síntomas similares a la psicosis y pueden alterar la percepción, los sentimientos, los pensamientos y el estado de ánimo, sin ser adictivos.

Una alucinación es una experiencia sensorial aparente, es decir, algo que el individuo oye, ve, huele, siente o saborea que realmente no existe y se observa comúnmente en personas que padecen trastornos mentales como la esquizofrenia.

Los alucinógenos se hicieron muy populares entre la cultura hippie en los años 60 y 70, pero en ese momento las preocupaciones legales llevaron a su prohibición y al final de su investigación.

No obstante, la mayoría de los informes sobre la Mescalina se presentaron en ausencia total de confirmación de exposición, ya que el análisis toxicológico no están ampliamente disponibles.

La adicción y la dependencia están prácticamente ausentes y es evidente que la mayoría de las intoxicaciones parecen ser leves y es poco probable que produzcan síntomas potencialmente mortales, lo que favorece el interés contemporáneo por el potencial terapéutico de las drogas de esta clase.

Al igual que otros alucinógenos, y tras la validación de la investigación preclínica y varios ensayos clínicos piloto, se ha afirmado que la mescalina es útil para el tratamiento de la depresión, la ansiedad, el dolor de cabeza, el trastorno obsesivo compulsivo y la adicción a determinadas sustancias, como el etanol.

El consumo controlado y supervisado médicamente de mescalina, pueden haber llevado a historias exitosas sobre cómo superar los síntomas de abstinencia de etanol y una menor prevalencia de etanol (alcoholismo).

Otros usos. Dósis.

Este alucinógeno, la Mescalina, también está presente en otros cactus como los del género Trichocereus (o Echinopsis).

Por tanto, la Mescalina tiene un uso terapéutico y se utiliza en psicoterapia, pero con efectos muy potentes que limitan su uso y consumo.

Otros usos son, haciendo como chicles de botón de Peyote. Se hierven y se hace como un  Té psicotrópico.

Las dósis son de unos 0,3 a 0,5 gramos, con una duración de los efectos alucinógenos de 12 horas.

En muchos países es ilegal y se debe consumir con control y supervisión médica.

Algunas Congregaciones religiosas y tribus nativas, tienen concesiones extraordinarias para su uso, en función de sus tradiciones y costumbres milenarias.

Sabemos que actualmente se utiliza por parte de los miembros de las Tribus Huicholes de Nayarit y norte de Jalisco, así como por los Tarahumaras del Estado de Chihuahua, en ceremonias religiosas.

Género Lophophora.

Género Lophophora.

Los cactus del Género Lophophora, son muy conocidos básicamente por sus caulidades medicinales y alucinógenas.

También es muy conocido por su nombre popular, Cactus Peyote, la especie williamsii. ¿Quieres saber más sobre cómo cuidar el cactus Peyote, con propiedades alucinógenas? Quédate, te lo contamos todo sobre este género.

Básicamente hay dos especies, las más conocidas, que son la williamsii y la difussa, siendo además muy similares en aspecto.

Su nombre, Lophophora, significa traducido del latín, “el que lleva crestas”.

Género Lophophora
Género Lophophora. Varios ejemplares.

Tipos de cactus del género Lophophora

Origen y hábitat.

Su hábitat es un área extensa, principalmente en el desierto de Méjico y hasta las zonas llanas y secas del sur de Tejas, en Estados Unidos.

Se puede encontrar en ambos lados junto al río Grande y repartido en muchos estados de Méjico.

Crece bien en áreas de sedimento fino procedente de lagunas o arroyos desecadas y en laderas rocosas, donde se pierde en el suelo al reducirse su tamaño por la sequía.

Lophophora williamsii v. caespitosa
Lophophora williamsii v. caespitosa

Como es el Género Lophophora.

Este género de cactus, son plantas pequeñas y muy unidas al suelo que las mantiene y se presentan formando agrupaciones de cactus.

Lophophora diffusa.
Lophophora diffusa con hijuelos

Son muy características las zonas que presenta al exterior, que son como una pequeña bola aplanada, suave, delicada piel y sin espinas.

Su nombre traducido el latín, “el que porta crestas”, denota una peculiar lanosidad.

Son de color, verde-azulado la williamsii y de color verde-amarillenta la diffusa. Existen algunas variedades que presentan más costillas y originarias del estado de Coahuila.

El Género Lophophora, tiene características típicas en todos sus miembres, crecen muy unidos al suelo, crecen de forma solitaria pero pueden presentarse agrupaciones de miembros maduros.

Lophophora jourdaniana
Lophophora jourdaniana

Todos presentan tubérculos, son de aspecto globoso aplanado y tuberculado, suaves y sin espinas y producen muchas flores de varios colores y tamaños.

