Género Melocactus

Género Melocactus.

El Género Melocactus o Melocacto, es un género de cactus que consta de al menos 40 especies y es una forma corta de llamar a estos “Echinomelocactus”, que significa, cardo de manzana espinosa.

Son cactus muy apreciados por su apariencia y belleza espinosa. Muchas especies son procedentes de vivero, ya que están amenazadas en su medio ambiente.

Se le conoce comunmente por Cactus melón o Cactus gorro turco.

Es una familia de cactus en peligro de extinción.

Melocactus
Varias especies de Melocactus

Origen y descripción.

El Género Melocactus es originario del área tropical del continente americano. Se concocen especies en Méjico, noroeste de Brasil, Cuba, El Salvador, Antillas, Haiti y a lo largo de los Andes hasta Perú, etc.

Los cactus del Género Melocactus, cuándo son jóvenes son bastante simples y se parecen mucho a lo que cabría esperar de un cactus.

Se suelen ver en macetas en invernaderos, también en rocallas y terrazas con buen tiempo y en interiores pero muy luminosos.

Tipos de Melocatus

Como son los Melocactus.

Tienen tallos globosos y verdes con múltiples costillas. Las espinas son gruesas y generalmente presentan una columna central distinta, rodeada de espinas radiales, que se asemejan a un asterisco.

Forma de barrilete, llegando a los 35 cm de altura. Son de crecimiento lento, de cultivo difícil y de gran longevidad, de 25  30 años.

Poco a poco van adoptando esa forma característica de melón o barril.

Cefalio.

Al llegar la madurez, el Melocactus comienza a desarrollar un “cefalio”, que es una densa masa de areolas que forman una extraña “copa” erizada,  de donde surgen vellos y espinas, directamente en la parte superior del tallo.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus

De ahí, que por su semejanza se la llame, cactus gorro turco, por el “cefalio” rojo recubierto de lana, similar al sombrero Fez de los ciudadanos varones turcos, durante el Imperio Otomano tardío.

Fue llamado así, desde que los españoles lo vieron al llegar a las Américas.

Una vez que se forma esta tapa o gorro, el tallo ya no crece, pero el “cefalio” continuará creciendo muchos años hasta que la planta muera.

Incluso en casos raros, el cefalio puede superar el metro de altura, mucho más que el propio tallo.

La mayoría de los “cefalios” son blancos debajo y anaranjados/rojizos en la parte superior, pero pueden ser completamente blancos.

Las espinas son largas, de hasta 4 cm, blanquecinas o rosadas y estan en las areolas, a lo largo de las costillas.

Flores.

Es en esta masa de areolas, es donde se forman las flores.

Las flores en sí son bastante pequeñas, no muy bellas, generalmente de color rosa o rojo y salen de la parte superior del “cefalio” esporádicamente o en anillos.

Florecen abundantemente en primavera hasta otoño, en función de la especie. Duran abiertas unas horas (de 6h a 8h) y se irán abriendo en grupos y en tiempos diferentes, durante el verano.

Los frutos, son mucho más visibles que las flores y son tubos cortos de aspecto ceroso rojo o rosa y disponen de muchas semillas encapsuladas. Cuándo maduran, se tornan carnosos y caen a tierra.

La flor una vez seca, permanece persistente y parece la mecha de las velas de una tarta de cumpleaños.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta, es que la identificación de especies de Melocactus, es posiblemente la más difícil de todos los cactus globulares y es particularmente difícil, si no imposible, antes de que se forme el “cefalio”.

Melocactus bahiensis
Melocactus bahiensis

Como cultivar los Melocactus.

Este es un género dificil de cultivar. Requiren cuidados especiales, ya que son muy propensos a la pudrición.

Crecen con bastante facilidad a partir de semillas y como adultos, la mayoría prefiere condiciones más tropicales, con más humedad que otros cactus y tienen una muy baja tolerancia al frío.

Necesitan creer con plena exposición a la luz solar, salvo en verano, ya que podría llegar a hacerles quemaduras solares.

Son sensibles a las temperaturas bajas, el frío les afecta y necesitan al menos 15ºC. Lo mejor, que estén entre los 20 y 30ºC, evitando en todo caso que sufran menos de 10ºC ambiente, porque les produce pudrición casi inmediata.

Riego, fertilizado y sustrato.

El Género Melocactus, lleva bien la sequía pero necesitan riego al menos una vez al mes en las épocas cálidas.

Sin embargo, en otoño invierno, se debe detener el riego totalmente, no necesitan nada de agua. En función de la temperatura ambiente en interior, se le podría pulverizar algo de agua al sustrato.

Melocactus peruvianus
Melocactus peruvianus

Para el sustrato, el mantillo de hojas al 30% y resto de arena, le va bien. Debe ser buen drenante de agua y con guijarros y arena gruesa.

Se pueden abonar en primavera con un fertilzante mineral líquido, propio de cactus.

Multiplicación.

Se multiplican bien y tan solo, a través de semillas, en un semillero con sustrato arenoso al efecto y con condiciones de temperatura, sobre los 22ºC.

Trasplante.

Necesitarán un trasplante cada tres/cuatro años en plantas veteranas y cada dos años, si son plantas jóvenes, asegurando así un buen crecimiento.

Melocactus curvispinus
Melocactus curvispinus

Plagas y enfermedades.

El Género Melocactus es bastante resistente a las plagas habituales, pero siempre pueden ser atacados por cochinillas.

La enfermedad que se ceba con ellos, es la podredumbre de raíces y como hemos comentado anteriormente, por causa de las bajas temperaturas ambiente y por supuesto, por exceso de humedad y falta de drenaje.

Melocactus matanzanus

Melocactus matanzanus.

Traemos aquí el Melocactus matanzanus. Como buen melocactus, desarrolla en la madurez, el “gorro turco” o cefalio.

Este como otros melocactus, son fáciles de confundir con otras especies. de cactus similares. Deberemos esperar a que desarrolle el cefalio, para asegurar que estamos ante un melocactus.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con gran cefalio desarrollado

Hay otras especies similares, que nos pueden confundir por su pequeña dimensión y sus espinas cortas y recurvadas. El  Melocactus matanzanus es de forma similar al Melocactus concinnus y Melocactus braunii de Brasil.

Origen del matanzanus.

Como se puede deducir de su nombre, éste hace referencia a su origen en los estados norteños de Cuba. Concretamente de los estados de Matanzas y Las Villas.

Su hábitat de origen, está restringido a los matorrales costeros en afloramientos y asociaciones vegetales específicamente adaptadas para la vida en un medio seco. Es decir, plantas adaptadas a la escasez de agua.

Esta especie está en peligro crítico. La principal amenaza para esta especie, es la degradación del hábitat por las intensas actividades forestales.

Como es el Melocactus matanzanus.

El Melocactus matanzanus es una de las especies más pequeñas y populares que producen un “cefalio” o gorro turco en su zona superior.

En este cefalio, se desarrollará la estructura, donde se formarán los botones florales y dónde florecen cuando son muy jóvenes.

Es quizás la especie mejor y más comúnmente cultivada, por lo que la podemos encontrar fácilmente en viveros especializados.

Las plantas de este género, atraen más atención en las colecciones que las de cualquier otro género de cactus, por la espectacularidad de su “cefalio”.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus con frutos

Este cactus, es una planta suculenta perenne, de tallo único con crecimiento determinado, no continúa alargándose indefinidamente, sino que está limitado por el desarrollo del “cefalio”.

El tallo es esférico o ligeramente deprimido, es decolor verde pálido y de unos 8 a 9 cm de alto y 8 a 9 cm de diámetro.  Dispone de entre 8 y 9 costillas, pudiendo llegar ocasionalmente hasta las 13 costillas.

Cuando la planta ha alcanzado cierta edad, muestra en la punta de crecimiento un” cefalio”.

El “cefalio” tiene forma de gorro. Es de forma globular tendiendo a cilíndrico, de ahí el nombre común de “Gorro de turco”.

Tiene unos 4 a 6 cm de diámetro, de unos 5 a 9 cm de altura y está recubierta por areolas muy puntiagudas, que llevan lana y cerdas de forma muy densa y de color rojo/anaranjado.