Tiene una raíz pivotante, grande, gruesa y larga.

Cuándo sufre épocas de sequía, la parte exterior globosa, se encoge al perder el agua por evaporación, lo que la hace estar aún más pegada al suelo. Al llover, se rehidrata y surge del suelo nuevamente.

Tiene un tamaño pequeño, apenas de 2 a 7 cm de altura y de unos 4 a 12 cm de diámetro. Los adultos no tiene espinas, tan solo en las plántulas presentan espinas muy finas y delicadas.

Lophophora williamsii
Lophophora williamsii en flor

Flores, frutos, semillas.

La flores, son de unos 3 a 4 cm, de color blanco o rosáceo.

La época de floración es de primavera a inicio de otoño y dan nuevos brotes en las areolas del tallo.

Los frutos, de color rosado claro y de dehiscencia longitudinal, o sea apertura longitudinal para dejar salir las semillas.

Las semillas, son de color negro, con una forma superficial como tuberculada.

Género Melocactus

Género Melocactus.

El Género Melocactus o Melocacto, es un género de cactus que consta de al menos 40 especies y es una forma corta de llamar a estos “Echinomelocactus”, que significa, cardo de manzana espinosa.

Son cactus muy apreciados por su apariencia y belleza espinosa. Muchas especies son procedentes de vivero, ya que están amenazadas en su medio ambiente.

Se le conoce comunmente por Cactus melón o Cactus gorro turco.

Es una familia de cactus en peligro de extinción.

Melocactus
Varias especies de Melocactus

Origen y descripción.

El Género Melocactus es originario del área tropical del continente americano. Se concocen especies en Méjico, noroeste de Brasil, Cuba, El Salvador, Antillas, Haiti y a lo largo de los Andes hasta Perú, etc.

Los cactus del Género Melocactus, cuándo son jóvenes son bastante simples y se parecen mucho a lo que cabría esperar de un cactus.

Se suelen ver en macetas en invernaderos, también en rocallas y terrazas con buen tiempo y en interiores pero muy luminosos.

Tipos de Melocatus

Como son los Melocactus.

Tienen tallos globosos y verdes con múltiples costillas. Las espinas son gruesas y generalmente presentan una columna central distinta, rodeada de espinas radiales, que se asemejan a un asterisco.

Forma de barrilete, llegando a los 35 cm de altura. Son de crecimiento lento, de cultivo difícil y de gran longevidad, de 25  30 años.

Poco a poco van adoptando esa forma característica de melón o barril.

Cefalio.

Al llegar la madurez, el Melocactus comienza a desarrollar un “cefalio”, que es una densa masa de areolas que forman una extraña “copa” erizada,  de donde surgen vellos y espinas, directamente en la parte superior del tallo.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus

De ahí, que por su semejanza se la llame, cactus gorro turco, por el “cefalio” rojo recubierto de lana, similar al sombrero Fez de los ciudadanos varones turcos, durante el Imperio Otomano tardío.

Fue llamado así, desde que los españoles lo vieron al llegar a las Américas.

Una vez que se forma esta tapa o gorro, el tallo ya no crece, pero el “cefalio” continuará creciendo muchos años hasta que la planta muera.

Incluso en casos raros, el cefalio puede superar el metro de altura, mucho más que el propio tallo.

La mayoría de los “cefalios” son blancos debajo y anaranjados/rojizos en la parte superior, pero pueden ser completamente blancos.

Las espinas son largas, de hasta 4 cm, blanquecinas o rosadas y estan en las areolas, a lo largo de las costillas.

Flores.

Es en esta masa de areolas, es donde se forman las flores.

Las flores en sí son bastante pequeñas, no muy bellas, generalmente de color rosa o rojo y salen de la parte superior del “cefalio” esporádicamente o en anillos.

Florecen abundantemente en primavera hasta otoño, en función de la especie. Duran abiertas unas horas (de 6h a 8h) y se irán abriendo en grupos y en tiempos diferentes, durante el verano.

Los frutos, son mucho más visibles que las flores y son tubos cortos de aspecto ceroso rojo o rosa y disponen de muchas semillas encapsuladas. Cuándo maduran, se tornan carnosos y caen a tierra.

La flor una vez seca, permanece persistente y parece la mecha de las velas de una tarta de cumpleaños.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta, es que la identificación de especies de Melocactus, es posiblemente la más difícil de todos los cactus globulares y es particularmente difícil, si no imposible, antes de que se forme el “cefalio”.

Melocactus bahiensis
Melocactus bahiensis

Como cultivar los Melocactus.

Este es un género dificil de cultivar. Requiren cuidados especiales, ya que son muy propensos a la pudrición.

Crecen con bastante facilidad a partir de semillas y como adultos, la mayoría prefiere condiciones más tropicales, con más humedad que otros cactus y tienen una muy baja tolerancia al frío.