Espinas.

Tiene espinas radiales, entre 5 y 9, estan recurvadas y de hasta unos 2 cm de largo, pero generalmente de menos de 1,5 cm de largo.

Dispone de una espina central, ascendente, curvada, de aproximadamente 1,5 a 2,4 cm de largo. Es de color blanco, blanco cremoso a marrón y que va tornándose gris o blanquecina.

Flores e infloración y fruto.

Las flores son pequeñas, de color rosa a carmín, de unos 2 cm de largo, de forma similar a las flores de Mammillaria.

No emergen completamente del cefalio.

La temporada de floración es anual y a mediados del verano, surgen del cefalio en forma de anillo.

Son flores diurnas y se abren durante unas horas aproximadamente a media mañana. Comienza a florecer en 4 a 5 años.

Los frutos, son en forma de baya, de un tamaño de 1 a 2 cm de largo, de color rosa a rosa lila.

Las frutas maduras están presentes en el cefalio. Las semillas, son muy pequeñas, de aproximadamente 1 mm.

Como cultivar el matanzanus.

Estos cactus tropicales no son los cactus más fáciles de cultivar y no son precisamente, plantas para principiantes. Recordar, que son muy sensibles a la pudrición de raíces.

En estos cactus, la tasa de crecimiento, es relativamente rápido, siempre que se den las mejores condiciones ambientales.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, ejemplar joven

Sustrato.

Al Melocactus matanzanus, le gusta el sustrato que sea una mezcla para cactus estándar, pero muy poroso.

Trasplante.

En el trasplante de este cactus hay que ir con cuidado, ya que el sistema radicular es débil y generalmente se resiente al ser trasplantado.

Esto puede demorar mucho tiempo, que la planta se restablezca a la condición inicial. Hay que perseverar y cuidar con esmero.

Deberemos usar una maceta con muy buen drenaje.

Iluminación, riego y fertilizado.

En cuanto a la iluminación, el matanzanus prefiere la luz muy brillante, no tanto como los cactus de crecimiento más áridos, pero de todos modos luz con sol directo, sin excesos.

Tiende a broncearse con luz fuerte e intensa, lo que fomenta la floración y la producción de columna del “cefalio”.

El riego de los Melocactus, como no pueden soportar largos períodos de sequedad total, regar en época de crecimiento, de abril a octubre.

Recordar que demasiada agua los pudrirá, ya que sus sistema de raíces débiles, tienden a ser ineficientes para absorber el agua del suelo húmedo.

Sin embargo, nuevamente como resultado de sus orígenes tropicales, necesitan una buena cantidad de agua, pero permiten que el suelo se seque un poco antes de volver a regar. Exigen un muy buen drenaje.

De la fertilización, recordar no abonar en invierno.

Melocactus matanzanus

Temperaturas ambiente y entorno.

La resistencia o vigor del Melocactus, depende de que descanse de octubre a abril.

No puede soportar temperaturas frías, por lo que es indispensable mantenerlas por encima de 8-12 ° C en todo momento.

Estas bajas temperaturas, le provocarán daños severos o incluso la muerte, a temperaturas en que la gran mayoría de los cactuspodrían sobrevivir.

Debemos tener en cuenta que prefiere agua de riego más frecuente en invierno que otros cactus, digamos una vez al mes.

Aunque podría resistir hasta los 4 ° C por períodos cortos de tiempo, evitar las bajs temperaturas.

Por otra parte, el calor durante todo el año (temperaturas suaves), aumentarán el éxito de la planta, mínimo de 12 °C a 20 ° C, durante la temporada de descanso.

Plagas y enfermedades.

Las plagas y enfermedades que puden sufrir son varias.

En función de su estado vital, puede ser atractivo para una variedad de insectos, aunque las plantas en buenas condiciones deben estar casi libres de plagas, particularmente si se cultivan en una mezcla mineral para macetas.

Deben tener una buena exposición y ventilación. Sin embargo, hay varias plagas a tener en cuenta:

– Araña roja
– Cochinilla algodonosa: estas ocasionalmente se desarrollan de forma aérea en el nuevo crecimiento (cegalio) entre la lana con resultados desfigurantes, pero los peores tipos se desarrollan bajo tierra en las raíces y son invisibles excepto por sus efectos.
– Pulgón: rara vez son un problema.

Como enfermedades tan solo,
– Pudrición: es solo un problema menor con los cactus, si las plantas se riegan y se “airean” correctamente. Si se presenta la pudrición, los fungicidas no podrán ayudarán mucho, porque la planta se viene abajo rápidamente.

Melocactus matanzanus
Melocactus matanzanus, cultivo en semillero

Multiplicación.

Para la propagación del Melocactus matanzanus, el método es exclusivamente por semillas.

Siembre en febrero/marzo en un suelo ligero, arenoso y poroso.

Cubra la bandeja de germinación con vidrio para evitar que las semillas se sequen.

La germinación es más exitosa a una temperatura de 18 a 22 ° C.

Estos cactus pueden ser autofértiles, polinizarse ellos mismos, aunque ols polinizan los colibries.

Melocactus pachyacanthus

Melocactus pachyacanthus.

Otro Melocactus bien distribuido, el Melocactus pachyacanthus, es originario de Río Salitre y en la región de Irecê, norte de Bahía, Brasil.

Melocactus pachyacanthus

Habitat y medio ambiente.

La distribución de la especie Melocacus pachyacanthus, es muy restringida, está limitada a dos ubicaciones y está muy fragmentada. La extensión de la presencia de este cacus es de unis 6.500 km2.

Se desarrolla en entornos de altitud, de entre los 500 a 750 metros sobre el nivel del mar.

El hábitat del Melocactus pachyacanthus, ocurre en claros pequeños en el bosque, sobre todo dominados por piedra caliza.

Tiene una distribución fragmentada, con un pequeño número de individuos entre los 10 y los 100 individuos.

Ha habido reducciones de población en el pasado, principalmente debido a las canteras.

Como es el Melocactus pachyacanthus.

El Melocactus pachyacanthus, llamados genéricamente cacus melón o gorro turco, es reconocible por el cuerpo de color verde grisáceo a verde azulado, con fuertes espinas de color rojo parduzco.

Es distintivo, pero algunos autores lo consideran solo una variedad de Melocactus azureus.

Esta planta tiene fama de ser más difícil de cultivar, que la mayoría de cactus.

Melocactus pachyacanthus

Tallo, costillas, areolas.

El tallo es globoso, con forma de globo, alargado, de unos 15 a 30 de alto y hasta 20 cm de diámetro, de color verde a gris verdoso y a menudo fuertemente glauco (de color verde claro), especialmente cuando es joven.

Dispone de entre 9 y 11 costillas, bajas y de forma triangular en sección transversal. Areolas, de entre 1,5 a 2 cm de separación.

Espinas y cefalio.

Las espinas son gruesas, de color marrón rojizo, cubiertas de gris. Dispone de espinas centrales, de entre 1 a 3 ligeramente curvadas a rectas, extendidas horizontalmente y de 28 a 48 mm de largo.

Las espinas radiales, de  8 a 9 muy robustas, rectas o ligeramente curvadas, de unos 25 a 49 mm de largo, las más largas más bajas.

El cefalio del pachyacanthus, es de hasta unos 12 cm de altura, de 7 a 10 cm de anchura y  casi sin lana, pero con densidad de cerdas de color rojo rosado opaco.

Las flores son pequeñas de unos 20 a 25 mm de largo, de 7 a 10 mm de diámetro, de color rosa a magenta, solo parcialmente expandidas
y sobre el cefalio.

El tiempo de floración, se da en la primavera y hasta finales de otoño.
Los frutos son pequeños, algo aplanados, de color blanco a rosa pálido por encima de unos 15 a 29 mm de largo y de unos 3 a 10 mm de ancho.

Las semillas, son lisas y de unos 1,5 mm de ancho.

Como cultivar el Melocactus pachyacanthus.

Estos cactus tropicales no son el tipo de cactus fácil de cultivar y no son plantas para principiantes.

Tienen una tasa de crecimiento relativamente rápido, dadas las mejores condiciones.

Para el sustrato, le gusta el suelo de mezcla de cactus estándar muy poroso y arenoso.

Par el trasplante, dado su nivel de debilidad del sistema radicular, se resiente al ser trasplantado y provoca que tarde en adaptarse al nuevo tiesto. En cualquier caso, se debe utilizar una maceta con buen drenaje.

En cuanto a la iluminación, prefieren una luz muy brillante, no tanto como los cactus de crecimiento más áridos.

Melocactus pachyacanthus
Tiende a broncearse con luz fuerte, lo que fomenta la floración y la producción del cefalio.
Melocactus descansa de octubre a abril, pero no puede soportar temperaturas frías, por lo que es indispensable mantenerlas por encima de 8-12 ° C en todo momento.
Las bajas temperaturas podrían causarle daños severos o la muerte a temperaturas, que para la gran mayoría de los cactus no les supondrían tanto daño.
Por su origen, preferirán agua de riego con mayor frecuencia en invierno que otros cactus, por ejemplo un riego una vez al mes.
Pueden llegar a resistir hasta los 4 ° C, pero en períodos cortos. Sin embargo, el calor durante todo el año aumentará el éxito del productor, de 12 °C a 20 ° C, durante la temporada de descanso

Riego  y abonado.

Los melocactus crecen de abril a octubre y no pueden soportar largos períodos de sequedad total y a su vez, el exceso de agua los pudrirá fácilmente, ya que sus débiles sistemas de raíces tienden a ser ineficientes para absorber el agua del suelo húmedo.
Sin embargo, debido a sus orígenes tropicales, necesitan una buena cantidad de agua, pero hay que dejar que el suelo se seque antes de volver a regar.
Fertilización, la alimentación o abonado puede no ser necesaria si el compost está fresco. Alimente al pachyacanthus en verano, solo si la planta no ha sido trasplantada recientemente.
No fertilizar las plantas a partir de septiembre, ya que esto puede causar un crecimiento exuberante, que puede ser fatal durante los meses más fríos y oscuros.

Plagas y enfermedades.

Esyos cactus pueden ser atractivos para una gran variedad de insectos, no obstante las plantas en buenas condiciones estarán casi libres de plagas, particularmente si se cultivan en una mezcla mineral para macetas, con buena exposición y ventilación.
Sin embargo, hay varias plagas a tener en cuenta:
Arañas rojas: proliferan si existe humedad por rocío todos los días
Cochinillas algodonosas: de vez en cuando, se desarrollan aéreamente en el nuevo crecimiento, entre la lana con resultados desfigurantes, pero los peores casos se darán y  se desarrollan bajo tierra en las raíces y son invisibles, salvo por sus efectos.
Moscas Sciara: las moscas Sciara son uno de los principales problemas para las plántulas. Es una buena práctica cubrir las plántulas con una capa de arena, lo que desalentará fuertemente a las moscas.
Pulgón: rara vez son un problema.
Es aconsejable tratar las plantas con un insecticida sistémico ,dos veces al año en primavera y otoño, como medida de precaución.
Pudrición: la podredumbre de raíces, es solo un problema menor con los cactus si las plantas se riegan y estas disponen de la aireación correcta.

Propagación.

La propagación es exclusivamente por semillas.
Sembraremos en un semillero entre febrero/marzo en un suelo ligero, arenoso y poroso.
Cubra la bandeja de germinación con vidrio o lámina de film, para evitar que las semillas se sequen.
La germinación es más exitosa a una temperatura de 18 a 22 ° C.

Género Myrtillocactus

Género Myrtillocactus.

El Género Myrtillocactus,  recoge su nombre por el parecido de sus frutos, con el arándano, el Vaccinium myrtillus, llamado comúnmente mirtilo o arándano.

Género Myrtillocactus
Myrtillocactus geometrizans

El término Myrtillocactus, deriva del griego y hace referencia a la forma del fruto.

Tipos de Cactus Myrtillocactus

Origen y hábitat.

Es un género originario de amplias zonas, desde Méjico, Estados de Chiapas, Oaxaca y Puebla y hasta Guatemala.

Estan también muy extendidas, en toda el área de la Baja California.

Los Myrtillocactus, tienen la característica de desarrollarse en zonas áridas,  semiáridas y generalmente se encuentran en suelos de yeso y caliza.

Su habitat se da en altura, entre los 1.300 m y los 2.000 m, sobre el nivel del mar y zonas de clima cálido, seco, árido y con lluvias estivales.

Como son los Myrtillocactus.

Existen hasta cuatro especies de Myrtillocactus reconocidas.

Algunas especies, se confunden con algún tipo de cactus del Género Polaskia, como el Myrtillocactus chichipe/Polaskia chichipe.

Las más conocidas son Myrtillocactus geometrizans, Myrtillocactus schenckii y sus variedades crestadas.

Las cuatro especies reconocidas, son muy similares y son similares a árboles, con pocas costillas prominentes, de 4 a 8.

Presentan las costillas, una espina central larga y gruesa y unas pocas espinas radiales cortas y gruesas. Incluso las arolas, pueden estar sin espinas.

Género Myrtillocactus
Myrtillocactus schenkii

Flores

Las flores de los Myrtillocactus, son bastante pequeñas, sobre los 2,5 cm y flores apretadas a los tallos, pudiendo las areolas producir múltiples flores.

Son de color blanco verdoso, cerosas y algo traslúcidas.

Género Myrtillocactus
Myrtillocactus geometrizans – flor

Frutos

Los frutos que dan los Myrtillocacus, son bayas de color azulado, como los arándanos.

Son sabrosas y muy degustadas en Méjico desde siempre y dónde hoy en día, aún se cosechan.

Este fruto, recibe el nombre común de Garambullo y se compara con arándano (Vaccinium myrtillus) y con el mirto (Myrtus communis).

Género Myrtillocactus

La especie más conocida es la Myrtillocactus geometrizans y muy común en cultivo en Méjico.

Cultivadas en maceta, no crecerán lo suficiente como para dar flor y fruto.

Plantadas en el medio ambiente, en climas templados, es un buen cactus para tenerlo en zonas de jardín, dónde crecerán rápidamente.

Myrtillocactus geometrizans

Myrtillocactus geometrizans.

El Myrtillocactus geometrizans, es un cactus con forma de candelabro, de color azul grisáceo y que produce una pequeña fruta dulce y comestible similar al arándano.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo
Myrtillocactus gemetrizans adulto

Origen y habitat.

Esta planta es originaria de Méjico, concretamente de los Estados de la zona central y quizá la más representativa del Género Myrtillocactus.

Su medio ambiente más común y donde crece con más facilidad, es a elevaciones de 1.000 a 2.000 metros, sobre el nivel del mar.

Este cactus, el Myrtillocactus geometrizans, se encuentra en bosques tropicales caducifolios, matorrales xerófilos o semidesérticos, en zonas de escasas precipitaciones.

Con menos frecuencia, lo podemos encontrar en pastizales, en algunas áreas desérticas.

Esta especie es generalizada y localmente común. Algunos hábitats son perturbados por cabras y ganado de pastoreo.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo

La especie tiene muchos usos diferentes en el Valle de Tehuacán-Cuicatlán, sin embargo, el impacto de la cosecha es bajo sobre la distribución de la especie.

Recibe los nombres comunes de Garambullo o Padre nuestro.

Esta planta, ayuda a controlar la erosión de los suelos y a filtrar el agua de lluvia.

Como es el Myrtillocactus geometrizans.

El Myrtillocactus geometrizans, es un cactus candelabro, por tanto de forma columnar y muy ramificado.

Crea un un denso crecimiento de tallos, que crecen muy juntos. En la naturaleza puede crecer hasta 4,5 m de altura y hasta los 5 m de anchura.

Tallo y espinas.

Los tallos son de tono glauco o gris azulado, de hasta 7 a 10 cm de grosor.

Dsiponen de 5 a 8 costillas, que tienen aproximadamente unos 2,5 cm de profundidad con areolas separadas por también unos 2,5 cm.