Necesitan creer con plena exposición a la luz solar, salvo en verano, ya que podría llegar a hacerles quemaduras solares.

Son sensibles a las temperaturas bajas, el frío les afecta y necesitan al menos 15ºC. Lo mejor, que estén entre los 20 y 30ºC, evitando en todo caso que sufran menos de 10ºC ambiente, porque les produce pudrición casi inmediata.

Riego, fertilizado y sustrato.

El Género Melocactus, lleva bien la sequía pero necesitan riego al menos una vez al mes en las épocas cálidas.

Sin embargo, en otoño invierno, se debe detener el riego totalmente, no necesitan nada de agua. En función de la temperatura ambiente en interior, se le podría pulverizar algo de agua al sustrato.

Melocactus peruvianus
Melocactus peruvianus

Para el sustrato, el mantillo de hojas al 30% y resto de arena, le va bien. Debe ser buen drenante de agua y con guijarros y arena gruesa.

Se pueden abonar en primavera con un fertilzante mineral líquido, propio de cactus.

Multiplicación.

Se multiplican bien y tan solo, a través de semillas, en un semillero con sustrato arenoso al efecto y con condiciones de temperatura, sobre los 22ºC.

Trasplante.

Necesitarán un trasplante cada tres/cuatro años en plantas veteranas y cada dos años, si son plantas jóvenes, asegurando así un buen crecimiento.

Melocactus curvispinus
Melocactus curvispinus

Plagas y enfermedades.

El Género Melocactus es bastante resistente a las plagas habituales, pero siempre pueden ser atacados por cochinillas.

La enfermedad que se ceba con ellos, es la podredumbre de raíces y como hemos comentado anteriormente, por causa de las bajas temperaturas ambiente y por supuesto, por exceso de humedad y falta de drenaje.

Melocactus matanzanus

Melocactus matanzanus.

Traemos aquí el Melocactus matanzanus. Como buen melocactus, desarrolla en la madurez, el “gorro turco” o cefalio.

Este como otros melocactus, son fáciles de confundir con otras especies. de cactus similares. Deberemos esperar a que desarrolle el cefalio, para asegurar que estamos ante un melocactus.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con gran cefalio desarrollado

Hay otras especies similares, que nos pueden confundir por su pequeña dimensión y sus espinas cortas y recurvadas. El  Melocactus matanzanus es de forma similar al Melocactus concinnus y Melocactus braunii de Brasil.

Origen del matanzanus.

Como se puede deducir de su nombre, éste hace referencia a su origen en los estados norteños de Cuba. Concretamente de los estados de Matanzas y Las Villas.

Su hábitat de origen, está restringido a los matorrales costeros en afloramientos y asociaciones vegetales específicamente adaptadas para la vida en un medio seco. Es decir, plantas adaptadas a la escasez de agua.

Esta especie está en peligro crítico. La principal amenaza para esta especie, es la degradación del hábitat por las intensas actividades forestales.

Como es el Melocactus matanzanus.

El Melocactus matanzanus es una de las especies más pequeñas y populares que producen un “cefalio” o gorro turco en su zona superior.

En este cefalio, se desarrollará la estructura, donde se formarán los botones florales y dónde florecen cuando son muy jóvenes.

Es quizás la especie mejor y más comúnmente cultivada, por lo que la podemos encontrar fácilmente en viveros especializados.

Las plantas de este género, atraen más atención en las colecciones que las de cualquier otro género de cactus, por la espectacularidad de su “cefalio”.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con frutos

Este cactus, es una planta suculenta perenne, de tallo único con crecimiento determinado, no continúa alargándose indefinidamente, sino que está limitado por el desarrollo del “cefalio”.

El tallo es esférico o ligeramente deprimido, es decolor verde pálido y de unos 8 a 9 cm de alto y 8 a 9 cm de diámetro.  Dispone de entre 8 y 9 costillas, pudiendo llegar ocasionalmente hasta las 13 costillas.

Cuando la planta ha alcanzado cierta edad, muestra en la punta de crecimiento un” cefalio”.

El “cefalio” tiene forma de gorro. Es de forma globular tendiendo a cilíndrico, de ahí el nombre común de “Gorro de turco”.

Tiene unos 4 a 6 cm de diámetro, de unos 5 a 9 cm de altura y está recubierta por areolas muy puntiagudas, que llevan lana y cerdas de forma muy densa y de color rojo/anaranjado.

Espinas.

Tiene espinas radiales, entre 5 y 9, estan recurvadas y de hasta unos 2 cm de largo, pero generalmente de menos de 1,5 cm de largo.