La espinas, se presentan en cada areola y puede tener de 5 a 9 espinas, pero generalmente tienen tan solo de 3 a 5 espinas y de aprox. 5 a 12 mm de largo.

Flores y frutos.

Las flores son bastante pequeñas, unos 2,5 a 3,5 cm, en relación con el tallo, que es de color blanco verdoso.

La temporada de floración, le hace florecer entre febrero y abril y las flores duran solo un día.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo
Flor de Myrtillocactus geometrizans

Tan solo florecerá cuando su tamaño alcance unos 60 cm de altura.

El fruto, es muy dulce, comestible, rojo oscuro, frutos oblongos de 8 a 20 mm de diámetro y denominados Garambullo.

Como cultivar el Myrtillocactus geometrizans.

Son cactus semi resistentes, es decir, asegúrese de que su Myrtillocactus no esté expuesto a temperaturas inferiores a -4 ° C o pueden morir.

No obstante, debe procurar que no soporte bajas temperaturas nocturnas, por debajo de 10 ° C.

Riego y abonado.

Se debe de regar regularmente en verano, pero deje secar completamente el sustrato, antes de volver a regar.

Necesita una mezcla de sustrato que esté bien drenada, con grava pequeña para asegurar un buen drenaje.

Durante los meses de invierno, deben mantenerse secos y el riego se debe limitar a lo mínimo,  para evitar que los tallos y las ramas se marchiten.

Como son cactus arborescentes, de gran tamaño, necesitan mucho espacio para sus raíces.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo

Por tanto, si la vamos a trasplantar, esto deberá hacerse cada dos años o cuando la planta haya superado su maceta y veamos que no cabe bien.

Este cactus gusta de sombra ligera cuando es joven y pleno sol más tarde, de adulto.

Para el abonado, utilizar un fertilizante a base de nitrógeno, una vez al mes, durante los meses frescos.

Multiplicación.

Para propagar el geometrizans, lo mejor será el uso de semillas, también por esquejes en verano, aunque los esquejes solo enraizarán, en climas cálidos.

Los esquejes deben mantenerse muy secos hasta la raíz.

Tambien comentar aquí, que el Myrtillocactus geometrizans, es un buen pie para injertos de cactus.

Plagas

Aunque es una planta resistente, Garambullo, Myrtillocactus geometrizans,  es una planta rustica, que puede ser atacada por algunas plagas, como las cochinillas.

Usos del Garambullo.

El Garambullo, el fruto, es ampliamente consumido como fruta de verano y con él se preparan diferentes bebidas.

La desventaja que tiene este fruto, es la corta duración poscosecha, debido a que la fermentación comienza un par de días después de recolectarse y se expone a temperatura ambiente.

Por ello, se producen pasas de Garambullo, deshidratadas y muy duraderas, pero pierde bastantes de sus propiedades, un 30% al menos, con respecto al fruto fresco.

El fruto, el Garambullo, debería ser industrializado para su aplicación en productos alimenticios, por sus beneficios latentes.

Por su alto contenido de proteínas, así como betalainas y por su efecto antioxidante e hipoglucemiante.

Tanto las flores como los frutos, son comestibles y tienen propiedades medicinales.

El Garambullo, viene siendo utilizado para hacer aguas, licores, vinos mermeladas, jaleas y hasta helados.

Además de incorporarse en muchos platos de la cocina tradicional, de los Estados centrales de Méjico.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo
Garambullo. Fruto maduro del Myrtillocactus geometrizans.

Los frutos se emplean para facilitar la fermentación del pulque, bebida tradicional, que se elabora a partir del maguey.

Las flores son empleadas en la cocina artesanal, cocidas como verduras o aderezos de guisos y sopas.

Un uso novedoso, es la elaboración de vino de Garambullo.

De los análisis realizados, se ha obtenido datos como que presenta un grado de alcohol de entre un 3% y un 6% y con una acidez de 0,1 a 0,3.

El vino de Garambullo, es una bebida moderadamente alcohólica.

El alcohol del vino, procede del proceso natural denominado fermentación y se realiza a costa del azúcar de las frutas.

Otros usos clásicos que podemos encontrar;

La obtención de  pigmentos, del fruto bien seco y molido, utilizado en ropajes tardicionales.

Decir también que los tallos se emplean como suplemento alimenticio y forraje para animales, procurando eliminar las areolas y las espinas.

Los frutos y la concha del fruto, se usan también para la preparación de forraje o para consumo fresco de los rumiantes.

Los troncos secos, se emplean para la elaboración de utensilios artesanales y como leña para combustión.

Myrtillocactus geometrizans. Garambullo
Flor y espinas del Myrtillocactus geometrizans. Garambullo.

Uso medicinales;

Se ha estudiado las propiedades del Garambullo, de forma que este tiene un papel importante en el control de la diabetes, al controlar los niveles de glucosa.

También, como prevención de algún tipo de cáncer, por el hecho de la presencia de un alto nivel de vitamina C, presencia de antioxidantes y rico en fibra.

Concretamente, se ha estudiado con efectos positivos, que el Myrtillocactus geometrizans, interviene en la inhibición del crecimiento de células de cáncer de colon y de mama.

Los antioxidantes, colaboran en el control de afecciones cardiovasculares, prevención de algún tipo de cáncer, úlceras, regulación del envejecimiento celular, prevención de gastritis y problemas estomacales e intestinales.

 

Pereskia bleo

Pereskia bleo.

Dentro del Género Pereskia, un representante importante y bien conocido, es la Pereskia bleo.

Esta planta de porte arbustivo, nos recuerda casi más a un rosal, que a un cactus o suculenta, al punto de que algún experto duda de que se puedan catalogar como suculentas.

Origen y hábitat.

La Pereskia bleo, es originaria de Colombia y Panamá y se desarrolla y crece en altitudes entre el nivel del mar y hasta  a 1.300 metros sobre el nivel del mar.

Se encuentra a lo largo de ríos en márgenes arenosos de ríos y arroyos, en bosques secundarios, en bosques húmedos tropicales de hoja perenne, extendiéndose desde el nivel del mar hasta altitudes de 500 metros.

La Pereskia bleo, no está amenazada debido a su amplia distribución y número de ubicaciones. Su presencia en lugares inaccesibles y su amplio cultivo para su uso como seto, la preservan de estar amenazada.

Tiene muchos nombres comunes tales como, Ñajú de Culebra (Panama), Auguja de arra (Nicaragua), Bleo, Bleo de chupa, Clarol, Chupa, Chupa melón, Najii, Najú de culebra, Najú de esoubas, Najú de espinas, Pipchuelo, etc.

Como es la Pereskia bleo.

La Pereskia bleo se presenta generalmente como un arbusto o un árbol pequeño, pero a veces trepador y que alcanza de 2 a 8 metros de altura.

El tallo cilíndrico está cubierto de espinas grandes.

Pereskia bleo
Arbusto de Pereskia bleo, de rosas amarillas

Flores,  tallo y espinas.

Tiene unas bonitas flores de color anaranjado o rojo brillante, que aparecen continuamente y se asemejan a flores de rosas individuales, por lo es una planta muy agradecida.

Las flores,  producidas terminal y lateralmente en inflorescencias, desnudas, de color rojo brillante, escarlata, salmón o rojo anaranjado y de unos 4 a 6 cm.

El tallo, que llega a ser tronco, suele ser de hasta unos 15 cm de diámetro, liso, de color verde oliva a gris parduzco.

Con la edad, se quedan desprovistos de espinas, pero los brotes jóvenes, a menudo, tienen grandes fascículos de espinas, hasta 40 y de hasta 20 mm de largo.

Las ramas jóvenes son  rojizas, frondosas, sus espinas en fascículos de 5 y 6, pero las ramitas jóvenes, no tienen espinas generalmente.

Son espinas de color negro, aciculares y de unos 5 a 10 mm de largo.

Pereskia bleo
Pereskia bleo, espinas en tronco

Hojas, frutos.

Son hojas delgadas, de forma elíptica, oblongas, de 6 a 21 cm de largo y de 2 a 7 cm de ancho.

El fruto, en forma de bayas, es truncado, mide de unos 4 a 6 cm de largo.

Las semillas,  son de unos 6 mm de largo, negras, brillantes.

Como cultivar la Pereskia bleo.

Para el cultivo de la Pereskia bleo, ésta requiere estar a pleno sol o sombra ligera, aunque resiste la sombra densa y necesita suelos o sustratos bien drenados.

Como sustrato, preferiblemente dotarla de suelos orgánicos neutros ricos, pero puede tolerar sustratos o suelos más ácidos.

Es una planta que crece rápidamente y esto la convertirá rápidamente en un referente en nuestra jardín, en solo unos años.

Es una planta, la Pereskia bleo, de larga vida y una vez bien establecida y acomodada al medio ambiente, se asentará en su posición y suelo, durante años.

Para su buen mantenimiento, se puede podar para darle forma y mejorar el porte y la ramificación.

Riego y temperatura ambiente.

Los riegos, deberán ser regulares durante la temporada de crecimiento activo, de marzo a septiembre.

No se debe permitir que el agua permanezca alrededor de las raíces. Evitar encharcamientos.

Mantenerla casi completamente seca en invierno, ya que es resistente a la sequía, aunque sus hojas caerán durante la sequía.

Presenta una alta resistencia a las heladas, siendo sorprendentemente resistente al frío en exteriores y también muy resistente al sol, para ser una planta suculenta.

No obstante, le viene bien y le gusta el calor, aunque considerar una temperatura mínima de invierno recomendada, de 10 ° C.

Si la Pereskia bleo, se mantiene perfectamente seca en invierno, puede sobrevivir a bajas temperaturas, hasta los -3 ° C.

Aún así y para un cultivo seguro, es mejor evitar temperaturas de congelación.

En presencia de alta humedad atmosférica, evite las heladas, ya que es particularmente sensible a la pudrición de la raíz.

En ambientes fríos, es de hoja caduca por debajo de los 4ºC.

Abono.

Se deberá abonar desde la primavera y el verano, con abono liquido a poder ser, pero diluido con el agua de riego.

Mejor si ponemos la mitad  de la dósis recomendada por el fabricante del fertilizante. Ya durante el invierno No abonar nada.

Plagas.

Las Pereskia bleo, se pueden ver afectadas por el ataque de cochinillas algodonosas y ocasionalmente por pulgón.

Multiplicación.

La Preskia bleo, es muy fácil de propagarse a partir de esquejes o semillas.

A diferencia de la mayoría de los otros cactus, los esquejes de Pereskia se deben plantar inmediatamente, sin un período de secado de la zona de corte.

Pereskia bleo
Arbusto de Pereskia bleo

Toxicidad oral de la Pereskia bleo.

La Pereskia bleo ha sido tradicionalmente usada entre las gentes en Malasia, para el tratamiento de diersas dolencias. Allí son llamadas como, Jarum Tujuh Bilah.

Se ha observado toxicidad  oral aguda en ratones, en función de las dósis administradas de extractos de las hojas, esto es, más de 2500 mg/kg de extractos crudos.

El uso continuo y extendido de algunas especies de Pereskia, pueden provocar daños irreversibles a largo plazo.

Usos medicinales.

La Pereskia bleo, se ha utilizado como remedio natural en enfermedades relacionadas con el cáncer.

Se comen crudas las hojas o se toman como brebaje, elaborado a partir de plantas frescas.

Se cree que ambos tienen propiedades anticancerígenas, antitumorales, antirreumáticas, antiulcerosas y antiinflamatorias. No existe aún respaldo científico, sobre estas propiedades.

También se usan como remedios para aliviar el dolor de cabeza, el dolor gástrico, las úlceras, las hemorroides, la dermatitis atópica y para revitalizar el cuerpo.

Más concretamente, en Panamá, se utiliza toda la planta de Pereskia bleo, para tratar problemas gastrointestinales.

Las hojas machacadas de Pereskia bleo, son también utilizadas para aclarar el agua potable.

Al igual que la Pereskia grandifolia, es necesario realizar investigaciones, para respaldar las afirmaciones terapéuticas comentadas y también para garantiza que las plantas, sean realmente seguras para el consumo humano.

Género Pereskia

Género Pereskia.

El Género Pereskia, son una familia de cactus que hacen poco honor a este nombre.  La primera impresión, al ser de forma arbustiva, es que se trata de algún tipo de rosal o similar.

No todas son suculentas y se pueden clasificar como arbustos, plantas de montaña o árboles ligeramente suculentos.

El Género Pereskia,  es el único género de cactus que tienen hojas persistentes, pero no suculentas.

El nombre de Pereskia, procede del botánico francés del siglo XVI, Nicolás Claude Fabri de Peiresc.

Tipos de Cactus Pereskia

Origen y hábitat.

El Género Pereskia es originario de Centro América, Méjico, Colombia, Panamá, aunque también hay especies que se encuentran tan alejadas, como Brasil e incluso en zonas tropicales caribeñas, como las Indias occidentales y Africa occidental.

El Género Peresakia, tiene sobre unas 25 especies y variedades tropicales de cactus con hojas.

Los nombres comunes de estas plantas suelen ser, enredadera limón, cacto rosa, cacto de hojas, bleo, guamacho, palo de puerco espín o supire.

Como son las Pereskia.

Por su aspecto, nadie diría que son cactáceas, ya que tienen hojas grandes, como cualquier planta normal y son muy arbustivas, al punto de ser silmilares a rosales silvestres.

Son plantas de tamaño medio grande, arbustivas, de hojas perennes y persistentes. Pueden ser también plantas trepadoras, de tallos leñosos y presentan espinas.

Las especies arbustivas, usualmente crecen hasta 1 m de altura, mientras que las arborescentes pueden alcanzar de 5 a 20 m.

Las flores pueden aparecer solas o agrupadas, recuerdan a las rosas y alcanzan un diámetro de 1 a 5 cm, variando los colores, en cada especie, del blanco, amarillo a magenta o rojo.

Los frutos son esféricos, de 2 a 5 cm de diámetro y de color rojo vino al madurar.

Las espinas, nos recuerdan más a los cactus y presentan hojas ovaladas y grandes.

Las Pereskia son plantas que crecen rápidamente, de flores grandes, perfumadas y que dan frutos comestibles.

Son más tolerantes a la humedad que otros cactus suculentos. Pueden usarse como “pie de injerto”,  para injertarle Zygocactus o Novembercactus y así crear plantas en miniatura.

Algunas de ellas, tienen en sus hojas usos culinarios, así como usos farmacológicos.

Veremos la Pereskia bleo, la Pereskia grandiflora y la Pereskia aculeata.

Dan mucha flor y son eminentemente plantas de jardín.

Pereskia grandifolia

Pereskia grandifolia.

La Pereskia grandifolia, es similar a la Pereskia bleo y participa de muchos de los usos comentados  para esta.

Pereskia grandifolia

Origen y hábitat.

El origen de la grandifolia está en América del Sur, concretamente en Brasil, desde el sur de Ceará, Pernambuco, sudeste de Bahía y hasta el sur de Espírito Santo y suroeste de Minas Geráis.

También se cultiva hacia más el sur, hasta Santa Catarina y sureste de Mato Grosso.

Prospera en bosque siempre verde húmedo o semihúmedo. Es una especia muy extendida y muy cultivada.

Lamentablemente, debido a la tala para la expansión de áreas urbanas y la tala de bosques para la expansión agrícola, existe una pérdida generalizada de su hábitat natural.

Los nombres comunes más conocidos en su ámbito y en portugués son, Jumbeba, Groselheira-das-antilhas, Groselha-dos-barbado, Groselha-da-américa, Rosa-madeira, Sabonete, Quiabento, Ora Pro Nobis, Guamacho Morado, etc.

Pereskia grandifolia
Pereskia grandifolia en flor

Como es la Pereskia grandifolia

La Pereskia grandifolia, es un árbol o arbusto siempre verde y generalmente caducifolio, dependiendo de las condiciones de crecimiento.

Supera los 2 metros de altura y se puede ir hasta los 5 m de altura, con una copa redondeada.

Es un ejemplo de un cactus primitivo no suculento. Hay hasta dos subespecies.