Dispone de una espina central, ascendente, curvada, de aproximadamente 1,5 a 2,4 cm de largo. Es de color blanco, blanco cremoso a marrón y que va tornándose gris o blanquecina.

Flores e infloración y fruto.

Las flores son pequeñas, de color rosa a carmín, de unos 2 cm de largo, de forma similar a las flores de Mammillaria.

No emergen completamente del cefalio.

La temporada de floración es anual y a mediados del verano, surgen del cefalio en forma de anillo.

Son flores diurnas y se abren durante unas horas aproximadamente a media mañana. Comienza a florecer en 4 a 5 años.

Los frutos, son en forma de baya, de un tamaño de 1 a 2 cm de largo, de color rosa a rosa lila.

Las frutas maduras están presentes en el cefalio. Las semillas, son muy pequeñas, de aproximadamente 1 mm.

Como cultivar el matanzanus.

Estos cactus tropicales no son los cactus más fáciles de cultivar y no son precisamente, plantas para principiantes. Recordar, que son muy sensibles a la pudrición de raíces.

En estos cactus, la tasa de crecimiento, es relativamente rápido, siempre que se den las mejores condiciones ambientales.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, ejemplar joven

Sustrato.

Al Melocactus matanzanus, le gusta el sustrato que sea una mezcla para cactus estándar, pero muy poroso.

Trasplante.

En el trasplante de este cactus hay que ir con cuidado, ya que el sistema radicular es débil y generalmente se resiente al ser trasplantado.

Esto puede demorar mucho tiempo, que la planta se restablezca a la condición inicial. Hay que perseverar y cuidar con esmero.

Deberemos usar una maceta con muy buen drenaje.

Iluminación, riego y fertilizado.

En cuanto a la iluminación, el matanzanus prefiere la luz muy brillante, no tanto como los cactus de crecimiento más áridos, pero de todos modos luz con sol directo, sin excesos.

Tiende a broncearse con luz fuerte e intensa, lo que fomenta la floración y la producción de columna del “cefalio”.

El riego de los Melocactus, como no pueden soportar largos períodos de sequedad total, regar en época de crecimiento, de abril a octubre.

Recordar que demasiada agua los pudrirá, ya que sus sistema de raíces débiles, tienden a ser ineficientes para absorber el agua del suelo húmedo.

Sin embargo, nuevamente como resultado de sus orígenes tropicales, necesitan una buena cantidad de agua, pero permiten que el suelo se seque un poco antes de volver a regar. Exigen un muy buen drenaje.

De la fertilización, recordar no abonar en invierno.

Melocactus matanzanus

Temperaturas ambiente y entorno.

La resistencia o vigor del Melocactus, depende de que descanse de octubre a abril.

No puede soportar temperaturas frías, por lo que es indispensable mantenerlas por encima de 8-12 ° C en todo momento.

Estas bajas temperaturas, le provocarán daños severos o incluso la muerte, a temperaturas en que la gran mayoría de los cactus podrían sobrevivir.

Debemos tener en cuenta que prefiere agua de riego más frecuente en invierno que otros cactus, digamos una vez al mes.

Aunque podría resistir hasta los 4 ° C por períodos cortos de tiempo, evitar las bajas temperaturas.

Por otra parte, el calor durante todo el año (temperaturas suaves), aumentarán el éxito de la planta, mínimo de 12 °C a 20 ° C, durante la temporada de descanso.

Plagas y enfermedades.

Las plagas y enfermedades que puden sufrir son varias.

En función de su estado vital, puede ser atractivo para una variedad de insectos, aunque las plantas en buenas condiciones deben estar casi libres de plagas, particularmente si se cultivan en una mezcla mineral para macetas.

Deben tener una buena exposición y ventilación. Sin embargo, hay varias plagas a tener en cuenta:

Araña roja
Cochinilla algodonosa: estas ocasionalmente se desarrollan de forma aérea en el nuevo crecimiento (cegalio) entre la lana con resultados desfigurantes, pero los peores tipos se desarrollan bajo tierra en las raíces y son invisibles excepto por sus efectos.
Pulgón: rara vez son un problema.

Como enfermedades tan solo,
Pudrición: es solo un problema menor con los cactus, si las plantas se riegan y se “airean” correctamente. Si se presenta la pudrición, los fungicidas no podrán ayudarán mucho, porque la planta se viene abajo rápidamente.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, cultivo en semillero

Multiplicación.

Para la propagación del Melocactus matanzanus, el método es exclusivamente por semillas.

Siembre en febrero/marzo en un suelo ligero, arenoso y poroso.

Cubra la bandeja de germinación con vidrio para evitar que las semillas se sequen.

La germinación es más exitosa a una temperatura de 18 a 22 ° C.

Estos cactus pueden ser autofértiles, polinizarse ellos mismos, aunque ols polinizan los colibries.