Tallo y espinas.

El tallo principal es vertical y se asemeja a una planta leñosa, más que a un cactus, a veces forma un tronco leñoso muy gris y espinoso, de hasta 1 metro de altura, de 10 a 20 cm de diámetro y con numerosas ramas.

Las ramas son bastante parecidas a las de una enredadera, carnosas, glabras (sin pelos ni glándulas) y verdes.

Las areolas, redondas blancas con pequeños pelos alrededor de los nodos foliares.

Tiene espinas, de 1 a 8, de hasta unos 4 cm de largo, muy afiladas, aciculares dispuestas en racimos o extendiéndose, pero generalmente ausentes en las nuevas zonas de crecimiento.

En los tallos y el tronco más viejos, la columna vertebral es más robusta y numerosa, hasta 90 y miden hasta 6,5 ​​cm de largo.

Sin embargo, es bastante variable, algunas plantas tienen espinas, pero otras no tienen ninguna.

Pereskia grandifolia

Hojas, flores y frutos.

Las hojas son gruesas pero carnosas, de tamaño variable, elípticas a oblongas, lanceoladas de 5 a 15 cm de largo, algo puntiagudas y que se estrechan hacia la base.

Tienen una nervadura prominente en la parte inferior.

Las flores son muy llamativas. Son parecidas a las flores de una rosa, miden de 3 a 5 cm de diámetro y que duran 2 días.

Tiene los pétalos generalmente de color rosa o púrpura, aunque también se presentan de color blanco o tostado.

La temporada de floración será durante los meses cálidos y de la flores nacerá su fruto.

El fruto, mide aproximadamente unos 4 a 10 cm de largo, rojo, verde o generalmente, de color amarillo en forma de pera y más o menos triangular.

Esta fruta es muy prolífera, con hojas de 3 a 4 cm de largo, que finalmente se caen y se ven más parte de los tallos que las frutas reales.

Curiosamente desprende un buen olor y es considerado por algunos como comestible, aunque solo en plena maduración, ya que de lo contrario, es muy astringente.

Las semillas son de color negro.

Pereskia grandifolia

Como cultivar la Pereskia grandifolia.

La grandifolia, es una planta muy resistente, casi indestructible.

Necesita pleno sol o sombra ligera, aunque soporta sombra densa y suelos bien drenados, preferiblemente suelos orgánicos neutros ricos, pero puede tolerar sustratos algo ácidos.

Es una planta que crece rápidamente y se convertirá rápidamente en un bello ejemplar del jardín, en solo unos años.

Esta Pereskia, es una planta de larga vida y una vez establecida, vivirá bien durante años.

Riego y ambiente.

En cuanto al riego, hágalo de forma regular durante la temporada de crecimiento activo, de marzo a septiembre.

No se debe permitir que el agua permanezca alrededor de las raíces. Evite los encharcamientos y evitará pudriciones de la raíz.

Mantener casi completamente seco en invierno. Es resistente a la sequía, pero las hojas caen durante la sequía.

Es sorprendentemente resistente al frío al aire libre y también muy resistente al sol, para una planta suculenta.

Le gusta el calor, temperatura mínima de invierno recomendada de 10 ° C, sin embargo, las plantas que se mantienen perfectamente secas pueden sobrevivir a bajas temperaturas, aprox. a -3 ° C. en invierno.

Para un buen y seguro cultivo, es mejor evitar temperaturas de congelación.

Nunca dejes que las raíces se enfríen y/o casi congelen. Presenta hoja caduca, con temperaturas por debajo de 4 ° C.

Se pueden podar para mantener en forma una ramifiación y forma arbustiva, mas bella.

Pereskia grandifolia
Flor de Pereskia grandifolia

Plagas.

Al igual que la especie bleo, es propensa a sufrir el ataque de cochinilla algodonosa y más raramente ataques de pulgón.

Propagación.

En cuánto a la reproducción de la grandifolia, esta es muy fácil de propagarse a partir de esquejes fundamentalmente o semillas.

Contrariamente a la mayoría de los cactus, los esquejes de Pereskia, se deben plantar inmediatamente sin un período de secado del área del corte.

Usos varios.

La Pereskia gradifolia, a menudo se ha utilizado para marcar bordes, plantándose como si de un seto se tratara.

Su tallo espinoso forma una barrera importante y a veces se cultiva también como especie trepadora.

Las hojas son comestibles y es una verdura popular en algunas zonas del estado brasileño de Minas Gerais, bajo el nombre de ora-pro-nóbis.

Las hojas se usan para ensaladas verdes o también se pueden cocinar. En las zonas rurales de Brasil, las hojas, tallos y frutos también se utilizan como alimento para los animales.

En cuanto a usos medicinales, suscribimos lo indicado para la Perekia bleo, ya que coinciden en los usos y aplicaciones medicinales y la toxicidad por vía oral.

Atención: Al igual que la Pereskia bleo, es necesario realizar investigaciones para respaldar las afirmaciones terapéuticas comentadas y también para garantizar, que las plantas sean realmente seguras para el consumo humano.

Usos medicinales.

Las hojas de Pereskia grandifolia (Cactaceae), comúnmente conocida como “Jarum Tujuh Bilah” en Malasia, ha sido utilizada tradicionalmente como remedio natural en la medicina popular por los lugareños.

Se ha investigado el potencial antioxidante del metanol crudo de Pereskia grandifolia y los extractos fenólicos, obtenidos de las hojas.

De esos estudios, los datos obtenidos, establecen claramente la potencia antioxidante de la Pereskia grandifolia.

Las hojas de Pereskia grandifolia se usan tradicionalmente para el tratamiento del cáncer, la presión arterial alta, la diabetes y las enfermedades asociadas con el reumatismo y la inflamación.

Los pueblos malayos, generalmente consumen las hojas crudas o como brebaje elaborado a partir de hojas frescas.

Las hojas de Pereskia grandifolia, también se utilizan como remedio para aliviar el dolor gástrico, la úlcera y revitalizar el cuerpo.

También se ha indicado, que las hojas de la Pereskia grandifolia se utilizan para reducir las inflamaciones en la India.

 

 

Pereskia aculeata

Pereskia aculeata

Siguiendo con la especies de Pereskia más conocidos, la Pereskia aculeata es un cactus trepador, oriundo de las regiones tropicales de centro y suramérica.

Pereskia aculeata

Los nombres comunes que recibe son muchos y variados, a saber, Ramo de Novia, Jasmin de Uvas, Ora-Pro-Nobis, Grosellero, Grosella de Barbados, Camelia Blanca, Bugambilia Blanca, Sacharosa (Argentina), Corona de novia, Cactus rose, Enredadera limón, etc.

Estas plantas son generalmente especies trepadoras, nativas de América del Sur y adaptadas a bajas altitudes.

Origen y hábitat.

Es una planta ampliamente distribuida, la Ora-Pro-Nobis, presente en Brasil, Paraguay, Argentina, Venezuela, Guayana, Guayana Francesa, Surinam y Panamá y Méjico.

Además, en el Caribe, Cuba, Curazao, República Dominicana, Haití, Antillas, Trinidad y Tobago, etc.

Es una especie que se puede cultivar sin problemas y de hecho es un especimen invasor agresivo, en las zonas donde se ha introducido por su crecimiento rápido y fácil propagación.

Se desarrolla bien en zonas bajas y de altitud, que van desde el nivel del mar, hasta los 1.200 metros.

Pereskia aculeata

Como son las Pereskia aculeata.

Inicialmente se presentan como unos cactus raros, fuera del estándar normal, pero que nos recuerdan a las rosas salvajes, con hojas grandes y brillantes y largas espinas en el tallo.

Tienen  forma de arbustos más que de cactus y es el único género de cactus que  posee hojas persistentes, pero no suculentas.

Esta especie se encuentra en bosques de hoja perenne húmedos a subhúmedos, en zonas de granito y también en piedra caliza.

La planta a menudo, se ve creciendo también sobre vegetación y rocas.

Hay que indicar que la Pereskia aculeata, sirve de alimento a los monos aulladores y más fauna en algunas regiones tropicales de Brasil, consiguiendo con ello, dispersar la especie.

La tendencia de la población está disminuyendo, al mismo ritmo que el bosque va disminuyedo por la presión humana.

La Pereskia aculeata, es una maleza (invasora) declarada en Sudáfrica, donde causa grandes daños a las áreas forestales, al sofocar los árboles indígenas.

La planta tiende a formar grandes grupos impenetrables y las espinas de los tallos, dificultan el control de grandes infestaciones.

Tallo.

La Pereskia aculeata, es un arbusto, al principio de tallo erecto, pero las ramas a menudo son largas, trepadoras que crecen hasta 10 m de altura en los árboles y de 2 a 3 cm de grosor.

Son de color verde claro y algo parduzcos con el paso del tiempo, por la lignificación de estos.

Pereskia aculeata

Al igual que otras Pereskia, estas plantas son cactus inusuales con tallos espinosos no suculentos y hojas grandes.

En América tropical, la planta trepa por paredes, rocas y árboles y en la época de floración está cubierta de flores llamativas y fragantes, seguidas de hermosos racimos de bayas amarillas.

Tienen un olor fuerte y casi molesto, lo que la hace dudosa para el cultivo cerca de las habitaciones.

Esta especie consta de varias subespecies, que difieren en la forma y el tamaño de las hojas y en el color de las flores.

Hojas y espinas.

Las hojas son de de pecíolo corto, simples, enteras, lanceoladas a oblongas u ovadas, afiladas o redondeadas en la base, de 4 a 11 cm de largo y de 1,5 a 4 cm de ancho. Son caducas en la estación seca.

Las espinas van en las axilas de las hojas del tallo joven, emparejadas, raramente en tres, cortas y enganchadas.

Espinas en la parte inferior más vieja del tallo solitario, con 2 o 3 juntas, delgadas, leñosas y rectas.

Los tallos jóvenes, presentan espinas pequeñas con forma de gancho, que les facilita trepar por diferentes superficies.

Pereskia aculeata

Flores,  fruto y semillas.

Presenta numerosas flores, de color blanco, amarillo pálido o rosado, de 2.5 a 5 cm de ancho, fuertemente perfumadas.

Cada inflorescencia puede desarrollar más de 15 flores, que se abren a la vez. Por ello, una planta de gran tamaño al florecer,  puede desarrollar más de 50 flores generando floraciones muy estéticas.

El fruto, es una baya redondeada, globoso, de color blanco translúcido a amarillo claro, naranja o rojo, de 1.5 a 2 cm de diámetro.

Los frutos también son comestibles, ligeramente ácidos, contienen numerosas semillas pequeñas. Se parece un poco a la grosella espinosa en apariencia y es de excelente sabor.

Las semillas, son de color negro, algo aplanadas, de 4 a 5 mm de diámetro.

Pereskia aculeata

Como cultivar la Pereskia aculeata.

Es de fácil cultivo y propagación y es casi indestructible.

La Pereskia aculeata, requiere pleno sol o sombra ligera, pero resiste la sombra densa y suelos bien drenados, preferiblemente suelos orgánicos neutros ricos, aunque puede tolerar sustratos algo ácidos.

Es muy adecuada para climas tropicales o subtropicales, pero puede sobrevivir con ligeras heladas (si son muy cortas).

Crece rápidamente, es una planta de larga vida y una vez establecida, se mantendrá durante años.

Riego y ambiente de cultivo

Riegue con regularidad durante la temporada de crecimiento activo, de marzo a septiembre. En ausencia de riegos, la planta se defiende dejando caer las hojas para sobrevivir.

No se debe permitir que el agua permanezca o encharque alrededor de las raíces. Mantener casi completamente seco en invierno.

Es resistente a la sequía, pero las hojas caen durante la sequía.

Debe cultivarse siempre en exteriores, donde reciba el sol directo.

Sorprendentemente resistente al frío al aire libre y también muy resistente al sol, para una planta suculenta.

Le gusta el calor, de 20 a 29ºC y mínima de invierno recomendada de 10 ° C, sin embargo, las plantas que se mantienen perfectamente secas pueden sobrevivir a bajas temperaturas, aprox. a -3 ° C.

Pars su cultivo seguro, es mejor evitar temperaturas de congelación. De hoja caduca por debajo de 4 ° C..

Pereskia aculeata

Poda.

Se puede podar por su forma y ramificación. Muy indicado ya que se extiende en buenas condiciones y puede llegar a ser invasora.

Se planta como seto, en vallas y puede llegar a extenderse en demasía y trepar por donde no nos interesa. Podaremos para corregir y dar forma, sin problemas.

Plagas.

Las Pereskia aculeata, son propensas a las cochinillas algodonosas y rara vez al pulgón.

Propagación.

Son plantas muy fáciles de propagarse a partir de esquejes de unos 12/15 cm de largo o bien por semillas. Aconsejable una temperatura ambiente de unos 25ºC, para que enraicen bien.

A diferencia de la mayoría de los otros cactus, los esquejes de Pereskia se deben plantar inmediatamente, sin un período de secado.

Usos varios.

Alimenticios.

En Brasil las hojas de la planta allí llamada “ora-pro-nobis”, Pereskia aculeata son utilizadas para comer.

Al parecer, son capaces de curar anemias por su alto contenido en hierro, al punto que se les llama “carne de pobre”.

La variedad que da flores blancas, son comestibles sus hojas rehogadas, las flores también son comestibles.

Se utiliza en la cocina debido a su alto contenido nutricional, cerca de un 25% de la hoja es proteína y de esta, un 85% se presenta de forma digerible, de fácil absorción, también contiene vitaminas A, B y C, calcio y fósforo.

Se utilizan en guisos, sopas, tortillas, ensaladas, pasteles, mezcladas con frijoles.

Medicinales.

Se utiliza en procesos inflamatorios, para la piel en casos de quemaduras solares.

En medicina popular, las hojas de Pereskia aculeata, llamada ora-pro-nobis, se usan como emolientes, debido a su alto contenido mucilaginoso, en la curación de heridas de la piel y para tratar la inflamaciones.

Se ha determinado el contenido fenólico en los extractos de las hojas, la actividad antioxidante y las actividades antimicrobianas y antifúngicas in vitro.

Algunos extractos de pereskia aculeata, inhibieron células cancerigenas de mama y la proliferación de células de algún tipo de leucemia.

Ferocactus latispinus

Ferocactus latispinus.

El Ferocactus latispinus, cactus de la familia de las cactáceas, siendo una de las grandes familias de cactus.

Ferocactus latispinus

Origen y hábitat de procedencia

Esta especie de cactus, tiene una amplia distribución en el centro y sur de Méjico, Baja California y Arizona, en las Estados Unidos.

En Méjico, en Durango, a través de Zacatecas, Aguascalientes, al este áreas occidentales de San Luis Potosí, Hidalgo y Puebla y también al este de Jalisco, Guanajuato, Querétaro y el Estado de México.

Este cactus tiene subpoblaciones generalizadas y abundantes. Se da en altitudes de, entre los 600 a 2.600 metros de altitud, sobre el nivel del mar.

Consta de al menso unas 30 especies y recibe como nombres vulgares, los de Biznaga de Dulce, Lengua del diablo, Huamiche, Uña de cuervo, Cactus caramelo o también Pochas, en relación a los frutos.

Hábitat de crecimiento.

El Ferocactus latispinus es muy común en áreas secas y pastizales del centro de Méjico y en una variedad de tipos de matorrales, pastizales y bosque abierto.

Generalmente se encuentra creciendo en planicies y planicies limosas costeras. También puede ocurrir en laderas rocosas.

Las cabras son un buen dispersante de semillas viables de esta y otras especies. El ganado en general y las cabras en particular,  degradan la vegetación donde se desarrolla esta especie.

Las plantas se recolectan localmente para uso medicinal y se consumen crudas o como si fuera un caramelo.

Ferocactus latispinus

Como son los Ferocactus latispinus.

El Ferocactus latispinus, es un cactus con forma de barril o globular, cuándo son jóvenes, pero al punto, que según crecen se convierten en cactus columnares, que pueden llegar  a los dos metros de altura.

Se reconocen al menos tres subespecies.

Tallo, costillas, aréolas

El tallo es perenne y suculento, normalmente sigue siendo una planta solitaria, sin dividirse ni producir compensaciones.

Es de color verde claro a azul verdoso, hemisférico o plano, de unos 25 a 45 cm de diámetro, de 10 a 40 cm de altura y generalmente más ancho que alto.

Las costillas, tiene de 13 a 23 costillas, pero generalmente dispone de 21 y son afiladas y prominentes.

Las aréolas, son grandes en protuberancias a lo largo de las costillas y recubiertas de una especie de fieltro gris a negruzco.

Espinas.

Dispone de espinas radiales, de 9 a 15, de hasta 2,5 cm de largo, extendidas, más pequeñas, anuladas, finamente en forma de aguja, rectas que casi no tienen ancho, translúcidas blancas, amarillas, rosadas o rojizo.

Ferocactus latispinus

También con espinas centrales, 4 o más grandes, estriadas transversalmente, más coloreadas que las radiales, de las cuales la más baja es notablemente más ancha, gruesa y plana.

Esta espina prominente generalmente es roja o gris-roja, pero puede ser de color ámbar o amarilla.

Las otras espinas centrales también son robustas, pero mucho más estrechas y no curvas.

Flores e inflorescencia y fruto.

Las flores del latispinus, tienen con forma de campana, son flores bonitas y hermosas rosas o rosadas, púrpura, malva, azul púrpura o a veces, amarillo pajizo.

Tienen una fragancia perceptible y de hasta 2,5 a 6 cm de largo y aproximadamente 3 cm de ancho.

El tiempo de floración, generalmente de finales de otoño hasta principios de invierno, generalmente en octubre, pero generalmente florece solo si el clima es cálido y soleado y necesita una buena cantidad de luz solar para formarse.

A diferencia de la mayoría de los otros, que generalmente necesitan ser plantas maduras, esta especie florece muy temprano.

Las plantas jóvenes, florecerán cuando alcancen solo 10 cm de diámetro, aunque alguna subespecie no lo logra.

Ferocactus latispinus
Ferocactus latispinus, var espiralis

El fruto, es de forma esférica a alargado, de unos 2,5 a 8 cm de largo., de unos 1,8 a 2,5 cm de ancho y recubiertos con escamas cónicas.

Cuándo son polinizadas, comienza a madurar el fruto, que llega a medir, de unos 2 a 3cm de longitud y en cuyo interior se encontrarán las semillas.

Las semillas, son de color marrón oscuro,  con forma arriñonada y de unos 1,2 a 1,5 mm de longitud.

Como cultivar el Ferocactus latispinus.

El Ferocactus latispinus, es una especie relativamente fácil de cultivar. Es de crecimiento lento al inicio, pero luego crece bien bajo cultivo.

Puede vivir muchos años y en su habitat es de crecimiento lento, debido a la pobreza de los suelos donde radica.

Sustrato y trasplante.

Necesitaremos, para su cultivo, un sustrato rico y particularmente drenante, ya que es muy sensible a la podredumbre en presencia de humedad y bajas temperaturas.

Podremos utilizar una mezcla a partes iguales, de arena silícea y mantillo de hojas y también podremos usar un producto comercial para cactus.

Se debe de dejar secar el sustrato, entre riegos.

El trasplante, lo realizaremos en la primavera. En general, se deben trasplantar cada dos años para proporcionar tierra fresca.

Después de trasplantar, no riegue durante una semana o más. Use siempre macetas con buen drenaje.

Ferocactus latispinus

Riego y abonado.

Deberemos regar durante el ciclo de crecimiento, desde marzo hasta octubre, las raíces finas y fibrosas sufren si hay humedad, por lo tanto, la planta debe regarse solo cuando el sustrato esté seco.

Al regar, evitaremos mojar el cuerpo del cactus, cuando estén bajo la luz solar.

Un cactus mojado y sol directo, puede presentar quemaduras solares que provocando cicatrices visibles o incluso llegar a sufrir infecciones por hongos y la consiguiente muerte.

Manténgase seco, con la bajada de temperaturas en los meses de octubre en adelante y manténgalo perfectamente seco en invierno y mejor a temperaturas de 5 a 15 grados ºC.

Es preferible no regar en días nublados, días húmedos o días fríos de invierno.

Para fertilizar o abonar el latispinus, lo haremos en primavera y verano y este crecerá rápidamente, con un fertilizante de bajo contenido en nitrógeno. No es estrictamente neceario, si el sustrato es bueno.

Para el cuidado del Ferocactus latispinus, deben mantenerse en un lugar fresco durante el descanso invernal.

Pueden tolerar heladas ligeras esporádicas, si se mantiene el sustrato seco antes y durante el clima frío.

Mejor no exponerlo a temperaturas inferiores a 5 ° C, incluso si se encuentra en un lugar aireado y protegido.

OJO¡¡. Tiende a pudrirse en invierno durante la fase de descanso, si se mantiene húmedo el sustrato.

Necesita esta planta, exposiciones al sol directo, con una buena aireación.

Uso alimentario.

El Ferocactus latispinus, llamado comunmente como “Cactus de caramelo o Biznaga de dulce”, como otros cactus de la familia de los Echinocactus y Melocactus, es por que se utiliza para hacer dulces.

El centro del cactus se extrae y se empapa en azúcar, luego se pica y se come.

Es muy conocido preparar el “acitrón”. Pero este está muy cuestionado ya que se prepara con cactus que están en riesgo de extinción, al extraer del medio ambiente cactus o biznagas de muchos años de edad, de 40 a 60 años.

Ferocactus latispinus
Acitrón

Hay que considerar que una biznaga, puede tardar hasta 30 o 40 años en crecer, unos 40 a 50 cm de altura.

El dulce de Biznaga, se prepara básicamente con el Echinocactus platyacanthus, pero también con varias especies de Ferocactus y Melocactus.

El aprovechamiento de las biznagas para hacer este caramelo o dulce, ha llevado a la explotación, al comercio ilegal y a la destrucción de su hábitat y se encuentra protegido por el SERMARNAT, Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de Méjico.

Actualmente, es un delito federal la extracción de los cactus para su explotación, como base del acitrón.

El acitrón, ya usado en épocas prehispánicas, actualmente se usa mucho en los Roscones o Roscas de Reyes en la Navidad.

Se consigue mediante un proceso en el que se sustituye el agua por azúcar, con lo que se obtienen unos jarabes muy concentrados, hasta el 70% y que conocemos como cristalización.

Es un bloque traslúcido, color amarillento y muy dulce.

Plagas y enfermedades

Este cactus puede ser atacado por una amplia variedad de insectos, pero si estan en buenas condiciones, con una buena mezcla mineral como sustrato y con buena exposición y ventilación, aguantarán bien.

No obstante, hay varias plagas a tener en cuenta:

Araña roja. Las arañas rojas se verán favorecidas, infestando el cactus, si además regamos desde arriba.

Cochinilla algodonosa. Estas cochinillas o chinches harinosas,  ocasionalmente se desarrollan, en el nuevo crecimiento entre la lana con resultados desfigurantes.

Los peores casos se dan, cuando se desarrollan bajo tierra, en las raíces donde no son invisibles, hasta que comprobamos sus efectos.

Pulgón. Rara vez son un problema.

Pudrición. La podredumbre es solo un problema menor en los cactus, si  se riegan y se “airean” correctamente.

Si no lo son, los fungicidas no nos podrán ayudar.

Para evitar la podredumbre, también es recomendable rodear el cuello de la raíz o base del cactus, con arena o arena muy áspera, ya que esto ayuda a un drenaje rápido del agua.

Multiplicación.

Para la multiplicación del Ferocactus latispinus, lo haremos casi exclusivamente por medio de semillas.

Las semillas se pueden sembrar en macetas de suelo arenoso fino y bien drenado, en cualquier momento durante la primavera con temperaturas cálidas.

Las plántulas no se deben manipular hasta que estén bien enraizadas, después de lo cual, se pueden plantar por separado en macetas pequeñas.